Las puertas del abismo están abiertas, ¡corran hacia ellas!

Atención-Achtung-Attenzione

alarma1.jpg

El presente artículo es un ejercicio literario, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. La única motivación que nos mueve en nuestros escritos es el amor al ser humano. No obstante, si el señor fiscal del odio cree que con esto incurrimos en un delito de “hate speech”, estamos a su disposición para lo que sea que se nos requiera. Sólo tememos a Allah, el Uno-Único, el Hacedor Eterno, a cuyos pies todo lo demás yace muerto, el señor fiscal del odio incluido.

*

Matilde es un despojo de occidente, y aquí en este blog somos especialistas en desbrozar, desmembrar y deshuesar hasta a reducir a polvo los desechos de esta tierra maldita que pudre todo lo que toca en que se ha convertido España en particular, y todo occidente en general, tras el colapso civilizatorio propiciado por la democracia.

Matilde tiene 18 años y es un auténtico desecho humano. Al haber tenido la mala fortuna de nacer en el democrático e incivilizado occidente, no posee educación alguna, por lo que se encuentra en estado de infra-humanidad permanente. De esta forma, su consciencia queda constreñida al ámbito sombrío de lo puramente individual, al carecer de la habilidad requerida para el desenvolvimiento de sus luces ocultas, de modo que circunscrita queda a los estadios de la gratificación personal por medio de la satisfacción de los placeres inmediatos sin más trabas que las que le imponga su libre albedrío, residiendo en el sexo aquello que precisamente más excitación le produce, pues sus placeres son ciertamente intensos, aunque fugaces siempre.

Por ello, para perpetuar la excitación y que dicha emoción tape  el vacío existencial de su miserable existencia, a esta clase de personas, que en occidente vienen a ser ya la norma, no les queda más remedio que engancharse al sexo, y a todo ello que en su febril extravío consideran “cool” y digno de ser experimentado, es decir, todo aquello a lo que la tradición primordial pergeñadora de civilizaciones considera que es conveniente poner límites, con vistas a salvaguardar la integridad psicológica y física de los individuos. Así, vemos que Matilde, y los de su cuerda, a estas alturas ya el 99% de los que habitan las sociedades democráticas, se explaya en todo aquello que los humilla y degrada, a saber:

El sexo desinhibido, sin miramientos de edad (pedofilia encubierta), y con independencia de que la contraparte se considere hombre, mujer, trans, sexo-fluido, animal o vegetal. Sexo grupal, sexo interracial, sexo inter-especie (zoofilia), sexo con dolor (sado-maso), sexo especulativo (penetraciones mentales), sexo con cadáveres y sexo con los consanguíneos (incesto).

Absolutamente todo en la vida de estos depravados seres gira en torno al sexo, pues la emoción que despierta en ellos es la más poderosa en aras a olvidar el engendro en que se han convertido. El componente sentimental de las relaciones no es más que un añadido, un plus de distracción con respecto a su miserable, ruin y vacía existencia, la cual están abocados perpetuamente a disfrazar de placeres, para que no lleguen nunca a darse cuenta que están dilapidando sus vidas y que se han convertido en auténticos muertos vivientes, sin mundo interior, sin espíritu, sin luz y sin claridad de consciencia.

Estos sucios personajes, como Matilde, se han convertido en espíritus famélicos, incapaces de quedar saciados nunca con nada. Siempre hambrientos y necesitados de algo, por más que engullan emocionantes experiencias nuevas, siempre quieren más y más. Siempre tratando de no aburrirse, de no quedar satisfechos, pues el aburrimiento de la satisfacción es una puerta inquietante, tras la cual quizás descubramos que ese personaje que hemos creído ser, desde que tenemos uso de razón, no es más que un impostor, un ladrón que nos está robando constantemente la posibilidad de vivir una vida plena, verdadera y dichosa, la auténtica vida que subyace tras los aparatajes del yo; una vida, una realidad en todo contrapuesta a la perpetua infelicidad e insatisfacción del “yo” enrocado sobre sí mismo: un ámbito ciertamente esplendoroso, luminoso, radiante y eterno -nuestro hogar,  nuestra verdadera esencia-.

