No nacido, no muerto.

En el eterno juego de la consciencia nadie surge, se desenvuelve o se desvanece sino Ella; la verdad primera y última, omni-abarcadora y omni-penetrante. En la tradición hindú, la danza sagrada eso es lo que simboliza, el despliegue sin fin ni principio del eterno presente. La bailarina, desde que entra en el escenario, el espacio sagrado donde se despliega y se reabsorbe la vida, está en el estado de beatitud que se desprende de la presencia  Única.  La bailarina es sagrada, y como tal, es fuente de bendiciones, porque sagrado es aquello que su cuerpo y su mente vehicula: la consciencia no-dual, eterna y luminosa que a todo subyace y que es el soporte de todo.

om1.png

Ella entra en el espacio sagrado y se repliega sobre Sí misma. Todo el universo creado, en potencia, en Ella confluye. Lo único que existe es un morar en la eternidad del momento presente, más allá del tiempo y del espacio.

*

om2.png

Pero no pudo contenerse a sí misma, y se desbordó, emanando un primer destello de luz, que de Ella se desprende.

*

om3

Tras el primer chispazo de claridad, surgió la consciencia abarcadora. El espacio y su indisociada claridad, su luminosidad, coexisten ahora armoniosamente.

*

om5

Tras la luminosidad de Ella irradiada, y su toma de consciencia, surge su dinamismo, surge la danza. La danza de la bailarina sagrada simboliza el despliegue libre de condicionamiento, no obstruido, de la luminosidad en el espacio abierto de la consciencia.

*

om6

Donde quiera que Ella se mueva, sean cuales sean sus gestos y sus formas, el espacio siempre está ahí, amorosamente abierto y acogedor, para abrazarla. La bailarina sagrada danza en el éxtasis del amor que comprende que Ella, el espacio y el fluir constante de su luminosidad irradiada, no están separados; son Uno y lo mismo.

*

om7

Ella es la expresión misma del amor. Ella, la bailarina sagrada lo es todo, y al mismo tiempo no es nada en concreto. Inaccesible y cercana al mismo tiempo.

*

om8

Ella luce siempre radiante, en las luces y en las sombras. Ella lo es todo, y no es nada al mismo tiempo.

*

om1

Ella se reabsorbe sobre Sí misma, plena de gozo, después de haber desparramado Sus bendiciones.

*

Los maestros de la tradición primordial enseñan que cuando el espejo de la consciencia deviene sucio y Ella no puede verse reflejada en él, se repliega sobre Sí misma. El momento de la reabsorción se produce cuando se culmina el alejamiento de las luces primigenias, quedando las consciencias individuales completamente a oscuras, por su distanciamiento de la vía revelada que enseña el desenvolvimiento de las luces que el pequeño “yo” personal constriñe. Ella, en ese momento, se echa de menos, pues ya no se ve a través de sus criaturas, por lo que se recoge en Sí, apagándose así su manifestación externa, hasta que en una nueva explosión de los fulgores de Su amor vuelve a resurgir un nuevo mundo.

Para activar el recuerdo de que nadie surge, se desenvuelve o se desvanece sino Ella, hemos escrito esto, a una orden Suya.

Todo el mérito le corresponde a Layla, la mujer primigenia.

bailarina1

Bailarina sagrada: Bavani Bannirchelvam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s