Ella quiere ver arder al mundo.

La naturaleza enfermiza de la mujer empoderada, feminista, moderna, atea y hedonista (E.F.M.A.H.) que campa a sus anchas e impunemente en todo occidente, vertebra una especie de fatalismo, o nihilismo, pues todo lo que hace le conduce inevitablemente a estrellarse contra el muro. El ”muro” es la barrera biológica que marca el inicio del declive de su atractivo físico.

Todo lo que valora, toda su atención, todo sus empeños por validarse a sí misma y todos los beneficios que obtiene de ese proceder insano, lentamente van menguando hasta que un buen día esa clase de mujer (la predominante hoy día en occidente gracias al paraguas protector de la democracia) despierta y toma conciencia  de que la vida ya no volverá a ser tan divertida como antes, cuando en la lozanía de su juventud fluía constantemente de placeres en placeres. Lo que antes no requería de ella el más mínimo esfuerzo para su obtención, ahora le demanda un creciente esfuerzo por mantenerse plenamente activa y atractiva, y seguir siendo así el centro de atención de muchos hombres. Unos esfuerzos que cada vez irán siendo más insoportables (gimnasio, cirugía estética, maquillaje a espuertas, coaching, cursos de empoderamiento feminista, etc) para tratar de seguir luciendo poderosamente radiantes e independientes, a pesar de la edad, a pesar de que ya el muro se les viene como una losa encima.

Con este hundimiento garantizado, y tras quedar estampadas entre las rocas de la cerrazón y de la falsa autoestima (que no es otra cosa más que pura egolatría), sus vidas devienen solitarias y tristes, (pues ningún juicioso hombre se haría cargo de ellas tras quedar absolutamente traumatizadas al haber centrado sus años de vigor físico en torno a la carne), en una involución inexorable hasta acabar miserablemente sus existencias rodeadas de gatos y perros, a los que ponen jerséis y pasean por la calle en carritos para niños, esos niños que de jóvenes no quisieron tener porque suponían un obstáculo al disfrute de la vida y a la promoción personal en el mercado de trabajo.

culo panti.jpg

Shorts para el gimnasio. Ideales para hacer arder al mundo.

Un culo. A esto es a lo que ha quedado reducido el encanto de la mujer en occidente. ¡Bendita democracia! ¡Bendita liberación! ¡Bendita modernidad! ¡Alabado sea el dios de la egolatría!

Al contrario que pasa con los hombres y las mujeres cuerdas, que trabajan y cuidan su salud emocional y física para construirse a sí mismos con vistas a que el día de mañana puedan gozar de una ancianitud bella, rodeados de seres queridos, la mujer E.F.M.A.H. no ve en llevar una vida virtuosa durante sus años de juventud ningún beneficio (e IDEM con ellos, con los hombres degenerados, que hoy en día son la norma, gracias a la democracia.) Este tipo de consideraciones a largo plazo no son contempladas, pues lo que prima ante todo, el eje pivotador de la existencia para la mujer y el hombre moderno no es otro que el placer inmediato. Están profundamente enfermos, y no hay cura alguna a su alcance, pues la cura se llama ISLAM (literalmente, la paz de espíritu tras el sometimiento del “ego” y su desenrraizamiento), la última vía revelada por Dios, que a ellos tanto les repugna.

A la mujer E.F.M.A.H. solo le concierne los disfrutes del momento presente, pensar a largo plazo está actualmente fuera de su alcance, quizás, seguramente, porque a nivel inconsciente sabe que el mundo moderno es una enorme cloaca y que haga lo que haga acabará sus días en algún destartalado hospital, enganchada a una máquina de respiración asistida que a duras penas funciona (ya saben, los recortes presupuestarios que atañen a lo público) y drogada hasta las orejas para que en las penumbras del sopor no se de cuenta de qué lastimosa manera arruinó su vida al ignorar a Dios, a su Amado, al espacio abierto y acogedor, luminosamente claro y eterno, que al velo de lo creado subyace, y que en el corazón de los hombres mora.

