La vida tiene un único propósito: tratar de no morir ignorante

okchicas.com, marzo-2015
Cosas que tienes que hacer con tu pareja, al menos una vez en la vida.
Vida sólo hay una, y es un desperdicio no aprovecharla al máximo. El tiempo pasa volando y cuando menos lo esperas los mejores años ya han quedado atrás. Esto mismo sucede con el amor: si ahora tienes a tu lado a una persona especial con la que estás viviendo tu mejor historia, trata de hacer alguna de estas cosas juntos. Si en este momento te encuentras solo o sola, seguro te darán ganas de salir en busca de tu media naranja inmediatamente.

*

COMENTANDO ESTE DESPOJO:

Okchicas es una página web dedicada a esparcir todo lo posible el malsano y maloliente ambiente cultural que ha destruido al ser humano en occidente; en general se dedica a promocionar ideologías aberrantes y contranatura como el feminismo, la ideología de género y la democracia, así como la superstición del ateísmo, el hedonismo y la liberación sexual por medio de la exploración sin trabas de los orificios y colgajos del disfrute mundano, sin hacer miramientos morales y sin reparar en la identificación sexual de la contraparte, ya sea heterosexual, homosexual, transexual, bisexual, género fluido, pan-sexual, sexo no binario invertido, género asexual esporádico, género trans-especie, género vegetal, y un largo etc.

Este despojo que nos proponemos analizar aquí es una clara muestra de la decadente mentalidad del hombre moderno, así como de la zozobra espiritual, moral y humana en la que anda sumido por su alejamiento de la vía revelada, siendo el Islam su manifestación última y definitiva, pues ya no vendrán más profetas (Muhammad fue el último) portadores y revitalizadores del mensaje del Tawhid (la Unidad Sagrada raíz y soporte de todo) y de la guía moral para propiciar su toma de consciencia. Lo único que falta ya por acontecer, y que lo tenemos a las puertas, es la culminación de la involución humana tras alcanzar el hombre el clímax de su degradación final, y el consecuente reseteo civilizatorio, después del cual volverán a despuntar las luces. ¿No se lo creen? Esperen, esperen a ver.

La autora del artículo Cosas que tienes que hacer con tu pareja, al menos una vez en la vida, una tal señora, señorita o señorito (no sabemos con qué sexo se identificará) Julia Aguilar, nos dice que antes de estirar la pierna y poner rumbo al banquete que los gusanos se darán a nuestra costa, conviene hacer una serie de cosas, a cada cual más estúpida e intrascendente. La extendida creencia en la superstición del ateísmo ha hecho estragos en las sociedades occidentales, donde ya nadie cree ni busca a Dios, o sea, a las imperecederas luces que en el corazón de los hombres moran, y la generalidad piensa únicamente en la mera satisfacción inmediata de los placeres mundanos, antes de que el vigor del cuerpo decline y se ciernan las larvas sobre ellos para merendárselos.

El artículo de nuestra amiga (o amigo, o amigue, sea lo que sea con lo que se identifique) es una sucesión de disparates, a cada cual más descabellado. Comienza con el consabido y muy manido mantra en las podridas sociedades paridas por la democracia de que Vida sólo hay una, y es un desperdicio no aprovecharla al máximo”. Dicha expresión suena tan estúpida a oídos de los hombres verdaderos, los hombres del conocimiento vehiculado por la tradición primordial pergeñadora de civilizaciones, que lo único que produciría sería risa, si es que no fueran tan nefastas las consecuencias de adherirse a semejante eslogan.

Los hombres de conocimiento, los sabios de todas las tradiciones espirituales, enseñan que no hay sólo una vida, sino dos:

 

  1. Una vida impostada, irreal, ilusoria, aparente.
  2. Una vida verdadera.

La vida impostada es aquella que se superpone, a modo de velo, al espacio abierto, luminoso e infinito de la consciencia eterna, sobre la cual las consciencias individuales son depositadas.

La vida verdadera es lo que se abre a la consciencia individual tras el abandono de la vida impostada en la irrealidad de su propia inexistencia.

