Xristos anesti ek nekron

Xristos anesti ek nekron, thanato thanaton patisas, ke tis en tis mnimasin zoin xarisamenos

Cristo se ha levantado de entre los muertos,

A través de la muerte pisoteó a la muerte,

Y a aquellos que están en las tumbas

Les ha otorgado la vida

COMENTARIO

Mientras occidente se hunde irremisiblemente en la decadencia más absoluta, oriente vuelve a Dios. Mientras occidente se sumerge en los lodazales de la ciénaga de la ausencia de Dios, en oriente sus luces despuntan. Mientras occidente se precipita sobre la sima de la sodomía, el lesbianismo, el travestismo y la inversión de la sana moral, en oriente repuntan los verdes brotes de una vida vivida al cobijo de las refrescantes brisas del recuerdo de la verdad una y única que al velo de lo creado subyace.

El canto “Xristos anesti ek nekron” que arriba hemos expuesto pertenece a la tradición cristiana ortodoxa, cuyo alicaído vigor tras años de zozobra a la que se vio arrastrada por el nefasto influjo del predominio marxista durante la época de la unión soviética, ahora repunta, gracias en gran medida a un líder excepcional como es Vladimir Putin, el actual presidente de la federación Rusa. La revolución bolchevique de 1917 (mal llamada “revolución rusa”) fue instigada por esa pequeña secta de correligionarios adeptos al talmud a los que no se les puede ni mencionar, con el objetivo de destruir al imperio ruso cristiano zarista. Fue una auténtica hecatombe humana, y sólo la nobleza y la fortaleza inquebrantable de espíritu del valeroso pueblo ruso hicieron que sus raíces no quedaran del todo olvidadas durante la época del terror soviético. Ahora, gracias a un líder magnífico como es Putin, los sentimientos religiosos son respetados por ley, y se propicia una forma de vida sana y tradicional en todo lo relativo a la familia.

putin1.jpg

Putin es un buen cristiano ortodoxo, y como tal en su gobierno se prohíbe la propaganda homosexual y el adoctrinamiento sodomita de los niños en los colegios, como ocurre aquí en occidente, donde ya todos ven como algo normal que eso así sea. Ni que decir tiene que los degenerados están indignadísimos con él y lo odian a muerte por ello. En Rusia no se permiten los matrimonios gays ni se consiente que los niños rusos sean adoptados por ese tipo de parejas en los países occidentales. ¡ALELUYA!

Sin embargo, en occidente, desgraciadamente la religión católica ya no actúa como dique de contención frente a los deshumanizadores influjos del maligno, pues aquí ya nadie tiene fe, y sólo se piensa en la religión con vistas a la “BBC”: Bodas-Bautizos-Comuniones. Las iglesias están semivacías, y la poca audiencia que tienen las misas es de personas ya mayores; por lo demás no hay nada de nada, tan solo festejo, diversión y mujeres luciendo horrendos sombreros tipo sombrilla con las tetas y medio culo en la calle sobre unos taconazos de vértigo.

comuniones-06.jpg

A esto ha quedado reducido el sentimiento religioso en occidente, a la “BBC”: BODAS-BAUTIZOS-COMUNIONES

Desde el concilio vaticano II todos los papas católicos son masones, y de ahí que la prioridad absoluta que emanara de dicho cónclave fuera la del ecumenismo, es decir, el acercamiento al resto de tradiciones espirituales para tratar de desvirtuarlas so excusa de fomentar el entendimiento mutuo, la hermandad y la unidad, más allá de la diversidad de credos. Masonería y satanismo es lo mismo, pero sólo en los más elevados grados iniciáticos se le revela eso a los miembros de las distintas logias.  A los de grado inferior se les mantiene engañados con los señuelos de la libertad, la igualdad y la fraternidad entre todos los hombres, y sólo en los grados últimos es donde se dan cuenta realmente de a quien sirven, al tener que pasar sucesivamente por rituales de iniciación en los que escupen y pisotean a la imagen de Cristo, hasta que se desemboca finalmente en el asesinato ritual de un recién nacido, cuya sangre luego beberá. Algo truculento, pero son las ancestrales prácticas de la casta parasitaria adepta al talmud que tiene sojuzgado al mundo, y alguien tiene que decirlo.

