Cada acto de belleza es una rebeldía

belleza3

Cada acto de belleza es una revuelta contra el degenerado mundo moderno, cada alusión sutil, cada gesto delicado, cada muestra de generosidad desinteresada se convierte hoy en día en una auténtica heroicidad protagonizada por intrépidos y nobles guerreros. En este mundo decadente donde absolutamente todo ha sido mercantilizado, donde lo bueno y sano es visto como malo e insalubre, y lo malo y dañino se nos vende como bueno y sano, en un mundo tal no cabe más que la rebeldía para aquellos indómitos corazones insumisos que se niegan a plegarse al nocivo ambiente cultural dominante en occidente. La belleza, aquello por lo que los corazones suspiran y por la cual los espíritus remontan el vuelo dejando atrás la carcasa de la materia en la que están confinados, ha sido relegada a un rincón muy oscuro, y sólo mentarla produce inquina en la generalidad de los que ya viciaron sus ojos ante la degenerada concepción de lo bello expuesta en los distintos escaparates mediáticos para el consumo del ganado humano. Remarcamos el término “occidente”, pues es aquí donde los estragos de la modernidad globalizadora resultan más evidentes, no así en oriente, donde el Islam, la cristiandad ortodoxa y otras tradiciones espirituales como el taoísmo y el budismo, aunque estas dos últimas venidas muy a menos, aún actúan como protección frente a la programada debacle deshumanizadora que ha arrasado a occidente.

La inversión de la noción de lo bello plasmado a través de las distintas expresiones artísticas ha sido, y es, un factor determinante en la producción de sociedades desnortadas donde lo que predomina es el mal gusto generalizado con vistas a que el ser humano se olvide de su condición trascendente, viéndose así confinado a la estrechez de lo meramente mundano. La finalidad del arte no es más enfocar al hombre en torno a su sí mismo luminoso oculto tras los velos de su contingencia. Por eso aquí en occidente lo que vemos en la TV, el cine, la industria musical y las distintas pasarelas mediáticas de la moda, son cosas feas, pues interesa afear al ser humano y que no cultive su luminoso trascendente. ¿Por qué? Pues porque el consumo de lo feo produce sociedades decadentes, caracterizas por la ignorancia y consiguientemente por su docilidad ante los oscuros intereses de aquellos que tras la cortina están interesados en moldear el mundo a su gusto.

Aquí el ser humano ha sido inmisericordemente adoctrinado en el olvido de Dios y en el relativismo moral, pues al no haber Dios no hay necesidad de ajustare a la norma revelada por no existir un ajuste de cuentas, llámese ‘karma’ si se quiere, y al no haber ajuste de cuentas al existir sólo la materialidad, lo único que cuenta es la satisfacción del revestimiento del cuerpo a través del fomento de un individualismo cada vez más exacerbado. Es decir, el hedonismo puro y duro que vemos rampante, especialmente entre los más jóvenes. El resultado salta a la vista: una sociedad desecha y corrompida hasta sus cimientos donde la virtud y los valores tradiciones del respeto y la solidaridad han sido definitivamente desterrados. Ideal para la casta parasitaria que tras el telón ha configurado este malsano ambiente cultural con vistas a la producción generalizada del sub-humano: el actual ganado humano que hoy campa a sus anchas.

Hoy en día hablar de virtud aquí en occidente suena a extraterrestre. Lo normal después de décadas de estragos democráticos. Tomemos por ejemplo la virtud del pudor. ¿Qué es el pudor para el occidental medio? El pudor se ve como una cualidad negativa del carácter, algo que hay que desterrar desde bien niño, pues de lo contrario el día de mañana la criatura no podrá disfrutar de una vida feliz y desinhibida. La timidez, la introversión, se ven como cualidades negativas, y la extroversión, la jovialidad y la parlanchanería como algo bueno a cultivar. La desvirtuación, más bien la inversión, del significado del pudor se ve claramente reflejado en el vestir. Aquí vestir con decoro se ve en las mujeres como una humillación y una sumisión al macho, cuando en realidad es que en cualquier sociedad sana ocurre todo lo contrario, vestir pudorosamente se valora, tanto por ellas como por ellos, como un signo de amor propio y autoestima.

769e7a51884a54eebce30b4a6177f37d.jpg

Mujer iraní

Esta es la imagen del horror para el occidental promedio, una pobre mujer a la que hay que liberar del hetero-patriarcado opresor, mientras que para nosotros y para cualquiera que haya tenido la fortuna de nacer y ser educado en culturas tradicionales donde la modernidad globalizadora aún no lo ha arrasado todo, es la imagen de la belleza misma.

La noble virtud del pudor no es  exclusividad del Islam, en todas las culturas, excepto en el incivilizado occidente, vestir pudorosamente es la norma:

 

Lo contrario al pudor es esto:

mujer-borracha.jpg

Mujer occidental

En estos tiempos finales ya previos al cierre definitivo del ciclo es cuando la oscuridad de la ignorancia se traduce en mentira generalizada, y así vemos que la inversión de los conceptos ha alcanzado su clímax. La liberación del relativismo moral no es más que la esclavitud de la subyugación a las cadenas de la autocomplacencia a través de todo tipo de viciadas tendencias insanas, mientras que la esclavitud de la sujeción a la norma revelada es la auténtica liberación por el adiestramiento y final abandono de las actitudes egocéntricas.

La belleza se nos dice que es un valor subjetivo, cuando en realidad en lo más objetivo que existe, por ser el reflejo del luminoso trascendente que subyace al velo de lo creado, llámesele Dios, Tao, Allah, el Uno-Único, o simplemente Layla o Salma, que son nombres de mujer.

La verdad expuesta en las distintas pasarelas mediáticas de la TV, la radio y el internet, no es más que adoctrinamiento en pos de la falsificación histórica y de la expansión del ateísmo y el relativismo moral por medio de la difusión de todo tipo de supersticiones cientificistas, siendo el evolucionismo por el azar a partir de la nada una de sus favoritas, con todas las implicaciones perniciosas que conlleva, pues si venimos del mono no hay diseño inteligente del ser humano (tal y como refleja la codificación del ADN) ni otro propósito vital que el de disfrutar mucho de la vida antes de que todo se acabe y se cierna la muerte. Siendo esto así, cualquiera que ose clamar por la verdad secuestrada, lo cual sólo se puede hacer por internet, al menos mientras siga siendo de libre acceso, cualquiera que ose escupirle a occidente sus vergüenzas es censurado, como vemos a diario en los perfiles de facebook bloqueados, las cuentas de twuitter cerradas y los canales de youTube barridos de aquellos que constituyen la auténtica disidencia no controlada.

«Si quieres saber quién te controla, fíjate en aquellos a quienes no puedes criticar.» —Voltaire

censura.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s