Al haber recibido Matilde la educación atea y hedonista que la democracia propicia, es desconocedora de que más allá de lo que cree ser se extiende una infinita planicie sobre la que son depositadas las consciencias. La planicie es un vergel frondoso, luminoso y de belleza radiante, regado por los soles magníficos del conocimiento de lo que somos más allá de esta ilusoria apariencia.

Matilde es una istagramer famosa con miles de seguidores, es decir, lo que se conoce como una influencer. El mes pasado acudió a la TV, en concreto al espacio televisivo de citas a ciegas “first-dates” de cuatroTV-españa, en busca de pareja; un programa de TV ciertamente deleznable convertido en una de las puntas de lanza de la ingeniería social avanzada pergeñada por la judería internacional con vistas a degradar al ser humano todo lo posible. First-dates se emite de lunes a sábados, y de 9:30pm a 10:30pm, un horario donde pululan los menores de edad por los hogares españoles, pues de eso se trata: de que los demoledores mensajes vertidos por la chusma que acude a ese programa llegue y cale en los más jóvenes.

Las cosas que dijo Matilde en su participación en ese show televisivo fueron tremebundas, espeluznantes; pero ya a estas alturas no sorprenden a nadie, pues normalizada está toda forma de inmundicia que traduce la ausencia de moral y de Dios en la vida del hombre moderno que habita las podridas sociedades paridas al calor de la tiranía democrática. En resumen, esto fue lo que  Matilde aportó a la agenda deshumanizadora de la gobernanza global satánica-judía:

Matilde afirmó que tiene varios folla-amigos de instagram, con los cuales se lo pasa bien, pero que acude al programa “first-dates” a conocer alguien “especial” que sea capaz de reconocer lo “especial” que es ella. Por su puesto, ella (o ello, o elle) está en contra de la monogamia, a la que considera un vestigio del pasado propio de personas que no han evolucionado con los tiempos y siguen encorsetadas a una moral tradicional inhabilitante con respecto a la posibilidad de vivenciar lo que significa verdaderamente ser libres, ser realmente felices. La felicidad, según Matilde y los de su cuerda (la generalidad del ganado humano en las sociedades occidentales) consiste en salir de tu zona de confort y experimentar cosas nuevas, nuevos deleites ocultos e inadvertidos para aquellos que siguen empeñados en seguir anclados al yugo de lo biológico, y así, por ejemplo, todos deberían jugar a la libre identificación sexual con vistas a acentuar el placer que implica trascender los límites de la naturaleza, de modo que puedan explayarse en los placeres sexuales sin las cortapisas de la moral tradicional y libres del terror de los sexos hetero-patriarcales convencionales.

Según Matilde es un verdadero horror que los padres le asignen un sexo a los bebés al nacer, en función de si vino al mundo con pene o con vagina. Los niños, según esta adalid de la infrahumanidad, deberían de permanecer con un género indefinido hasta que crezcan y decidan ellos mismos si ser hombre, mujer, trans, fluid-gender o lo que sea que les apetezca ser. Evidentemente, siguiendo la línea argumentativa de este pobre diablo, la educación no debe ser sexista, sino neutra, con vistas a trascender los roles que el hetero-patriarcado opresor lleva miles de años imponiéndonos.

El caso es que, aunque Matilde dice ser feliz, pues folla mucho, sin embargo siente una especie de vacío existencial que quiere colmar conociendo a alguien especial, para lo cual acude a la TV en busca de ayuda. Parece ser que ni en istagram, ni en los macro-botellones, ni en las discotecas, ni en las fiestas-aquelarres sexuales, ni en los conciertos de música degenerada, ni en la universidad, ni comprando el pan en el supermercado Matilde encuentra a nadie decente a quién conocer, que le llame la atención, más allá del deseo sexual que le suscita. Desde aquí ya le adelantamos que en la TV tampoco va a encontrar a nadie digno, pues todos los que acuden a ese programa (first-dates) en busca de pareja son tan sucios, pervertidos y degenerados como ella.

matilde1.png

En algún lugar del mundo incivilizado (occidente)

Matilde reúne todo aquello que cualifica el carácter, la idiosincrasia, del hombre moderno común que, al abrigo de la tiranía democrática y del malsano ambiente cultural impuesto por la judería internacional (el marxismo cultural), ha proliferado en todo occidente. Dichas características definitorias del ganado humano (goyim) occidental son:

Ateísmo.

