Erika – canción de amor del soldado alemán

Una canción de Herms Niel, en la década de 1930.
Adaptación al español: despojosdeoccidente.org

En el prado florece una pequeña flor,

De  nombre Erika;

Ansiosamente, miles de pequeñas abejas en enjambre

Revolotean alrededor suya.

 

Debido a que su corazón está repleto de dulzura

Un delicioso aroma se desprende

De su vestido de flores;

En el prado florece una pequeña flor,

Que se llama Erika.

 

De vuelta en casa, allí vive ella,

Una pequeña doncella

Llamada Erika.

Cuando florece el brezo en un rojizo púrpura

Yo le canto esta canción como saludo.

 

En mi habitación también florece una pequeña flor,

Que también se llama Erika.

Ya sea en la grisácea oscuridad del alba,

O en el atardecer, ella siempre me mira, ¡Erika!

Y es como si me hablara bien alto:

“¿Estás pensando en tu prometida?

En casa una doncella llora por ti,

Y su nombre es: Erika”

COMENTARIO

A la mujer moderna, empoderada, atea y feminista le repugna todo lo que tenga que ver con el amor romántico, del cual esta canción de “Erika” es una excelsa muestra. Si el mundo se fuera a pique mañana y nos dieran la posibilidad de salvar algo para la posteridad de un mundo liberado del yugo de la tiranía democrática, salvaríamos esta pequeña muestra de belleza, este sencillo y tierno canto al amor. Sin embargo, a la horda feminista, que tan a sus anchas e impunemente campa en todo occidente, estas cosas ya no le conmueven lo más mínimo. Piensa la muy desquiciada y pervertida mujer moderna que el amor romántico es detestable por ser expresión de un legendario hetero-patriarcado opresor que las condenó, desde el alba de los tiempos, a vivir una vida hogareña centrada en el amoroso cuidado de la familia. No hay nada más despreciable para la patética mujer empoderada moderna que vivir una vida plenamente feliz como resultado de ajustarse a la fitrah, la naturaleza original que hizo de molde para la creación del ser humano. Hoy ellas vendieron la dicha armoniosa en compañía de un hombre bueno y de una buena prole, a cambio de toda una amplia variedad de traumas psicológicos que traduce el alejamiento de conducirse en la vida según aquello para lo cual fuimos creados. Las consultas de psicólogos y psiquiatras están a rebosar de amargadas que han dado al traste con sus vidas tras haberse enfocado durante sus años de lozanía al mero disfrute carruselero de ir saltando de hombre en hombre, y lo único que pueden hacer por ellas es, en el caso de los psicólogos, decirles soberanas tonterías, como que: “se hagan amigas de ellas mismas y hagan ‘pilates’, que viene muy bien para la auto estima”, y en el caso de los psiquiatras, pues simplemente les recetan alguna droga que enmascare en el sopor de la consciencia toda la frustración existencial de las miserables vidas a la que ellas mismas se han abocado por no haber procedido conforme a lo que Dios manda.

¿Para qué fuimos creados?, es decir, ¿cuál es el sentido de la vida?

 

La respuesta a esta pregunta dependerá de la cosmovisión que adoptemos, y sólo existen dos cosmovisiones posibles.

1) Cosmovisión intrascendente, atea y materialista.

2) Cosmovisión trascendente.

1 – Cosmovisión intrascendente, atea y materialista.