La juventud está absolutamente perdida, y por  tanto abocada a su autodestrucción. En concreto en España el panorama es desolador, imaginamos que en el resto del mundo incivilizado (occidente) pasa lo mismo, pero seguro que no a los niveles de lo que ocurre aquí en España, convertida ya a estas altura en el estercolero que sirve de campo de pruebas para los ideólogos de las más avanzadas técnica de ingeniería social destructora, a cargo de la casta parasitaria que vehicula el influjo satánico en el mundo. (A los que no se les puede mencionar por su nombre porque te censuran).

En efecto, la juventud piensa que el mundo es una mierda, y que está al borde de la extinción debido al cambio climático (una patraña, no existe tal cosa), propiciado por el ser humano, al que consideran como a un virus maligno al que habría que fumigar para que quede extinto, y así la vida, los animales, los vegetales, las cucarachas, etc, podrían ser felices y vivir tranquilamente sin miedo a los hombres. ¡El extravío es mayúsculo!. Como piensa esta decadente juventud que la vida es una especie de error fatal, fruto de una misteriosa contingencia de la casualidad, cree que morir no está ni bien ni mal, les es indiferente, pues una vez muertos no se enterarán de que han fallecido, no se enterarán de nada, de modo que lo que hay que hacer es exprimir los orificios del placer a tope, mientras se pueda, mientras el cuerpo aguante.


El mundo no es una mierda, sino que la mierda sois vosotros..


A esta patética juventud española, y en general a la occidental, le decimos que el mundo no es una mierda, sino que la mierda sois vosotros. Sois víctimas de un atroz adoctrinamiento que abocados os tiene de forma permanente al borde del precipicio.

No tenéis ni idea de nada, sois la vergüenza de las generaciones. Os habéis tragado los señuelos de este mundo contingente hasta el fondo, quedando inhabilitados para que podáis aprender el noble arte del desenvolvimiento de las luces magníficas que el pequeño “yo” personal constriñe. Os habéis creído que venís del mono, y que por tanto no sois más que un chimpancé sofisticado. Os habéis creído que Dios no existe, esto es, que no hay una Inteligencia Creadora vertebradora de la vida, tal y como el estudio de la codificación de la información secuenciada en el ADN demuestra. Os habéis creído que venís por azar de la nada, y que a la oscuridad de la nada volveréis tras la muerte, después de haber disfrutado mucho de la vida, después de haber follado lo indecible.

Nosotros os decimos a vosotros, patética juventud degenerada:

La nada no existe, borricos. ¿O es que de la nada puede surgir algo? Hay un fluir eterno e ininterrumpido de las luces de la  consciencia eterna, sobre la cual las consciencias individuales son depositadas.

¿No os lo creéis? Bien, vale. Vosotras, mujeres feministas, seguid empoderándoos, seguid disfrutando en vuestra lozanía, no penséis en ser madres, no busquéis a Dios, o sea, a vosotras mismas. Pero recordad esto, tal y como alguien alumbró vuestro mundo por primera vez, y visteis, así será de nuevo; pues morir es nacer. ¿Y qué veréis? Lo que aquí cultivasteis, luces o tinieblas.

Y a vosotros, hombres degenerados paridos por la modernidad al amparo de la sacrosanta democracia: que os den por culo. ¡Maricones!

palestina2.jpeg

Todo el mério le corresponde a An-Nur

(la luz)

En Ella estamos extintos.

Notas:
Para la elaboración de este artículo hemos consultado el material del canal (en inglés) de filosofía MGTOW (hombres que sigue su propio camino): Happy Humble Hermit
Aclaración: la palabra “ancianitud” no existe. Sería “ancianidad” lo correcto. Pero nos gusta “ancianitud”, como resuena, y lo vamos a dejar así. ¡ALLAHU AKBAR!

Comentarios

One comment on “Ella quiere ver arder al mundo.”
  1. Aclaración: la palabra “ancianitud” no existe. Sería “ancianidad” lo correcto. Pero nos gusta “ancianitud”, como resuena, y lo vamos a dejar así. ¡ALLAHU AKBAR!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s