Un canto de amor en honor a Gopala.

Bhavayami Gopalabalam – Annamayya (1408 – 1503)
Adaptado al español –  despojosdeoccidente.org

Revestido con el resplandeciente manto
De la presencia Única,
Todo lo que me rodea es Él,
¡Gopala!

Los tonos azulados del mar
Recubren su cuerpo;
El colorido ámbar de los cielos que se alzan
Por encima de mi cabeza,
Es su túnica;
La fría brisa que me acaricia y susurra en mis oídos,
Es su melodía.
¡Oh! De instante a instante en todo le veo,
¡Gopala!

El sonido de las olas golpeando las rocas,
Me recuerda a los tintineos del fajín de su cintura.
El agua que chisporrotea,
Bajo el cálido sol de la tarde,
Son los brillantes ornamentos
Con los que Él se adorna.
¡Oh! Solo a ti te veo, Gopala,
En todo momento,
En cada instante.

La espuma que las olas del mar
Dejan en la orilla,
Son para mí los rastros de la mantequilla
Que Él en sus manos sostiene.
Él es el Señor de las colinas de Venkata,
Él es Gopala.
¡Oh! En todo le veo,
Y a cada momento.

Comentario:

Se desprendió del ojo de la visión todo rastro de alteridad, toda huella de visión dual no unificada, y solo Tú te muestras, Gopala, el Señor de las colinas de Venkata, Tú, Layla, engalanada con el manto resplandeciente de las luces imperecederas. El impetuoso avance del fuego de Tus fulgores adentrándose en el espacio abierto de la manifestación física prendió en mi ojo, y ahora las formas brillan por la luminosidad irradiada de su esencia, y no por lo que la ignorancia les imputa, ofuscándolas con el velo de las apariencias.

Nadie surge, permanece ni se desvanece sino Tu, Gopala; nadie se muestra, ni se perpetúa ni desaparece sino Tu, Layla, mi Amada eterna.

Que los avezados buscadores de la verdad no entiendan de las palabras de los sabios lo mismo que deducen los ignorantes, pues aquí no hay panteísmo que valga. Ella no son las formas, sino que las formas ya están muertas en la irrealidad de su propia inexistencia, reluciendo así radiantes en el espacio vacío de la manifestación, donde la única realidad, efectiva y en potencia, es la Suya.

En la comprensión de su realidad luminosa y eterna reasumida tras desprenderse del ojo el velo de la ignorancia imputadora de las formas externas autónomas que fingen ser reales en su apariencia ilusoria, descansan plenos de gozo los hombres de Dios, plenamente conscientes de que ellos y su Bienamada son uno y lo mismo, y que jamás separados anduvieron.

Bhavayami Gopalabalam – Annamayya (1408 –  1503)

Todo el mérito le corresponde a Ella

Comentarios

2 comments on “Un canto de amor en honor a Gopala.”
  1. Continuamos la guerra contra la decadencia y las decrépitas sociedades democráticas occidentales. Gracias por su visita.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s