A ella le aburren los buenos chicos; los prefiere malotes.

El consenso es total y absoluto, todo el mundo incivilizado (occidente) está de acuerdo en la preeminencia de este perturbador y descorazonador fenómeno. Las mesas de debate en la TV, repleta de feministas, homosexuales y aliados eunucos, echan humo, al tratar de devanarse los sesos en busca del alguna explicación satisfactoria a este asunto: las mujeres prefieren a los malos, a los “malotes”; y cuanto más joven es, más intenso es dicho anhelo por establecerse en un emparejamiento canalla con algún degenerado, por más que saben de la toxicidad de dichas relaciones. La solución de los contertulios en las distintas mesas de expertos de la parrilla televisiva, como siempre que analizan los despropósitos que asolan a occidente, llega al mismo corolario: “esto se soluciona con más y mejor democracia, perfeccionando las reglas de convivencia que entre todos nos hemos dado, en perfecta paz, armonía, tolerancia y sincronía con lo que requiere el avance constante de los tiempos y bla bla bla…”. Un discurso vacío, que no significa ni aclara nada de nada.

Aquí en este blog somos expertos en el desbrozamiento de los despojos de occidente, así que estamos en condiciones de poder aportar una explicación al despropósito de que a ellas les pongan cachondas los hombres malotes; siendo nuestra argumentación en todo acorde al sentido común, y a las enseñanzas de los hombres verdaderos, aquellos adscritos a la tradición primordial.

Lo que motivó la realización del presente escrito fue lo que uno de los miembros del equipo de despojosdeoccidente.org (cuyo número de integrantes es siembre variable, y viene a oscilar aproximadamente entre uno y ninguno), escuchó decir a una muchachita en el programa “FIRST DATES” de cuatroTV-España. Dicha moza acudió a la TV para buscar pareja, pero resulta que el mozo que le buscaron era demasiado bueno. Sus palabras más o menos textuales fueron:

“Es demasiado bueno, y a mí me gustan más malotes. Tampoco malos del todo, sino un término medio.”

¡Qué disparate! ¿Desde cuándo tener un exceso de bondad no es una virtud, sino un defecto? Es evidente que eso es así desde que, bajo el fatídico influjo de la sacrosanta modernidad, y  al abrigo de la tiranía democrática, la mujer occidental fue adoctrinada hasta las trancas en los dictados de la ideología feminista, quedando así desquiciada, literalmente fuera de su quicio, de su eje vertebrador en torno al cual la naturaleza femenina es desenvuelta.

Estuvimos recorriendo el ciberespacio del youTube para la realización del presente texto, y pudimos comprobar que ni ellas mismas, ni las propias mujeres occidentales saben por qué actúan así, aunque no tienen reparos en reconocer que, en efecto, los malotes son más atractivos y atrayentes que los buenos, a los cuales de forma inmisericorde relegan siempre a la friend-zone, a la zona de amigos sin derecho al carnal roce. En los videos analizados, las muchachas se encogían de hombros cuando les preguntaban la razón de esa apetencia dañina; simplemente se encogían de hombros, al mismo tiempo que afirmaban que los buenos son “aburridos” y que los malos les gustan, y punto.


Pero, ¿por qué? ¿Por qué les gustan? ¿Por qué esa atracción a contra-natura? Aquí se lo vamos a explicar.


Huelga decir que en el mundo civilizado, esto es, en el mundo islámico o allí donde predomina la cristiandad ortodoxa, el taoísmo, el budismo, el confucianismo, o el hinduismo, dicho apetito por el hombre “canalla” es inaudito e incomprensible. Se trata de un mal que atañe única y exclusivamente a la mujer moderna occidental, sin generalizar, claro, pues mujeres decentes aquí… haberlas haylas.

aburrida1.png

¿Aburrida? A ella, si son demasiado buenos, no les gusta; los prefiere más malotes.

“Con los chicos buenos me aburro enseguida, no surge la chispa”.