Lo que caracteriza a la vida impostada es su precariedad, su inconsistencia, su inestabilidad, su mutación perpetua, su surgimiento y desvanecimiento constante, así como el sufrimiento que conlleva aferrarse a su ilusoria y transitoria realidad como si fuera la única realidad posible. Esto que acabamos de describir es lo que constituye el ego y su mundo, configurado sobre la base de una consciencia dual, fracturada, no unificada, de la existencia, que distingue entre el sujeto-observador y el objeto-observado, lo cual actúa como velo frente a la Verdad Primera y Última, trascendente, luminosa  y eterna que subyace a todo y que a todo sustenta.

Lo que caracteriza a la vida verdadera es justo lo contrario: la eternidad sin fin ni principio, la espaciosidad no obstruida ni condicionada, la claridad radiante en la luminosidad base irradiada de la fuente de las luces imperecederas, substrato, raíz y fundamento final de todo, sobre el cual son desplegados los accidentes temporales, los cuales, debido a la ignorancia, son tomados por reales, coagulándose así el espacio de la manifestación lumínica y produciéndose las sombrías formas de las consciencias individuales: los egos enquistados sobre sí mismos, al margen de la Verdad Eterna, Layla, que es la única que en todo momento se muestra.

Tras el levantamiento del velo de la manifestación física, lo que el común del ganado humano predominante en occidente conoce como “la fatídica muerte”, una nueva dimensión de la vida impostada se abre a la consciencia, en la que la inercia de aquello en lo que se anduvo en vida se pondrá de manifiesto, ya sea en las luces o en las sombras. Aquello que se cultiva en vida deja marcadas indeleblemente en la consciencia las semillas que madurarán luego, una vez desprendido el soporte físico del cuerpo, en todo tipo de experiencias bondadosas o tenebrosas; en lo que las distintas tradiciones espirituales califican como las regiones celestiales o infernales. ¿No se lo creen? El patético y ruinoso hombre occidental moderno ya no cree en nada de eso, pues ha evolucionado mucho, al abrigo de la democracia y al imperativo de los tiempos, que lo convocan a un progreso constante hacia la sima de su autodestrucción final, hasta quedar naufrago en medio de un mar de ponzoña, el mar del olvido de su auténtica naturaleza luminosa y eterna, en el mar de la inconsciencia, de la ausencia de Dios y de la ausencia de virtud desenraizadora de los resortes de sus funestos egos.

Esperen a ver, esperen, y verán lo que se les abre a la consciencia cuando estiren la pierna.

Sin embargo, ese nuevo escenario que se abre tras la muerte, esas nuevas formas que deambulan ante la consciencia, luminosas o tenebrosas, en función de la inercia de aquello en lo que anduvimos en vida, no dejan de ser también formas compuestas que vienen y van, tan ilusorias e irreales como las formas a las que nos asomamos en vida. La vida postmorten es una continuidad de la vida terrena, y ambas constituyen una vida impostada que se superpone, a modo de velo, a la vida verdadera en la plenitud de la consciencia que ha despertado a la realidad de que Ella, Layla engalanada de las luces imperecederas, es la única que surge, que permanece y que se desvanece; pues Ella es la única que, en todo momento, lugar y circunstancia se muestra.

Todo lo que propicie la toma de consciencia de la irrealidad del ego frente a las luces eternas se considera una noble virtud desenraizadora de los anclajes del impostor “yo” personal, como el amor, la generosidad, el desprendimiento, la bondad, la nobleza, la entrega desinteresada, etc.

Por el contrario, todo aquello que fomenta y afirma al ego se considera una actitud estúpida, conducente a perpetuar la ignorancia con respecto a lo que somos en nuestro fuero más íntimo, la realidad luminosa y eterna que a todo subyace, y que todo lo sustenta y alumbra.

Ejemplos de actitudes vitales sumamente estúpidas e ignorantes son aquellas de las que habla Alicia en su artículo, las cuales no hacen sino perpetuar la inconsciencia de aquellos que las practican, posibilitando así la apertura de los fosos de las tinieblas del inframundo tras la muerte física.

