Te amaré toda la noche.

Chris Beard – Te amaré toda la noche (Blues).
Adaptación al español – despojosdeoccidente.org

Mi amor me dijo que me amaría…
Que me amaría toda la noche.
Mi amor me dijo que me amaría…
Que me amaría durante toda la noche…
Mientras mi buena suerte durara.

Sí, ella me amará toda la noche,
Y me apretará bien fuerte…
Me apretará fuerte toda la noche.
Ella me calentará cuando tenga frio.

Sí, ella me amó durante toda la noche.
Mi amor se llevó mi blues
Se llevó mi blues muy, muy lejos.

Ella me dijo:
Serás mío toda la noche,
Te amaré hasta el amanecer
Y luego…
Toca el blues, toca el blues, toca el blues.

COMENTARIO

No fue necesario, amada mía, no fue necesario que me amaras ni siquiera una noche, no fue necesario que envolvieras con los dulzores de tus efluvios a este pobre hombre a ti esclavizado, no,  no fue necesario que me dejaras adentrarme en tus recintos más sagrados, no fue necesario, no fue necesario que me dejaras recorrer la luminosa frondosidad de tus exuberantes planicies, en la desnudez deslumbrante de toda su plenitud excelsa. Con eso que me mostraste aquel día fue suficiente para quedar exhausto de mí mismo y que ya sólo a ti, mi amada eterna, te buscara, hasta establecer mi morada a tu lado,  en el clímax del amor y en la cima de tus luces imperecederas.

Ese único mechón de negrura de tu sedoso pelo fue suficiente para que mi mundo quedara completamente arrasado. El desenrraizamiento de aquello que creía ser en mi anterior existencia me produjo una brecha abierta que logré llenar de ti hasta la saciedad más absoluta; era la brecha abierta que entre tú y yo pensaba que existía. Ahora, tras quedar colmado, donde quiera que mire es a ti a quien veo, donde quiera que poso mi mano, es tu tersa piel lo que toco, a donde quiera que oriente mi oído son tus bellos cantos de amor los que oigo, y sea lo que sea que mi boca deguste son tus efluvios, oh sí, tus efluvios magníficos, los que saboreo y lo que me nutre. En ti estoy muerto. Todo aquello que no eres tú,  no es más que polvo disperso sobre la infinitud de tus exuberantes planicies, las cuales a bordo de la nave de mi melancolía surco, hasta que finalmente lo igual se una a lo igual, y lo que nunca estuvo separado reasuma en ti su luminoso origen.

bella flor2.jpg

Dedicado a Ella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s