Los proyectos educativos se quedan en palabras, según expertos.

Según los expertos en sistemas educativos al estilo occidental, es decir, los especialistas en educar a los niños en función de la cosmovisión atea y hedonista de la vida, de modo que el día de mañana se conviertan en unos auténticos degenerados que solo piensan en el sexo y en su apariencia física, advierten que “los proyectos educativos se quedan en palabras”, pero no dicen ni una sola razón de por qué ocurre eso. No explican las causas de que las sucesivas generaciones de jóvenes en España, y en todo occidente, sean cada vez más ignorantes, irrespetuosas, maleducadas y viciosas, y que solo piensen en pasárselo bien follando mucho y en las redes sociales.

A modo de muestra de la debacle que el sistema educativo ateo-hedonista occidental, impuesto por real decreto de la tiranía democrática, está causando entre los adolescentes, indicamos aquí este ejemplo extraído del periódico 20minutos.


20minutos.es 9-oct-2019
El 43% de los escolares de 14 años ha probado el alcohol y de estos, el 71% afirma que se ha emborrachado
Los expertos han subrayado el papel de la familia, que “muchas veces prefieren mirar hacia otro lado porque no saben cómo abordar el tema.”

¿Está esto bonito? No. Es un síntoma más de la inexorable autodestrucción final a la que occidente está abocado por su alejamiento de la Vía Revelada, siendo el Islam su manifestación última y definitiva.

Si comparamos este dato de la juventud degenerada española con el mismo dato de la juventud de un país civilizado como Irán, vemos que el contraste salta a la vista, para vergüenza de los expertos en sistemas educativos al estilo occidental.

En la República Islámica de Irán el 0% de los escolares de 14 años ha probado el alcohol.

¿Es esto algo malo? No. Es muy bueno que los jóvenes piensen en estudiar y en recibir una educación como Dios manda, y no en emborracharse.

0_62438_1.jpg

Ahora vamos a explicar, si Dios quiere, por qué los proyectos educativos de los centros de enseñanza de secundaria y bachillerato en España, y en todo occidente, son papel mojado que no sirven para educar sino para adoctrinar a los niños y jóvenes en la cosmovisión atea y hedonista de la vida, con lo que ello supone de perjudicial de cara a vivir en el futuro una buena, sana y estable vida, pues a una existencia miserable orientada en torno a los placeres mundanos y a todo aquello que contraviene la fitrah (la naturaleza original que hizo de molde para la creación del ser humano) los condena.

Los proyectos educativos del sistema de enseñanza occidental están abocados al fracaso, pues fundamentados están en la cosmovisión atea y hedonista del mundo. Lo primero que debería figurar en cualquier programa educativo es dilucidar quienes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. ¿Somos una casualidad del caprichoso azar? ¿Venimos del mono, aún sabiendo que no ha aparecido el eslabón perdido? ¿Existe creación, diseño, sin inteligencia creadora? Eso es lo que hay que dilucidar.

Luego, una vez descartada la superstición del ateísmo, y puesto que no existe creación sin creador, tampoco existe el sinsentido de la vida, es decir, todo lo que surge en el ámbito de la manifestación física tiene una finalidad. El sol alumbra, la luna rige las mareas, los océanos albergan una profusión de vida, el oxigeno sirve para ser respirado, los insectos esparcen las semillas, etc. Lo mismo ocurre en el ámbito de la creación humana, lo que el hombre crea lo hace con alguna finalidad, sea loable o deleznable.

Así pues, la razón de por qué hemos sido creados en esta forma magnífica y por qué se nos dotó de consciencia es lo primero que se debería inculcar a los niños en los colegios. Para ello hay que obligarles a estudiar (sí, obligar, de eso se trata educar) la filosofía clásica y las enseñanzas sagradas de todas las religiones.

Después hay que enseñarles valores, moral y ética según enseña la tradición primordial pergeñadora de civilizaciones. Enseñar que las nobles virtudes del amor, del pudor, de la castidad, de la sinceridad, de la generosidad, de la paciencia, de la modestia etc, son herramientas desenraizadoras del ego, y por consiguiente propiciadores del desenvolvimiento de las luces que constriñe, las luces eternas sobre las cuales las consciencias individuales son depositadas. Eso hay que enseñar a los niños, desde el ejemplo de los docentes (por eso los ateos no deberían dedicarse a la enseñanza), y luego matemáticas, poesía, filosofía, biología, etc.

Occidente ya no levantará cabeza, y está abocado a la autodestrucción final. Educar no es solo comunicar datos, sino fundamentalmente, transmitir convicciones internas de corazón a corazón. Por eso los educadores ateos no deberían tener cabida en el sistema de enseñanza. Por eso occidente es una fábrica de producción de infrahumanos, que se  han desprendido, por el atroz adoctrinamiento en el hedonismo, el feminismo, la diversidad de género, la homosexualidad, el ateísmo y el evolucionismo, de aquello que a la condición humana cualifica: la búsqueda de las luces eternas, la búsqueda de aquello que en nuestro fuero más íntimo somos, más allá de los ropajes de la apariencia.

guerra despojos.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s