Urge una verdadera reforma del sistema educativo.

Andaba yo paseando el otro día por mi barrio sevillano de toda la vida, en una calle muy frecuentada por post-milenials estudiantes, pues muy cerca se halla un campus universitario y varios colegios de enseñanza secundaria obligatoria (ESO), y dispúseme a hacer el siguiente experimento.

Pensó este humilde servidor de los resplandores magníficos de Salma:

Me voy a acercar a esos jóvenes, a una de esas agrupaciones de post-milenials que distendidamente en la calle están, hablando de sus cosas, bebiendo litronas de cerveza, fumando y wasapeando, y puesto que son jóvenes  evolucionados no sujetos a los anclajes de los convencionalismos que marca la tradición y el sentido común, no les quedará  más cojones que tolerar mi desconcertante presencia, pues la modernidad marca que ser tolerante y abierto de mente con todo el mundo es cool, y se ajusta a lo que se entiende por un sano comportamiento. He de decir que mi aspecto exterior es ciertamente horripilante, pues no me corto el pelo, no me afeito, no me peino y casi no me ducho. Además llevo una gorra militar y gafas oscuras, que me da una apariencia si cabe aún más tenebrosa y espeluznante.

Mi intención era la de escuchar el contenido y las formas de sus diálogos, con vistas a dilucidar la salud mental de los especímenes seleccionados para el presente estudio.

La aproximación a la agrupación de post-milenials se desarrolló sin problema alguno, así como mi asentamiento a su lado para escuchar sus diatribas. No me prestaron la menor atención, lo cual favorecía mis intenciones analíticas.

Lo primero que descubro después de una escucha de varios minutos es la cantidad de veces que los elementos objetivo de este estudio repiten la palabra “PLAN”. En efecto, se trata de una coletilla que usan para todo, que aplican a todo, que parece contener una profusión de significados para esos jóvenes y que repiten sin parar.

mile1.jpg

Un grupo de milenials; los que vinieron luego, los post-milenials, son aún peores.

 

De manera más o menos textual, lo escuchado allí fue esta conversación:

Personaje1: ¿Qué vas a hacer el fin de semana en plan…?

Personaje2: Ya sabes, en plan… con los amigos y eso.

P1: ¿Pero en plan fiesta, o en plan pijama, manta y película?

P2: Tía, no sé, en plan lo que surja.

P1: ¿Y te planteas luego, otra cosa, en plan sexo?

P2: Bueno, María, en plan lo que surja, ya sabes. Si bebo en plan tú ya sabes, puede que luego haya algo de sexo en plan amigo, o en plan serio con tu pareja estable.

P1: Guay tía, pues yo en plan igual que tú… en plan lo que surja. El fin de semana iré con tres de mis novios a la playa, y como creemos en el amor en plan poliamor, pues si conocemos a alguien que nos guste nos lo follamos.

P2: Qué bien tía, yo igual en plan poliamor. No entiendo a esas personas que creen en el amor en plan monogamia.

P1: Sí, esas son personas que van en plan de mente estrecha, que no saben que el amor es en plan todo vale,  en plan sin barreras.

La palabra “plan” no solo se usa en el ámbito sexual, como se aprecia en esta conversación, sino que se aplica a cualquier tema, como por ejemplo el mundo laboral. En el siguiente diálogo lo vemos:

P1: ¿Qué vas a hacer en plan cuando acabes la ESO?

P2: No sé, en plan lo que surja, quizás en plan seguir estudiando o en plan buscar un trabajo.

P1: ¿Pero qué trabajo? ¿Uno en plan bloguero, en plan youtuber-influencer, o en plan tatuadora, camarera, peluquera, etc.?

P2: No sé, en plan lo que surja.

P1: Pues yo igual busco algo en plan conocer a un chico con un buen trabajo, así yo puedo dedicarme en plan puteo y fiestas…jajaja.

P2: Sí, ese es un buen plan. Jajaja.

Este mismo experimento lo hemos repetido a lo largo del último año varias veces, arrojando siempre el mismo desolador resultado, de lo cual concluimos que la juventud española ha sido destruida.

A continuación vamos a proponer una solución para enmendar esta barbarie surgida al abrigo de la modernidad y de la tiranía democrática, y que en el plazo de cinco décadas vuelvan a haber jóvenes en España que se asemejen a los jóvenes de las sociedades civilizadas, esto es, que se parezcan a los jóvenes de los países musulmanes, o de aquellos donde persiste aún el espíritu de la tradición.

islam1.png

Propuestas de DESPOJOSDEOCCIDENTE.ORG para el establecimiento de una floreciente y luminosa sociedad en España.

  1. Abolición de la democracia. La democracia no es más que el engranaje que erige la pantalla tras la cual se oculta el deep-state, el estado profundo, un pequeño grupo de correligionarios dueños de la fabricación del dinero. Ya es hora de independizarse de esa gentuza.
  2. Convocatoria general de sabios. Los sabios serán convocados a una reunión. Deberán abandonar sus escondites en los desiertos o en los zulos en donde se resguardan de la fétida modernidad, y acudir a ayudar a levantar España.
  3. En la reunión de sabios se acordará un gobierno, integrado por las más preclaras mentes en todos los ámbitos del saber. El desempeño de sus funciones será vocacional, pues no recibirán remuneración económica alguna. Los primeros puntos a implementar por el gobierno de los sabios serán los que siguen a continuación.
  4. Instauración de la pena de muerte para los asesinos, para los pedófilos y para los violadores, después de un juicio justo.
  5. Instauración de una moneda nacional.
  6. Instauración de un sistema educativo fundamentado en los valores tradicionales, donde se le dará la primacía a la filosofía y al estudio de las distintas religiones.
  7. Imposibilidad de acceso de los ateos al sistema de enseñanza, pues educar no es solo comunicar datos, sino transmitir convicciones internas. Así, la superstición del ateísmo (el surgimiento por azar del mundo), y su corolario hedonista-materialista en su implementación social práctica, será desterrado.

Hagan esto, y volverán a verse seres humanos en España.

velo1.jpg

Estamos en guerra contra el degenerado mundo moderno, por un mandato de Salma, nuestra amada eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s