Cuando las sombras se deslizan…

Tin Pan – Cuando las sombras se deslizan

Adaptación al español: depojosdeoccidente.org

 

Anochecer, viniste y me encontraste.

Tú siempre te acuerdas de mí

Y me recuerdas que mi amor se ha ido.

Anochecer, estoy profundamente sometido a ti,

A tu poder.

 

Cada minuto parece una hora

Desde que mi amor se ha ido.

Cuando las sombras se deslizan por las paredes,

Ahí es cuando más necesito de ti.

 

¿Qué puedo hacer?

¿Cómo continuar?

 

Tómame, noche, cuando el amanecer despunte,

No quiero despertar desde que mi amor se ha ido.

Cuando las sombras se deslizan por las paredes,

Ahí es cuando más necesito de ti.

 

¿Qué puedo hacer?

¿Cómo seguir adelante?

 

¿No quisieras tomarme, noche?

Cuando el sol sale nunca estoy sonriendo.

No quiero despertar desde que mi amor se ha ido.

Desde que ni amor se ha ido… oh cariño…

Las sombras se han cernido sobre mí.

 

COMENTARIO:

¡Qué bellísima canción! Encontramos esta preciosa joya oculta, enterrada en el fondo de las profundidades de ese turbulento océano que son las aguas del youTube. Una vez que te adentras en ese mar, empiezan a salir a tu encuentro oleajes de demonios que no dejan de recordarte la fealdad en que la generalidad anda sumida. Pero siempre, al fondo, hay luces que despuntan. Siempre, detrás, hay una puerta a la esperanza…

Esta canción va de sombras que se deslizan y, por tanto, de luces. Se ha ido nuestro amor y nos hemos quedado completamente a oscuras, las sombras empiezan a deslizarse por las paredes y el mundo parece otro, ha perdido su sustancia y flota evanescente en medio del océano sin orillas de ese insoportable dolor. Queremos que cuando despunte el sol, éste nos lleve y nos alumbre unas luminosas y reconfortantes planicies donde poder mecer nuestra pena. Bajo los soles de esa visión magnífica quizás recordemos entonces que el verdadero amor sí existe, un amor no perecedero y no sujeto a los veleidosos caprichos que configuran la densidad de este mundo, la fangosidad de su barro en la que triste y fatigosamente siempre nos estamos arrastrando. Quizás, después de todo, el verdadero amor sí que exista, y lo tengamos justo delante, acogedor, abierto y confortable, pacientemente esperándonos a que aprendamos las lecciones de la vida y desarrollemos la rara habilidad de sembrar de luces esas tenebrosas sombras que, en la oscuridad de la falta de visión verdadera, por las paredes se deslizan.

Tin Pan – Cuando las sombras se deslizan (Evening) – VIDEO – youTube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s