En concreto, este papa actual Francisco es un completo desvergonzado, pues no se molesta en disimular en absoluto para quien trabaja realmente. En su twitter personal llegó a soltar una prenda tan descabellada como esta:

“EL INFIERNO NO EXISTE”

– Papa Francisco

En efecto, Francisco es un impostor que ha sido puesto ahí para terminar de arrasar con los últimos restos de sentido común que aún puedan perdurar dentro del catolicismo. Afirmar que el “infierno no existe” suena a oídos de cualquier persona con medio dedo de frente tan descabellado, irracional y ridículo como si el Dalai Lama afirmara que: ”el karma no existe”. Si al Dalai, otro elemento de lo más sospechoso que estuvo a sueldo de la CIA para tratar de desestabilizar a la incipiente China, se le ocurriera pregonar que el karma (la ley causa-efecto) no existe, los budistas lo echarían a mamporrazos de su trono. Pero aquí, en occidente, da igual todo, a la gente lo único que le interesa es la celebración ritualista y el jolgorio social de las apariencias mundanas… y además, si el Papa dice eso, mejor, a seguir gozando de la vida sin trabas al deleite, y sin prestar la menor atención a las consecuencias post-morten de llevar una vida kafir, ciega a la realidad trascendente, luminosa y eterna que todo lo sostiene y que todo lo vehicula.

¿Qué es el infierno?

Ya que en occidente el satanista Papa francisco no atiende a Dios y ha delegado en el maligno sus funciones pastorales, nosotros, por muy insignificantes que seamos, tomaremos el relevo, pues ese es el mandato de Layla, nuestro amor eterno, que clamemos y clamemos en el desierto, y que entonemos los más bellos cantos dedicados a la verdad, al amor, a la belleza y a la justicia.

El desconocimiento acerca del funcionamiento de la consciencia es total y absoluto en occidente, tras décadas de estragos democráticos y la ausencia de auténticos líderes, como Vladimir Putin, que a pesar de presidir una democracia, la casta parasitaria que tras el aparataje electoral mueve los hilos del mundo no es capaz de controlarlo, pues se trata ante todo de un hombre creyente en Dios, y por consiguiente honesto, que siempre velará porque no se mancille la sagrada tradición espiritual de la cristiandad ortodoxa, de modo que pueda seguir actuando de dique de contención frente a la intoxicación de la visión marxista-atea-hedonista del mundo.

La realidad una y única más allá de la apariencia, luminosa y eterna, es bidimensional, pues posee un aspecto absoluto y otro relativo. ¿Cómo lo sabemos? Por la sencilla razón de que hemos visto el mundo. Alguien encendió una lámpara y alumbró la creación, de modo que el ser humano vio, oyó, tocó, olió, saboreó, y reflexionó. Sin esa luz primordial y primigenia nada hubiera sido visto, ni oído, ni tocado, ni olido, ni paladeado ni reflexionado, simplemente la manifestación no hubiera sido desplegada como un manto. Sin un soporte nada se mantiene, y sin una luz la claridad irradiada no es posible.

¿Es descabellada esta forma de pensar? Agradézcanselo a la democracia, pues es gracias a esa tiránica forma de gobierno que esto que aquí cantamos jamás se le dirá en los colegios a los niños, como antaño, cuando los hombres eran hombres, sí que se hacía. Ahora a los niños se les dicen otras cosas en las escuelas, como que hay niños con vagina y niñas con pene, y que la sodomía es tan natural y normal como la lluvia cuando cae en primavera.

Continuamos, si Dios quiere. Sin luz no hay nada, no hay claridad, y nada hubiera sido. El sagrado Corán dice esto al respecto:

Allahu nuru s-samawati  wa l-ard

Allah es la luz de los cielos y de la tierra

Corán, Sura de la luz

Allah es la luz, la lámpara que alumbra, la realidad eterna sin fin, ni principio e inmutable que todo lo sostiene, que todo lo vehicula, que todo lo posibilita y en la que toda la claridad resultante de su acción se manifiesta. Es el sustrato de todo, su realidad fundamental, su esencia “raíz” luminosa, omni-abarcadora y eterna sobre la que el tiempo y sus accidentes se despliegan. Todo depende de Él, mientras que Él de nada depende. Él todo lo crea, sin haber sido Él creado. Suya es la vida en su dimensión absolutamente pura, absolutamente incondicionada, absolutamente trascendente y absolutamente verdadera, mientras que lo demás tan solo goza de una realidad relativa y aparente como fruto de estar sujeto a condiciones específicas.

¿No se entiende esto? ¿Suena aberrante? Den las gracias al fétido aliento de la modernidad bajo los siniestros estragos del ruin estado del bienestar y de la pacífica y feliz convivencia en democracia, que no es más que la inmisericorde factoría donde en forma masiva el subhumano es producido.

