-xxvii- Rasgaste el velo

luz2.png

-xxvi- Rasgaste el velo

Rasgaste el velo para mí. Fue sólo un instante durante el cual las puertas de Tu intimidad de par en par se abrieron mostrándote tal cual eres en Tu verdadera esencia. Toda la eternidad que gané en un sólo instante contigo, Amada mía, hizo trizas mi mundo y ahora ya no puedo dejar de verte en los rescoldos de una vida consumida y consumada por las llamas de este amor puro que un día en mi corazón Tú sembraste. Los más bellos nombres te pertenecen y con todos ellos yo te nombro, tras todos ellos yo te busco y tras todos ellos te encuentro bondadosamente abierta a satisfacer mis reclamos de amor y mis quejas por no tenerte. Tú eres Salma, la que otorga la paz y el sosiego a los exhausto de tanto buscar y no hallar; Tú eres Layla, la noche oscura que todo lo cubre y en cuyo seno los amantes se arrullan; Tú eres la gentil Fátima, la hija del último profeta; y eres la amorosa Maryam, la madre del noble Issa. Tú eres cada mirada dulce, cada gesto sutil y cada bondadosa caricia que he recibido y que recibiré mientras viva  en esta antesala del amor, mientras pacientemente espero la llamada del Juez Supremo, cuyo dictamen no he de temer, pues si por mis muchas faltas caigo en la profundidad de las oscuras simas infernales, allí te seguiré buscando, Amada mía. Te buscaré y te amaré siempre en todos esos mundos que tras la muerte se abren, y Tú estarás siempre allí esperándome.

portada-vis-nueva

DEDICATORIA E ÍNDICE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s