-ii- A los locos del linaje

portada libro vis-definitiva

-ii-

A los locos del linaje

A los locos del linaje susurrado

Que han despertado del sueño de los pares de opuestos

Que parece que vienen y van;

A ellos va dedicada esta cancioncilla

¡Que a muchos pueda beneficiar!

 

Desde que aprendí que el sol de la creación no proyecta sombra

Bajo el radiante cielo de la no-dualidad,

Feliz me dejo llevar a bordo de las luminarias

Que se desprenden de los resortes encendidos

Que impulsan mi personalidad.

 

Los miembros de este cuerpo no son sino destellos

Para el ojo acostumbrado a las luces que dimanan

De la fuente de la única verdad;

Ella los hizo suyos cuando desde dentro

El fuego de Su amor apasionado

Prendió la llama de Su intimidad.

 

Al calor de ese fuego no hay ni “yo” ni “otro”

Sino Su Sola Presencia, sin más,

Pues cuando Layla se muestra con lo que Ella es

Las miradas caen rendidas por el estupor que provoca

La exposición directa de Su Belleza y Su Majestuosidad.

 

Cualquier cosa que el ojo atribuya

Sobre el lecho de esta manifestación sublime

Es Ella la que mira y Ella la que te obliga a mirar;

El que mira y lo visto son Sus destellos,

Observa bien y comprenderás.

 

Lo que no es Ella ya está muerto

Por la luz de su propia esencia

Permaneciendo solo como formas vacías

Que ingrávidas surcan el cielo de Su Señorial Presencia;

Para expresarlo diría:

Durante el juego del amor apasionado

Las naturalezas del amante y del amado se funden en una sola,

Perdiéndose de vista cualquier rastro de lo “tuyo” y de lo “mío”,

Surgiendo de ahí el espacio para la comprobación directa

Y el saboreo en la perfección unión

Como si siempre Uno hubieran sido desde el principio,

Pues de hecho nunca hubo dos.

 

Después, los que aman se separan

Volviendo a su anterior estado de dispersión

El cual ya no es reflejo de nada

Sino de las luces que dimanan

De Su majestuosa y radiante manifestación;

Y, ¿cómo iba a ser de otra forma

Si lo que nunca estuvo separado

Ya participa de Su Esplendor?

 

Si pretendes realizarlo, te digo:

¿Cómo ibas a poder unir

Lo que nunca separado estuvo?

Hermano, en el amor ya estamos unidos, tú y yo,

En esta verdad descansa y alivia tu corazón.

 

Pido perdón por cada instante que mi ojo distraído

Contempla a otro que mi Dueño y Señor,

Y por cada aliento que respiro

Sin estar agradecido a Hwa (Él), que soy yo,

Pues entre amigos no hay distancia posible

Si poseen un único y mismo corazón.

indice-libro2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s