Ellos me preguntan, ¿por qué ayunas? – La poderosa respuesta de un siervo de Dios.

¿Por qué ayunas? – La poderosa respuesta de un siervo de Dios

Adaptado al español – despojosdeoccidente.org

En esta festividad, nuestra madre, la iglesia ortodoxa, y San Juan el bautista, nos reconfortan. Nos dicen: “no tengáis miedo, no estéis asustados”. San Juan nos está diciendo: “sé que dudáis, habéis iniciado este camino y todo el mundo está en vuestra contra”. Ellos siempre nos preguntan: “¿por qué ayunáis?” Vaya una pregunta. ¿Por qué ayunamos? Si alguien os pregunta eso, deberíais golpearle la cabeza con un palo. ¿Cómo que por qué ayunamos? Ellos preguntan eso mientras todo a su alrededor se está muriendo. Todo está muerto. Mirad todas esas enfermedades, toda esa locura, drogas, sectarismo. Mirad todos esos practicantes y creyentes en la superstición de la magia blanca, la magia negra, la magia amarilla, la magia roja. Id a la habitación de vuestros hijos, id y averiguad en lo que están metidos.  ¿Cuándo fue la última vez que os ocupasteis de saber en lo que andan? Observad lo que están mirando, lo que están fumando, lo que se están inyectando en sus venas. Observad a sus amigos. Mirad la TV, mirad las noticias. Miraos a vosotros mismos. ¡Y aún así os atrevéis a preguntarme por qué ayuno!

Ayuno porque no quiero caer en todo eso. No quiero ser una caña para ser quebrada a merced del viento. No quiero engalanarme de sedosas vestimentas mundanas. No quiero un palacio construido para el deleite de los vivos. No quiero entregarme a los bailes demoniacos. Lo que quiero es responder a la llamada de San Juan. Quiero, junto a él, darle la bienvenida al Rey de la Gloria, al Rey del Cielo. Y también quiero recibir la vida eterna. Por eso ayuno. Por eso vivo en arrepentimiento. Por eso me confieso. Por eso me arrodillo y por eso me postro. Por eso voy a la iglesia. Por eso leo, por eso rezo con este rosario de cuentas y esta cruz. Por eso peregrino a los santos lugares. Y por eso no paso el rato con vosotros, en todos esos sitios de perdición.

Esto de lo que hablo no son asuntos vanos, sino que hablo de ir de la vanidad, de la nada de una vida intrascendente a la plenitud de la vida verdadera. No se trata solo de ayunar, sino de nobles valores, de nobles virtudes, para descubrir una nueva dimensión de mi vida. Le estoy otorgando un sentido a este absoluto sinsentido de la vida entregada a los placeres mundanos. Hermanos y hermanas, vivir ajeno a la presencia de Dios es una completa vergüenza. Podríais estar danzando con la muerte sin saberlo. Podríais estar cavando vuestra propia fosa en este valle de la muerte que es vivir la vida sin consciencia.

Comentario:

Poderosas y sabias palabras de un hombre de Dios que clama en el desierto por la vuelta de la cordura a las enajenadas mentes de los hombres presos de los señuelos de la putrefacta modernidad, de los putrefactos y demoniacos valores democráticos. Somos libres, sí, así reza el hombre moderno, libres para autodestruirnos como mejor nos venga en gana, y libres para ir a votar.

¿Por qué ayunar? ¿Por qué purificarse? ¿Por qué llevar una vida noble y virtuosa? ¿Por qué rezar? ¿Por qué tanto empeño y esfuerzo por ser un verdadero ser humano? El decrépito hombre moderno no se lo explica, no haya una respuesta a esas cuestiones, que según él solo preocupan a los tontos e inadaptados que no supieron evolucionar con los tiempos para llegar a convertirse en un absoluto engendro, en un completo degenerado, risueño y feliz de hollar los infértiles campos de la inconsciencia. ¿Por qué hacer todas esas cosas? ¿Por qué temer a Dios? ¿Por qué temer las consecuencias de llevar una vida desenfrenada? Follar es mucho más divertido, donde va a parar. Las fiestas, los aquelarres homosexuales, las drogas de diseño, las cervecitas después del trabajo, el futbol, los viajes exóticos, las discotecas, las comilonas navideñas, ir de compras … todo eso es mucho mejor y más divertido que cultivar la presencia divina.