Así reza la mujer empoderada, feminista, moderna, hedonista y atea. ¿Qué es esa “chispa”? Se lo explicamos…

La causa de ese proceder insano está soterrada por debajo del nivel del plano consciente, es decir, en el subconsciente, que es el depósito donde los mensajes de la fitrah (la naturaleza original que hizo de molde para la creación del ser humano) son almacenados, y desde donde afloran en forma de avisos traumatizantes cuando nos desviamos de ella, de nuestra naturaleza primigenia. Por eso, la mujer moderna desconoce las razones de su proceder, y simplemente actúa respondiendo a un llamado irrenunciable, a un impulso interno irresistible.


Ahora viene lo bueno, y lo difícil de digerir…


Como hemos dicho, la mujer ha sido, y es víctima de un demoledor adoctrinamiento feminista que la tiene desquiciada, o sea, fuera de sí, fuera de su quicio, fuera de su eje vital vertebrador, fuera de lo que comanda su naturaleza femenina. Primer bombazo. Pero hay más…

La mujer adoctrinada moderna devenida en infrahumana por su autodegradación extrema, anhela volver a ser una mujer verdadera, pero lo ignora, e ignora como volver a la cordura de su quicio existencial, ignora cómo sanar y cómo volver a la belleza y la armonía de su resplandeciente feminidad no contaminada. Segundo bombazo. Y hay más…

Para retornar al eje pivotador existencial de su feminidad, su subconsciente le lanza mensajes para que actúe con vistas a dañarse a sí misma y quedar traumatizada, quedar dolorida, quedar irremediablemente apesadumbrada, y para quedar completa y totalmente exhausta de no dejar de sufrir. ¿Por qué? Aquí viene la bomba final: porque por las brechas del dolor las luces se asoman.

Los traumas y psicopatías que afloran como consecuencia de bregar con los hombres canallas son poderosas llamadas de atención que convocan a la mujer de vuelta a casa, de vuelta a la cordura, de vuelta a la salud y de vuelta a la vida, en la plenitud de lo que verdaderamente significa ser mujer. Y ser mujer significa desplegar en sí misma todo el potencial de  las cualidades que preñan el espacio: el amor, la generosidad, el desprendimiento, la sensibilidad, la absoluta entrega, la belleza, la fertilidad, la paz y la armonía. Cualidades de la matriz del espacio abierto, acogedor, luminoso y eterno que subyace al velo de lo creado, y que ellas encarnan en el plano de la manifestación física.

Si las cualidades que caracterizan a la mujer son espaciales, receptoras y acogedoras, las cualidades que caracterizan al hombre son solares, dadoras y germinadoras.

Esto es así, pues es lo que somos, es lo que impreso está en nuestra naturaleza, por más que a las feministas y a los homosexuales les repugne.

sol espacio

Como pueden ver en la imagen, el espacio acogedor y el sol dador conviven en perfecta armonía. No están separados, pues el uno está en el otro, y el otro en el uno; el sol penetra en la espaciosidad, mientras la espaciosidad, amorosamente abierta, lo acoge. Es lo que somos, es la vida, y vivir en conformidad a ello es felicidad, dicha, plenitud y gozo.

Cuando las mujeres occidentales sanen, recobren la cordura y vuelvan a su quicio, vuelvan a orbitar en torno al eje vital de su feminidad gloriosa, ya no necesitarán a los malotes para que las machaquen y las empujen de vuelva a casa, de vuelta a su centro. Cuando la mujer occidental sane volverá a precisar de verdaderos hombres, de hombres solares, que la calienten, que la cuiden, que la mimen y  que la amen como Dios manda. De buenos hombres.

Por ello, en occidente, los hombres y las mujeres ya no se entienden y recelan mutuamente, al haber sido ellas masculinizadas en su carácter, y ellos afeminados, no se encuentran,  deviniendo así el caos, el desorden y, en definitiva, el trauma y la psicopatía que traduce vivir de espaldas a Dios, de espaldas  el uno del otro, de espaldas a la fitrah.

Como una imagen vale más que miles de palabras, aquí va la imagen y el sonido de lo que hemos pretendido transmitir. Una bella mujer, engalanada con las cualidades del espacio, y un bello hombre solar, resonando en perfecta armonía.

Canción de amor – youTube

casablanca

Dedicado a Ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s