Un canto a las bondades de residir en la cima de la resplandeciente roca de la gema

bc409b404a3d11fa3f127775788bba46

60 cantos de Milarepa (4)

Un día, algunos aldeanos de Ragma vinieron a ver a Jetsun (Milarepa). Le preguntaron: “¿Por qué te gusta tanto este lugar? ¿Por qué estás tan feliz aquí? ¡Por favor, dinos qué piensas de todas estas cosas!”. En respuesta, Milarepa cantó:

Este es un lugar iluminado, sereno y pacífico.

La montaña nevada, donde moran las deidades,

Majestuosamente se erige hacia lo alto;

Abajo, allá a lo lejos en la aldea, viven

Mis fieles benefactores,

Y todo alrededor hay montañas enclavadas

En la blanca nieve.

 

En las proximidades abundan los árboles sagrados,

En el valle se extienden vastas praderas

De flores silvestres;

Alrededor de los hermosos y aromáticos lotos

Zumban los insectos.

A lo largo de la orilla del arroyo

Y en el centro del lago,

Las grullas inclinan sus gráciles cuellos

Mientras disfrutan felices del entorno.

 

Sobre las ramas de los árboles

Los pajarillos silvestres cantan;

Cuando sopla suavemente el viento

El sauce llorón delicadamente se balancea.

De los verdes pastos, las manadas dispersas se alimentan,

Mientras los despreocupados pastores

Alegremente cantan y hacen sonar sus flautas.

Las gentes del mundo, ardientes de deseo,

Y distraídas con todo tipo asuntos,

Se convierten en los esclavos de la tierra.

 

Desde la cima de la resplandeciente roca de la gema,

Yo, el yogui, contemplo todas estas cosas.

Observando detenidamente, se que son efímeras

Y transitorias;

Contemplándolas, me doy cuenta de que el placer

Y las comodidades, no son más que espejismos,

Como reflejos en el agua.

 

Veo esta vida como una forma de encantamiento,

Como un sueño;

Una inmensa compasión aflora en mi pecho

Hacia todos aquellos que desconocen esta verdad.

La comida de la que me alimento es el espacio abierto,

Mi meditación es la concentración (en esta consciencia no-dual),

Más allá de toda distracción.

 

Miríadas de visiones y emociones surgen ante mí;

Ciertamente extrañas y variadas son las manifestaciones

De este mundo fenoménico.

Verdaderamente, el mundo es asombroso.

¡Oh, qué maravilla, qué maravilla!

Vacías en su auténtica naturaleza,

Y sin embargo se manifiestan.

cantos

ÍNDICE

Comentarios

One comment on “Un canto a las bondades de residir en la cima de la resplandeciente roca de la gema”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s