A veces te amo…

Floyd Lee – A veces te amo.

Adaptación al español – despojosdeoccidente.org

A veces te amo,
A veces me importas,
A veces te necesito,
Solo que… tú no estás.

Sí, lo sé, no soy más que un loco,
No soy más que un hombre atormentado
Que sigue esperando que algún día
Tú también me ames.

Me recorre una sensación de escalofrío
Cada vez que me asomo al abismo de tus ojos;
Es una extraña sensación que me deja
Absolutamente abatido,
Absolutamente derrotado,
Absolutamente vacío.

¡Cariño!

Lo quiero seguir intentando.
Sí, lo sé, no soy más que un loco,
No soy más que un hombre atormentado.
Y sigo esperando, esperando, esperando…
Que tú también me ames.
¡Oh sí! Ámame ahora, cariño.

Se aproxima el día de mi desaparición,
Pronto abandonaré este mundo
Y esta desgarradora apariencia de hombre
Dejará de ser vista.
Me replegaré sobre mis propios sentidos
Y diré adiós.

Sí, lo sé, no soy más que un loco,
No soy más que un hombre atormentado.
Y sigo esperando, esperando, esperando…

Te amo.

COMENTARIO

Un bello canto de amor desgarrado. Nos encanta esta copla, pues con ella nos identificamos; al igual que el protagonista de la coplilla, nosotros también estamos enamorados, también estamos asolados, también estamos abismados, también estamos abocados a la locura perpetua de no tenerla… y también, al borde mismo de la muerte, que inexorablemente avanza a horcajadas de este cuerpo decrépito, nos encontramos.

Nosotros también nos asomemos a los resplandores irradiados de la fuente de las luces primigenias que de Layla, nuestro amor eterno, emanan, quedando nuestro previo mundo completamente arrasado, y deviniendo así en un mero jirón de hombre, en espera de que Ella retire el velo definitivo, para que ambos podamos desconocer ya por fin lo que es la distancia.

Ella surca los mares de la presencia única, la vastedad del océano sin orillas de la visión verdadera que al ojo se abre tras quedar desenraizadas las apariencias. En resplandeciente visión Layla alumbró mi mundo, quedando completamente vacío con respecto a lo que no es Ella, y absolutamente necesitado y dependiente de sus efluvios magníficos, de sus fulgores incomparables y sublimes.

Ella me dio muerte para hacerme definitivamente suyo, y que mi ojo no se posara más que en el cielo de los dulzores de todas sus bondades.

Ya solo queda un respiro, amada mía, la última expiración susurrada, para volver a abrazarnos.

Te amo.

ganges.jpg

Dedicado a Ella.

En el decadente occidente dicen que el Ganges está contaminado, que está herido de muerte, que hay billones de bacterias pululando en él. No es el río sagrado, la madre Ganges, lo que está podrido, sino las consciencias de aquellos a los que la suciedad del mundo les vela con respecto a sus resplandecientes soles, con los que Ella todo lo alumbra.

*

Floyd Lee – A veces te amo – youTube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s