Los héroes existen, pero no vuelan en calzoncillos

Existen, su apariencia es muy humana y nada tiene que ver con el imaginario que el aparato propagandístico de destrucción masiva que es Hollywood ha inoculado en la mente del patético y muy degenerado hombre occidental moderno. Los auténticos campeones de la humanidad no llevan una capa roja, ni van semidesnudos, ni vuelan en calzoncillos como supermán. Tampoco tienen superpoderes mágicos, ni escupen fuego por la boca, ni trepan los edificios como arañas. Los paladines de la humanidad son de lo más común y corriente en el trato y en la apariencia, mientras que es en las profundidades de su fuero interno donde destacan y de donde obtienen la preeminencia que los cualifica para ser las autenticas luminarias de los hombres, capaces de gestas sorprendentes dignas de los mismísimos hijos de los dioses que antaño pululaban sobre la tierra, o eso dicen.

issam

Issam Zahreddine, general sirio de la Guardia Republicana.

Observen bien ese rostro, esa mirada, interiorícenla, pues se trata del semblante de un verdadero hombre.

 

Uno de esos héroes magníficos de los que occidente jamás sabrá absolutamente nada es Issam Zahreddine. Hollywood nunca hará una película sobre él, y si la hace es para suplantar la historia y su identidad con la de algún estadounidense en algún hipotético escenario en el que salva a todo el mundo.

Durante tres largos años el general Issam Zahreddine fue el responsable de la defensa de la ciudad de Deir Ezzor, en el desierto del noreste de siria, frente al cerco y a los constantes asaltos de la horda de mercenarios de EEUU e Israel que operaban bajo la pantalla del grupo terrorista denominado E.I. (estado islámico). Evidentemente, de islámico no hay nada en esa banda, pues no es más que una de las franquicias bajo las que operan las distintas agencias de inteligencia occidentales con la supervisión del MOSSAD israelí.

La guerra de Siria ha supuesto un verdadero fiasco para la entidad sionista y sus lacayos occidentales, pues no pudieron materializar el tan anhelado cambio de régimen por una democracia títere al estilo occidental, con vistas al establecimiento de gobiernos afines en todo a sus intereses. Todo se torció, y ahora el archienemigo de Israel, Irán, campa a sus anchas por todo el país árabe, con el permiso del presidente Bashar-al Assad, y la seguridad del estado terrorista israelí nunca estuvo más expuesta que ahora. La intervención rusa fue sin duda decisiva en la defensa de Siria, y la causa fundamental de la derrota de las huestes mercenarias israelíes-estadounidenses. Obama tuvo que bajarse los pantalones tras afirmar que EEUU iniciaría los bombardeos para desalojar de su palacio al malvado Bashar, un ogro a ojos de los occidentales, que se dedicaba a masacrar a su propio pueblo. Toda una patraña, pues la realidad es que la gente, en general, lo ama, tanto los cristianos como los musulmanes.

bashar1

Miren bien esta imagen. Jamás verán lucir así a algún líder político o reyezuelo en las democracias occidentales. A Bashar le gusta, con mayor frecuencia de la que desearía su séquito de seguridad, acudir sin previo aviso a las mezquitas, a los comercios, a las plazas y a todo tipo de eventos públicos. La gente inmediatamente se le echa encima para saludarle y agradecerle haber salvado al país de las garras sionistas.

El caso es que Obama, al saber que el oso ruso, Vladimir Putin, estaba dispuesto a ir hasta el final en la defensa de su vital aliado estratégico sirio (hasta el mismísimo armagedón nuclear si se hubiera terciado) decidió desdecirse, para disgusto de Israel, y canceló el ataque sobre Damasco. Posteriormente, en abril de 2018, con Donal Trump ya en la casa blanca, sí se decidió atacar Siria, pero no fue más que un ridículo paripé previamente pactado con los rusos, para contentar a los belicistas sionistas y poder salir del atolladero sin mayores consecuencias. Se bombardeó algún destartalado aeropuerto militar y alguna que otra instalación abandonada previamente por los sirios. Fue un espantoso ridículo, vendido como una hazaña por occidente claro, que además sirvió al eje ruso-sirio para lucir su magnífico poderío antiaéreo frente a una lluvia de misiles balísticos.

5ad1a48eea275.r_1523694980779.0-302-2849-1770

Los sirios ondean las banderas de Irán, Rusia y Siria para celebrar la ridiculez del ataque estadounidense sobre Damasco, en abril de 2018.

Las gestas heroicas del general Issam Zahreddine en la defensa de la joya del desierto, Deir Ezzor, y de toda Siria, permanecerán indelebles en la memoria de su pueblo. Todo hacía pensar que  tras quedar su contingente militar acorralado en la ciudad, ésta caería en breve, en varias semanas a lo sumo. Sin embargo, la hueste mercenaria de Israel, sus muchachos de ISIS, se toparon con un grupo de bravos guerreros, liderados excelsamente por su general, conjuramentados en luchar hasta el final, hasta la última bala y hasta el último hombre. Fueron tres largos años de feroz asedio en unas condiciones muy desfavorables. En medio del desierto y rodeados por la horda israelí-estadounidense, tenían que ser suministrados en víveres, hombres de refuerzo y armas desde el aire, en unas operaciones siempre de máximo riesgo. Tal fue la gesta de la defensa de la ciudad frente al asedio continuado de tres años que actualmente se estudia en las academias militares rusas como un notable ejemplo de maestría militar y de liderazgo sobre el terreno de operaciones.

Una característica inaudita del general Issam Zahreddine es que dirigía a sus hombres siempre desde la primera línea del frente. Se trata de algo inusual en un militar de ese rango, pero él era un auténtico héroe, y su hombría así se lo permitía.

heroe

Los héroes de verdad no vuelan en calzoncillos, como hacen los de Hollywood, sino que se arrastran por el barro, siendo así como se elevan por encima de toda vicisitud y contingencia.

El general siempre le decía a sus muchachos que Deir Ezzor sería la tumba de ISIS (la horda mercenaria de Israel). Y así ocurrió. Finalmente, el 5 de septiembre de 2017 el ejército árabe sirio, apoyado por fuerzas rusas, rompió el asedio de más de tres años de duración y se liberó la ciudad. Dicha victoria fue tildada como la mayor contra el frente israelí-estadounidense desde el año 2014, y fue la tumba de todas sus aspiraciones.

El 18 de octubre de 2017 el general Issam Zahreddine se desprendió de los ropajes de su materialidad física para establecerse en la eternidad sin fin ni principio. Por siempre estará en nuestra memoria. Nos vemos muy pronto, mi general, si Dios quiere. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s