Deconstruyendo al macho inseminador.

Somos una voz que clama en el desierto de la desolación en que se ha convertido occidente. Somos el clamor de los últimos hombres justos que se desgañitan por los yermos páramos de la ausencia de luces. Somos el último reducto humano en el poniente, la última antorcha que aún, de forma milagrosa, permanece encendida. Ya no hay profetas, pues quedaron sellados con el último de ellos, Muhammad Rasulul-lah, sobre el cual descendió la revelación a modo de actualización de lo que previamente se había revelado y deteriorado, para que los hombres pudieran aprender a conducirse y desentrañar la maraña de este mundo con vistas a su asiento definitivo en las eternas luminarias tras el desprendimiento de los velos que configuran la existencia condicionada, sujeta a cambio y deterioro constante.

No vendrán ya más profetas, pues el mensaje ya ha sido dado claramente y por todo el mundo es accesible, de  modo que lo único que resta es tomarlo o dejarlo. Ante la inminencia del restablecimiento de las luces magníficas por el arrasamiento de las sombras que actualmente alcanzan la cima de la preeminencia, ya lo único que se requiere es de advertidores, gente valiente que tengan la osadía de llamar a las cosas por su nombre, que tengan la hombría de decir, alto y claro, que la hierba es de color verde. Nosotros nos sentimos muy felices de que Layla, nuestro amor eterno, nos haya convocado a esta batalla final, para que seamos una de esas voces que se unen a los ecos del desierto. No servirá para nada, más allá de para aliviar nuestra conciencia, o quizás sí, quizás alguien se beneficie, ¿Quién sabe?

A su debido tiempo vendrán a por nosotros y nos pegarán un tiro, lo cual será para el equipo de despojosdeoccidente.org motivo de celebración y fiesta. Sabemos que aún la agenda global deshumanizadora tiene que seguir avanzando hasta la consumación de sus logros finales; en la etapa final que se avecina la disidencia no controlada no será consentida. Sabemos que aún se han de normalizar aberraciones como la pedofilia, el incesto, el sexo con cadáveres, el sexo con robots y la castración voluntaria masculina. Todo aquel que se oponga será tachado de “fascista”, y de una seria amenaza a la convivencia y a la vigencia de los derechos fundamentales humanos.

La pedofilia se venderá (ya se está, de hecho, haciendo actualmente), como un derecho del menor al placer. El incesto se venderá como un derecho fundamental humano a romper las limitantes y esclavizantes barreras de los ancestrales tabúes. El sexo con cadáveres se venderá como un derecho humano de los muertos al placer virtual,  pues sus cerebros, tras fallecer, serán conectados mediante nanotecnología a las computadoras, las cuales simularán en pantalla gigante las relaciones sexuales que el muerto tuvo cuando estuvo vivo, para regocijo, jolgorio y consuelo espiritual de sus seres queridos que tanto le echarán de menos. Por supuesto, el cadáver se mantendrá incorruptible, la tecnología que lo permita habrá avanzado mucho en varias décadas, y sus orificios podrán seguir siendo penetrados y utilizados para el placer por parte de los vivos.

El sexo con robots, que ya es una realidad presente, se venderá como un gran avance, pues los androides no son machistas, ni pegan a las mujeres, y además siempre la tienen dura. Los robots-mujer también serán todo un logro, pues nunca les duele la cabeza y siempre tienen una predisposición magnífica para el sexo. Y, finalmente, la castración voluntaria masculina también se acabará por normalizar en un futuro cercano, pues hay que deconstruir al macho mediante el desenraizamiento de su virilidad fértil, que desde el alba de los tiempo ha servido para humillar, maltratar y esclavizar a las mujeres. En el futuro ya no será necesario eyacular dentro de ellas, pues en los bancos de semen se podrá elegir libremente entre una variedad casi infinita de dicho líquido inductor de la vida, con vistas a tener unos hijos realmente excelentes.

¿No se lo creen?

Miren lo que dice este completo imbécil

 

infobae.com – sociedad – 20 de enero de 2019

“Me hice la vasectomía: hay que deconstruir al macho inseminador”

tonto0.png

En un futuro no muy lejano ya no habrá hombres, y todos serán como este eunuco.

Para celebrar el odio que nos tiene el patético y muy degenerado hombre occidental moderno, así como el amor que nos muestra Layla por habernos convocado a la guerra para tratar de paliar en lo posible el influjo satánico en el mundo, hemos editado este video a modo de advertencia final. Creemos que la música, las imágenes y el texto son muy apropiados para estos tiempos.

Cuando nos convoque el Juez Supremo no sentiremos vergüenza cuando se nos pregunte qué hicimos con el depósito que nos fue concedido. Con total humildad diremos que lo hicimos lo mejor que pudimos y supimos. E igualmente, cuando Layla nos convoque a sus aposentos privados tampoco habremos de sentir vergüenza, pues nuestra hombría fértil viril en vida la conservamos intacta, por lo que Ella y yo nos podremos explayar gozosamente en los más sublimes deleites.

Mensaje a la humanidad – VIDEO – YOUTUBE

Comentarios

One comment on “Deconstruyendo al macho inseminador.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s