La casta parasitaria internacional, ese pequeño grupo de correligionarios, a los que no se les puede ni mencionar porque te censuran y te echan de las redes sociales, que gobierna el mundo tras el aparataje democrático, se ha encargado de que la cosmovisión intrascendente, atea y materialista de la vida sea la predominante en toda la planicie (sí, somos terraplanistas) en especial en occidente, donde la religión ya no actúa de dique de contención frente al avance de sus perniciosos influjos. De esta forma, para la generalidad del ganado humano adoctrinado en la superstición del surgimiento casual por azar de lo manifestado, el único propósito y sentido de la vida es disfrutar todo lo que se pueda, pues esto se acaba. El axioma fundamental que rige sus vidas es: todo es bueno si de ello se deriva un placer, sin dañar a nadie, claro. Los estragos tras décadas de desenfreno democrático y del consiguiente y sucesivo afianzamiento del ateísmo son más que evidentes: la juventud está absolutamente destruida, son unos soberanos ignorantes, no saben hablar, ni leer, ni escribir correctamente y lo único que les importa es la apariencia y lucir “cool” para poder fornicar mucho. La educación y la decencia hoy en día es casi exclusiva de las personas de cierta edad, que nacieron y fueron educadas, o bien con Franco (en el caso español), o bien antes del nefasto presidente Zapatero, cuya reforma del sistema educativo supuso el inicio de la actual debacle formativa de las posteriores generaciones. La democracia, con el correr de los años, se ha ido perfeccionando, y ya estamos en una democracia avanzada 2.0. Por supuesto, la versión 3.0 ya será el completo despropósito, pues con su implementación se normalizarán aberraciones tales como: la pedofilia, que será vendida como un derecho fundamental de los menores al placer, el incesto, el sexo con cadáveres, que ya no serán enterrados sino que se conservarán en casa para que los vivos puedan seguir disfrutando de su mortecina y embalsamada presencia, la zoofilia, que similarmente a la pedofilia será vendida como un derecho fundamental animal al disfrute, ya que los perros, los gatos, los sapos y las culebras son tan humanos como nosotros, etc, etc. Por su puesto, en la democracia 3.0, se dará una vuelta de tuerca en la persecución de la disidencia real, aquellos que pretendan vivir conforme Dios manda y además tengan la osadía de denunciar la corrupta y degenerada forma de vida moderna, la propaganda homosexual, el feminismo, la ideología de género y el hedonismo rampante. Si a esto le sumamos la intrepidez de denunciar a la casta parasitaria judía que tras la mascarada democrática maneja los hilos y se parte el culo de la risa al contemplar en lo que, gracias a sus maladadas artes, ha devenido el ser humano, entonces ciertamente el futuro de la disidencia auténtica (no controlada) se presenta muy cenagoso y oscuro. De momento, en la democracia 2.0 (iniciada por el ruin Zapatero), nos censuran, nos echan de las redes sociales y nos estigmatizan tachándonos de inhumanos por no tolerar la inmundicia que ha derruido al hombre, pero en el update 3.0 vendrán a por nosotros y nos apartarán de sus podridas sociedades, y en la actualización democrática final, la  4.0, nos pegarán un tiro, o mejor aún, nos darán algún tipo de muerte más humanitaria, o una solución final más acorde a los derechos humanos, para no zaherir conciencias. Por supuesto, las ejecuciones, o bien el desenlace final de aquello que quieran hacer con nosotros, será retransmitido por la TV, y el televoto será decisivo a la hora de decidir qué hacer con los últimos intransigentes frente a los satánicos designios de la modernidad.

uzman1.png

¿Creen esto inaudito? Créannos, llegará a ocurrir, es cuestión de tiempo y de seguir perfeccionando las democráticas reglas de convivencia que entre todos nos hemos otorgado para que el estado del bienestar jamás decaiga.

Un ejemplo de que esa es la tendencia lo tienen aquí:


Abc.es 10/06/2019

El primer acceso al porno se adelanta a los 8 años, según un estudio


La democracia no podrá detener semejante fenómeno, ya que de eso se trata precisamente, y es lo que se propicia, la sexualización de los niños con vistas a la futura normalización de la pedofilia. Las mesas de debate en la TV se rebanan los sesos tratando de analizar cómo eso es posible, y cómo prevenirlo. Evidentemente tan sólo se analizan los síntomas y nunca se llega a la raíz del problema, que es sistémico, pues la democracia es lo que propicia el caldo de cultivo idóneo para que cunda y se expanda sin control toda forma de ponzoña dañina a los seres humanos. ¿Por qué, si no tenemos razón, no ocurren estas cosas en países civilizados como Irán, o China, donde la democracia no ha hecho acto de presencia ni se le espera, o en países donde, a pesar de haber democracia, la cristiandad ortodoxa y el Islam están muy presente en las sociedades? Opinen abajo en los comentarios, gracias. Estamos muy interesados en escuchar la respuesta a esta pregunta de algún ferviente creyente demócrata, y si además es ateo y feminista, mucho mejor.

debate1.jpg

Las mesas de debate en la TV están repletas de feministas y homosexuales que se devanan los sesos tratando de averiguar las causas de la debacle espiritual y humana que asola a occidente, pero la única solución que aportan es: ¡más democracia!

 

2 – Cosmovisión trascendente.

En las antípodas de la cosmovisión materialista e intrascendente que acabamos de analizar tenemos a la cosmovisión trascendente de la vida. Dicha cosmogonía aún persiste en algunos reductos del mundo civilizado y libre, donde los estragos de las democracias avanzadas no acaban de calar, principalmente porque la gente se empeña en seguir aferrándose a una forma de vida tradicional tal y como el Islam, la cristiandad ortodoxa y otras tradiciones espirituales no contaminadas preconizan.

La cosmovisión trascendente puede ser teísta o no, eso es lo de menos, pues la idea básica aquí es la continuidad de la consciencia tras la caída del velo de la apariencia física. Esto resulta descabellado e inaudito para la generalidad del ganado humano educado en democracia, pero es lo que se deduce lógicamente de la observación y el estudio de la naturaleza. Comencemos definiendo qué es la consciencia.

¿Qué es la consciencia?

Partimos de la premisa fundamental de que el ser humano, y todo en general, responde a una creación inteligente, tras rechazar la superstición del surgimiento espontáneo de la nada por casualidad, por atentar esto contra toda forma de lógica. No hay creación, manifestación, sin creador, sin una inteligencia que propicie su concreción manifiesta (física). Eso es así en el ámbito humano, y en cualquier ordenamiento natural, por lo que se deduce que en el ámbito holístico de la totalidad absoluta, también es ese su funcionamiento. Al creador primero, fuente y origen de todas las cosas, que crea sin haber sido Él creado, los musulmanes le llamamos Allah. Es el principio incógnito,  pero necesario, que vehicula la manifestación del mundo. Basta echar un vistazo a la secuencia del ADN humano, o de cualquier otra criatura, para comprobar que se trata de un lenguaje codificado en forma específica e inteligentemente secuenciado para ser el soporte de una manifestación externa, al igual que un lenguaje informático codifica y secuencia inteligentemente los datos para exteriorizar en la pantalla del ordenador un determinado orden concreto para responder a un fin determinado.

