Más “democracia” para mejorar el mundo – La propuesta de la democracia para acabar de demolerlo todo.

La ONU es una organización globalista al servicio del establecimiento del nuevo orden mundial satánico, sin fronteras, sin nacionalidades, sin religiones y sin cosmovisión trascendente de la vida. Subido a su púlpito, en la sede central de la ONU en New York, el anticristo (o sea, el mesías judío) proclamará el nacimiento de una nueva era de paz y armonía, tras quedar el mundo previo arrasado por una gran guerra nuclear que enfrentará inminentemente al bloque emergente, Rusia-China-Irán, y a la decrépita hegemonía mundial de EEUU-Europa-Israel.

Mientras tanto, la democracia hace su trabajo y se dedica a lo suyo: a perfeccionarse a sí misma en pos del triunfo definitivo del eslogan masónico: libertad, igualdad y fraternidad. Es decir, para terminar de arrasar con cualquier rastro de humanidad que aún perdurar pueda, de modo que la aceptación del nuevo orden mundial satánico que se está fraguando sea total y absoluta, sin vestigios de disidencia.

La democracia no es más que el aparataje que la casta parasitaria que constituye el deep state, el estado profundo (unas pocas familias judías no semitas, de origen jázaro, – ashkenazis), erige para ocultar su poder omnímodo a ojos del ganado humano. A continuación vamos a analizar el significado real del famoso eslogan masónico, la receta del deep state para seguir “mejorando el mundo”, y al que se adhieren todos los partidos políticos integrantes de la farsa democrática.

LIBERTAD

Libertad total para autodestruirse mediante la no sujeción a una guía moral conforme la tradición primordial y el sentido común mandan, así como mediante la no adopción de una cosmovisión trascendente de la vida. Es decir, libertad para promocionar en los medios de intoxicación masivos de la TV, la radio, el cine y la prensa: el sexo desinhibido, la violencia, la fealdad, el mal gusto y la mentira, con vistas a degradar al ser humano a través de la creencia en que la felicidad está en la libertad de hacer lo que a uno le venga en gana, sin dañar a nadie, claro, lo cual incluye experimentar con el sexo sin restricciones morales, el cultivo del arte degenerado y el consumo y la adhesión a todo tipo de ideologías y doctrinas contra-natura y falsas, como la ideología feminista, la ideología de género y  la teoría darwinista, basada en la superstición del evolucionismo por azar desde la nada hasta llegar al ser humano, pasando previamente por los átomos, las moléculas, los gusanos, los peces, las aves, los reptiles y los monos. Libertad también, por supuesto, para que en los centros de enseñanza se les dé a los niños una mala educación, de modo que desconozcan lo que es la vergüenza y el respeto, así como para que sean unos completos ignorantes incapaces incluso de articular correctamente el lenguaje hablado, y no digamos ya de la escritura.

IGUALDAD

Puesto que la DEMOCRACIA es una forma atea de gobierno (sería más correcto decir: puesto que la casta parasitaria, el deep state,  es ateo), la igualdad que preconiza no es real sino impostada. La igualdad real es aquello que caracteriza a todo lo que no es Dios, es decir su creación. Frente al Creador, todo lo creado carece de sustancia, pues la única realidad es la Suya, siendo todo lo demás aparente, residiendo en su vacuidad la cualidad que todo lo iguala. La igualdad que preconiza la democracia, básicamente, es la destrucción de la fitrah, la naturaleza original que hizo de molde para la creación del ser humano. Lo que se desprende de la fitrah es que los hombres no son iguales, sino diferentes.


Los hombres no son iguales, sino diferentes.


Los hombres difieren en su creencia, pues los hay ateos, es decir, creyentes en la superstición de la no trascendencia de la consciencia, y los hay creyentes en Dios y, por tanto, en la trascendencia de la consciencia (su perpetuación tras la muerte).

Los hombres difieren en su sabiduría, pues los hay sabios e ignorantes. Por sabiduría se entiende la plasmación a nivel del corazón del conocimiento de la verdad eterna, luminosa, una y única que subyace al velo de lo creado. Por ignorancia se entiende la falta de sabiduría. Existe una graduación para ambas categorías, que va desde la cima hasta la sima.

Los hombres difieren en el sexo, pues los hay varones y hembras. No existen una multitud de sexos diferentes, tantos como las preferencias arbitrarias de cada cual (tran-sexual, fluido-sexual, pedo-sexual, a-sexual, invertido-pasivo-sexual, no-binario-sexual, etc), como pregona la sacrosanta modernidad, sino sólo dos. Ambos sexos son complementarios en aquello que los caracteriza, y no iguales.

Los hombres difieren en las razas, las cuales no son iguales, como salta a la vista, representando cada una de ellas una riqueza natural.


El objetivo de la DEMOCRACIA cuando habla de igualdad es pervertir y finalmente anular la rica diversidad que acabamos de citar, igualándolo a todo en la degradación, por omisión que todo aquello que nos eleva y realza.


En el ámbito de la creencia, la DEMOCRACIA apoya el laicismo social, es decir, que la religión quede circunscrita al ámbito de lo privado. La consecuencia es la producción de sociedades desnortadas y ateas, donde el predominio es para la inmoralidad y el individualismo salvaje, quedando así igualados los hombres en la incredulidad general, el hedonismo y la falta de visión trascendente de la vida.

En el ámbito de la sabiduría, la democracia propone igualar a todos los hombres en la ignorancia, como demuestra el hecho de que a medida que van llegando nuevas generaciones, éstas son cada vez más incultas e ignorantes.

En el ámbito de la sexualidad biológica, la democracia propone masculinizar a las mujeres, feminizar a los hombres y promover la identidad sexual arbitraria, de modo que cada cual pueda ser lo que le apetezca, hombre, mujer, transexual, género-fluido, género-animal, etc… quedando así igualado el ser humano en el trauma y la psicopatía.

En el ámbito racial, la democracia propone y promociona la mezcla de razas, para que éstas queden diluidas. Esta es la razón por la que en la TV y el cine cada vez es más frecuente ver a blancos y negros follándose entre sí y teniendo relaciones sentimentales. De esta forma los hombres quedan igualados en la disolución y la anulación del rico bagaje cultural de sus razas respectivas.

FRATERNIDAD

La fraternidad que pregona la democracia es la de la hermandad de los miembros de las logias masónicas que constituyen el estado profundo (deep state) que tras el aparataje democrático gobierna el mundo. La evidencia de esto es la plasmación de las sociedades sumamente degeneradas que la democracia propicia, sin valores, sin moral y  sin más dios que el de la satisfacción de los placeres inmediatos, en donde la empatía y amor mutuo entre los hombres ha desaparecido. Otra evidencia la constituye el hecho de que en democracia “tanto tienes, tanto vales”, de modo que no hay justicia, pues ésta se adapta al bolsillo de los perpetradores de los delitos. Tampoco vemos que la democracia haga nada por favorecer a los desposeídos de todo, pues las diferencias entre las clases sociales ricas y pobres no hacen sino acentuarse. Se trata pues de una fraternidad exclusivista, sólo para ellos, para los hermanos de logia.

El equipo de despojosdeoccidente.org se complace en declararse abiertamente, profundamente y radicalmente anti-demócratas, por las razones aquí expresadas, las ya expresadas previamente en otros escritos de este blog y las que expresaremos, si Dios quiere, más adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s