Veamos algunas de esas cosas que nos recomiendan los expertos occidentales en felicidad que hagamos con nuestras parejas, antes de ser pasto de los gusanos en la tumba.


Expertos occidentales en felicidad aconsejan hacer estas cosas con su pareja antes de morir:


tontos2.png

El hombre occidental moderno tiene a su disposición multiples formas de perder el tiempo haciendo el tonto.

Cocinar juntos. Contarle tus secretos a tu pareja. Salir de viaje juntos. Comer en la cama juntos. Leer el mismo libro. Tomar siestas juntos. Experimentar en la intimidad. Tener una mascota. Emborracharse alguna vez. Besarse bajo la lluvia. Practicar alguna actividad extrema. Hacer un maratón de sus películas o series favoritas. Vestirse igual, al menos un día. Tomar una ducha juntos.

Una lista de actividades espeluznantes, a cada cual más intrascendente, improductiva e inútil, propias de gentes con pocas luces que no hacen sino perpetuarse en la ignorancia con respecto a la consciencia luminosa y eterna que al velo de lo creado subyace, nuestra verdadera esencia.

Nosotros hemos elaborado también una lista de actividades que recomendamos hacer antes de que el velo de lo creado se desprenda y cada cual se una a su igual, en las luces o en las tinieblas. En despojosdeoccidente.org no somos expertos en felicidad mundana, como Alicia, la autora de la lista de actividades improductivas que hemos mencionado arriba, sino que somos expertos en desbrozar los egos, para que reluzcan por lo que son, por la realidad radiante de sus luces ocultas, y no por lo que aparentan; de modo que aquí aportamos estas recomendaciones vitales, por si alguien tiene a bien tenerlas en cuenta con vistas a su asentamiento definitivo en la otra vida.


Actividades trascendentes que ‘despojosdeoccidente’ aconseja para no desperdiciar la vida en banalidades.


  1. Estudiar todas las tradiciones espirituales y sus escrituras sagradas: la toráh (la biblia), los evangelios, el Tao Te King, el Dhammapada, los sutras budistas, los Vedas y el Sagrado Corán.
  2. Estudiar a los filósofos clásicos: Platón, Plotino, Sócrates, Heráclito, Aristóteles, Epicuro, Sófloques, Anaxágoras, Diógenes, etc.
  3. Practicar las nobles virtudes desenraizadoras de los engranajes del impostor “yo personal”, también conocidas como virtudes trascendentes, porque su cultivo impele a trascender la ilusoriedad del mundo aparente y propician la apertura del corazón a las luces magníficas. Entre ellas destacan:

a. La generosidad: dar generosamente activa y refuerza la consciencia de que el ser humano en realidad no posee nada en absoluto. Lo que damos jamás fue nuestro más que aparentemente.

b. La paciencia: el cultivo de la paciencia en la adversidad y en la bonanza refuerza y ensancha los corazones.

c. El amor: la entrega amorosa desinteresada en todo lo que hacemos debilita los egos y refuerza la visión trascendente de la existencia.

d. La sinceridad: el cultivo de la sinceridad es mortal para el ego, pues propicia su desenraizamiento y la consiguiente apertura a la Verdad, al estado de consciencia despierta.

e. El silencio: la práctica del silencio, interno y externo, es primordial para el desenvolvimiento de las luces constreñidas por el ego, pues el ego usa constantemente el diálogo interno y externo, para afirmarse a sí mismo, para afirmarse en su fantasmagórica realidad ilusoria.

Poner estas actividades en práctica es de vital importancia para cualquiera que no quiera morir ignorante. De ello depende lo que se abra a las consciencias tras este deambular mundano, como el Sagrado Corán indica:

“… temed el fuego cuyo combustible son los hombres y las piedras, preparado para los que en vida anduvieron velados con respecto a Nuestras Luces (los kuffar – incrédulos)”

 Corán 2:24

*

bella musica.jpg

Todo el mérito le corresponde a Ella.

¡Allahu Akbar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s