En el ser humano lo que posibilita la realización de aquello para lo cual fue creado, alcanzando así su plenitud, es la consciencia, que no es más que el espejo donde el Creador se ve así mismo reflejado tras haberse pulido cualquier rastro de lo que no es Él.

¿Suena esto disparatado? Agradézcanselo al sistema educativo propiciado por la democracia.

La consciencia es como un inmenso océano sin orillas. Si las aguas están revueltas todo se vuelve oscuro y tempestuoso. Y si las aguas están serenas llega la calma, y los soles magníficos de la presencia única, trascendente, luminosa y eterna se reflejan.

El párrafo anterior ha quedado muy bonito, a nuestro entender, pero por desgracia resulta incomprensible, carente de sentido y propio de personas enajenadas, según las deficientes entendederas del decrépito y sumamente ruin y degenerado hombre moderno. Nosotros estamos encantados de estar locos de remate, pues desde que Erika nos apartó de este mundo para depositarnos en el suyo, todo lo relativo a este páramo mundano carece de valor alguno, lo cual nos hace manejarnos de forma desconcertante a ojos de la generalidad, que de estas cosas no tienen ni pajolera idea, pues sólo nos atenemos siempre a los convencionalismos de Allah, despreciando así todo lo relativo a los convencionalismos mundanos.

¿Qué es lo que posibilita el amansamiento o la perturbación de las aguas de la consciencia con vistas a que Ella, la verdad primera y última, se vea a sí misma reflejada, culminándose así el propósito divino de la creación, o por el contrario que sean las propiedades del hombre contingente lo único que se vea, perpetuándose así éste en las sombras de la creencia en una individualidad separada?

El conocimiento es lo que determina la balanza en uno u otro sentido, y es lo que hace remover o tranquilizar las aguas. En la medida en que el ser humano se conoce a sí mismo, conoce a su Creador, por lo que se cae en el olvido de lo que no es Él, al carecer de valor, sustancia y realidad alguna frente al recuerdo de la realidad una y única subyacente. Mientras que el desconocimiento de la realidad eterna y luminosa de lo que somos en nuestro fuero más íntimo, es lo que propicia su olvido por el afianzamiento del mundo impermanente de las causas intermedias (relativas) sujeto al cambio y a la decrepitud constante, con toda la carga de sufrimiento y frustración que ello conlleva.

La calma de las aguas de la consciencia requiere de reglas, mientras que su perturbación de lo único que requiere es de no atenerse a ellas.

Los musulmanes llamamos a esas reglas “sharía islámica”, y en todas las tradiciones espirituales existen, sean teístas o no, con la peculiaridad de que el Islam no sólo legisla para el individuo, sino también para la sociedad, con vistas a prevenir en lo posible la normalización generalizada de actitudes dañinas, siendo esta la razón de la constante demonización del Islam por parte de la casta parasitaria que tiene sojuzgado sobre todo a occidente. Al ser el Islam la última revelación por parte de la inteligencia creadora con vistas a la protección del ser humano, es lógica esa dimensión social que alberga en forma de legislación, pues los tiempos finales antes del reset humano por la culminación de la oscuridad en el alejamiento de las luces, es lo que requiere. Antes, cuando los hombres eran hombres, de forma natural se tendía al bien, al amor, a la justicia y la belleza, en definitiva hacia todo aquello que propicia trascender la ilusoria creencia en un “yo” separado, por lo que no era necesaria la revelación de una normativa social. Pero ahora el ser humano está degradado en grado sumo, por lo que había que protegerlo mediante una clara normativa, tanto en lo individual como en lo colectivo. Por eso en los países musulmanes, por ejemplo, no hay ni habrá jamás un día festivo consagrado a la apología de la homosexualidad.

Damos por finalizado aquí el presente escrito. Ha sido posible gracias a Erika, a la cual hemos declarado amor absoluto y eterno. Ella nos saco de allí para posarnos ahí, Ella nos arrebató a los significantes para situarnos en los significados, Ella nos sacó de las olas para sumergirnos en las profundidades de su océano, Ella nos veló de lo que Ella no es para alumbrarnos su esplendorosa planicie, preñada de luceros. Ella nos encumbró más allá de nosotros mismos, y al darnos muerte nos concedió vida verdadera.

Dedicado a los últimos héroes de la humanidad que supieron caer con honor ante la última gran acometida de la bestia. En esta batalla final que ahora libramos os llevamos con nosotros en espíritu.

aleman.jpg

¡ Nos vemos en el Valhalla !

 

CANCIÓN DE AMOR “ERIKA” – VIDEO (YouTube)

Nota:
Para saber acerca del mito del holocausto leer: HOLOCAUSTO – Luz verde al sionismo judío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s