¿Por qué esforzarse en ser un hombre? ¿Por qué dejarse crecer una indómita barba? ¿Por qué lucir majestuoso, como los hombres de Dios, como los profetas? ¿Y por qué ese empeño en aleccionar, en advertir al ganado humano ensimismado en la autocomplacencia perpetua? Cuestiones sin sentido para el hombre occidental moderno. ¿Por qué aconsejar a las mujeres que salvaguarden su sexualidad sagrada, que no se entreguen a cualquiera,  y que vistan honorablemente, como las orgullosas hijas de la mujer primigenia? ¿Y por qué aconsejar a los hombres que no vayan de putas, y que sean hombres íntegros y honestos?

¿Por qué estudiar las escrituras sagradas, el Corán, los Vedas, el Tao, la Toráh, el Evangelio,  etc.? Mejor dedicarse a estudiar el MARCA, o el AS, o el Estadio Deportivo, así nuestras apuestas deportivas en las lucrativas casas de apuestas online nos darán mucho más rédito. Si te lo montas bien, puedes vivir desahogadamente apostando… o jugando al poker en la red.

Super-caliente-Mujer-Pantalones-cortos-de-Jeans-nueva-llegada-Sexy-corte-de-cintura-baja-Denim-Pantalones.jpg

La típica mujer occidental luciendo su feo culo. Cuanto más jóvenes más sinvergüenzas y degeneradas son. ¿Tendrá algo que ver en ello la educación que la democracia les está proporcionando?

Cuando el último hombre de Dios se retire, y no quede ni un solo gramo de sabiduría ancestral sobre la faz de la tierra, habrá llegado la hora. Ellos, los hombres de Dios, su presencia, es lo que hace descender los hálitos del Misericordioso para que se mantenga en pie este mundo, para que muchos se puedan seguir beneficiando del recuerdo de las luces magníficas que tras los engranajes del “yo personal” se ocultan, aguardando ser  descubiertas.

Si los maricones se pueden seguir dando por culo, si las mujeres se pueden seguir empoderando según los satánicos designios del feminismo, si los jóvenes pueden seguir haciendo botellones, si se pueden drogar, si se lo pueden seguir pasando muy bien explorando los orificios de los placeres mundanos con total desenfreno, es gracias a ellos, a la gente de Allah, a los hombres de Dios, a los verdaderos hombres, que inasequibles al desaliento imploran a los cielos por el retorno de la cordura y de la toma de consciencia. Así que al menos, maricones y degenerados en general, sean agradecidos.

Tras la caída del velo de la manifestación física, las luces vendrán en llamarada a reclamar lo que es suyo. Y la inercia de aquello en lo que anduvimos en vida será la balanza del asentamiento definitivo, en los resplandores o en la oscuridad de las sombras. ¿No se lo creen? Esperen a ver, esperen.

(147) Y los que niegan la verdad de Nuestros signos y el encuentro de la Última Vida: sus obras serán inútiles. ¿Y es que acaso se les pagará por otra cosa que no sea lo que hayan hecho?

Corán, sura AL-‘ARAF

*

mujer1.jpg

Todo el mérito le corresponde a Ella

*

¿Por qué ayunas? – La poderosa respuesta de un siervo de Dios – youTube

Comentarios

One comment on “Ellos me preguntan, ¿por qué ayunas? – La poderosa respuesta de un siervo de Dios.”
  1. Una voz clamando en el desierto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s