¿Por qué no se enseña a los niños estas cosas en el colegio? En al-ándalus los textos de los grandes sabios relativos a la sana y verdadera cosmovisión del mundo, que aquí estamos tratando de dilucidar, eran aprendidos de memoria, como si de tablas de multiplicar se trataran. ¿Y por ello fueron luego de adultos unos desgraciados? No, al contrario, se convertían en magníficos seres humanos. Sin embargo hoy, tras la culminación de la democrática involución humana, a los niños no se les enseña nada de provecho para que el día de mañana puedan desenvolver todo su potencial oculto con vistas a su pleno desarrollo en perfecta armonía con las luces primigenias que todo lo alumbran. Es lo que hay, y no hay más remedio que tener paciencia mientras la autodestrucción final se consuma.

Seguimos nuestra exposición, si Dios quiere. Todo aquello que depende de algo para ser no tiene existencia real, sino relativa, es decir, ilusoria, ya que si realmente fueran, no dejarían de ser nunca. Esto que acabamos de decir es un auténtico disparate para el ganado humano predominante en las muy patéticas sociedades occidentales modernas, pero es la pura realidad. Lo único real es el sustrato inmutable que a todo subyace, incondicionado y eterno, sobre cuyo lecho se proyectan las formas que configuran el mundo sensible, el mundo de las causas intermedias sujetas a mutación y a deterioro constante. Las formas aparentes no son más que luz, aunque el ojo como tal así no lo perciba. Las formas son luz, porque de la luz, la fuente de la que todo dimana, no se irradia más que luz. Es el ojo velado de la percepción el que oscurece la manifestación, produciendo así sombras que al ser tomadas por reales se solidifican, erigiéndose así el mundo de la materialidad física. ¿Les suena Platón, el filósofo griego, y su mito de la caverna? Así es, es lo mismo. ¿Por qué los niños de hoy no saben quien fue Platón? Es una auténtica vergüenza que en democracia se enseñe a los niños a normalizar la sodomía, y no el conocimiento sagrado.

Al tomar por real lo que no lo es, por tener tan solo una realidad aparente, la luz de la consciencia se ofusca y se distorsiona, constriñéndose así el espacio abierto no-dual en la apertura de la claridad lumínica no contaminada irradiada de la fuente (Allah), debido a las proyecciones subjetivas que del observador se desprenden. Este párrafo nos ha quedado muy bonito, a nuestro entender. ¡ALLAHU AKBAR!

Tras la caída del aparataje sobre el que se erige el velo de lo mundano, es decir, tras la muerte, la consciencia que en vida se cultivó es lo que aflora y sale al encuentro del océano sin orillas de la consciencia una y única, omni-abarcadora, omni-penetrante, infinita, luminosa y eterna que todo lo alberga. El encuentro de esas dos dimensiones de la realidad puede ser placentero, pacífico, delicado, armonioso, sosegado y sereno, si lo que se cultivaron en vida fueron las luces, pues la luz madre reconoce a las luces hijas, y el abrazo entre ambas aguas lumínicas es inmediato e instantáneo, así como sublimemente placentero, pues no hay mayor placer que reasumir lo que realmente somos en esencia tras el abandono de lo que creemos ser. Y esto que acabamos de describir es el cielo. Pero, por el contrario, si lo que se cultivó en vida fueron las sombras de la creencia en una individualidad estanca separada, y dicho “ego” es lo que se fomentó, entonces el reencuentro entre las luces madre e hija será estruendoso, inarmónico y fatídico, pues la luz y las sombras se repelen mutuamente, manifestándose a consecuencia inconcebibles estados de falta de confort y de sufrimiento. Y esto que acabamos de describir es el infierno.

Las descripciones que el libro sagrado del Corán hace del infierno son espeluznantes, y realmente causan conmoción, pues de eso se trata precisamente, de activar al ser humano y de sacudirlo para que despierte del letargo de la mundanalidad, de modo que se centre en ser aquello para lo cual fue creado, que no es otra cosa que llegar a convertirse en el espejo de las luces magníficas.

layla1.jpg

Queda aquí concluido el presente artículo. Ha sido posible gracias a Layla, nuestro amor eterno. Ante Ella, rendidos, nos postramos.

 

AQUÍ EL CANTO: “Xristos anesti ek nekron” – VIDEO – YOUTYBE

Comentarios

One comment on “Xristos anesti ek nekron”
  1. ALLAH ES BELLO Y AMA LA BELLEZA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s