La superstición del ateísmo, es decir, la creencia en la no eternidad de la consciencia, anda desbocada en occidente. Es necesario para la producción de sociedades hedonistas, y en consecuencia dóciles y fácilmente maleables a los intereses de la casta parasitaria judía, que el ser humano no crea en Dios, en su Creador, y que por  tanto no se ajuste a su guía moral revelada con vistas al establecimiento de sociedades nobles, decentes, sanas y justas.

Evolucionismo.

El evolucionismo es una superstición derivada del ateísmo. Para explicar el surgimiento del mundo sin Creador, sin Inteligencia Creadora, las élites judías tuvieron que recurrir a la doctrina evolutiva por azar desde la nada (Darwinismo); una auténtica patraña sin base científica alguna. El corolario del adoctrinamiento general en esta teoría materialista es que el hombre no es más que un simio sofisticado, que no existe vida post-morten, que no existe ajuste de cuentas, y que por tanto la finalidad de la vida es el disfrute despreocupado mientras se pueda, mientras el cuerpo aguante (hedonismo).  Los estragos del evolucionismo son más que evidentes hoy en día en las patéticas sociedades humanas materializadas bajo su influjo, sociedades decadentes, sin moral y  sin consciencia luminosa y trascendente.

Feminismo.

El feminismo es una perniciosa ideología que la judería se vio obligada a implementar para inocular en las mujeres el deseo por abandonar su quicio vertebrador: la maternidad. El resultado es que la mujer moderna ya no ve la maternidad como una fuente de genuina felicidad, sino como un obstáculo vital, una impedimenta al disfrute de la vida y a la propia promoción personal en el mercado de trabajo. Todo lo que no sea satisfacer y priorizar su maternidad, conforme al diseño de la fitrah (la naturaleza que nos es propia), deriva inevitablemente en trauma y psicopatía. A la vista está, si vemos aquello en lo que la patética mujer moderna se ha convertido.

Diversidad de género.

Otra doctrina altamente nociva inducida por la judería internacional es la ideología de género, la cual preconiza que la identidad sexual es un constructo cultural que nada tiene que ver con condicionamientos biológicos. Algo realmente satánico. De esta forma, según esta doctrina, somos libres de ser lo que queramos, de construirnos a nosotros mismos como nos venga en gana, lo cual incluye nuestra identidad sexual. Como sólo hay dos sexos biológicos (macho y hembra), los judíos tuvieron que recurrir a la palabra “género” para facilitar la enajenación mental de los creyentes en dicha teoría, los cuales tienen ya a su disposición un abanico cada vez más amplio de “sexos” con los que experimentar para ver con cual se sienten más cómodos y seguros, todos ellos reconocidos por la ONU.

De esta forma, cuando los médicos, y los padres, asignan el sexo de los recién nacidos en función de si tiene pene o vulva, lo hacen movidos por un influjo cultural latente fraguado durante milenios; pero, según los ideólogos del género, eso ya no tiene por qué ser así, pues hemos evolucionado mucho y muy rápido en las últimas 3 o 4 décadas, y gracias al progreso y a las bendiciones de la democracia ya podemos ser lo que queramos, podemos construirnos a nosotros mismos como nos plazca, podemos jugar a experimentar más allá de la zona de confort de los viejos convencionalismos, podemos ser felices enamorándonos de las personas con independencia del género con que cada cual se identifique, podemos ser felices penetrando o siendo penetrados, da igual que tengamos pene o vagina, pues lo mejor de todo es ser sexualmente versátil…, podemos en definitiva jugar a autodestruirnos. No hay más que ver los semblantes de la podrida juventud occidental; parecen endemoniados o, más bien, son demonios, llenos de grotescos tatuajes, perforaciones, colgajos, piercings, solnings…etc, y siempre enganchados a esos aparatos fluorescentes que portan en las manos. ¡Gentuza!

¿Saben dónde desembocará toda esta locura? Esto acabará en la libre identificación de la identidad propia más allá del soporte biológico, del cuerpo, es decir: el trans-humanismo, o el post-humanismo, como gusten de llamar. Pronto veremos proliferar las identidades virtuales/digitales, pronto el ganado humano empezará a descargar sus conexiones neuronales (su memoria) a la nube. ¿No se lo creen? Vean este video.

Animalismo-Ambientalismo.

El animalismo/ambientalismo es una corriente ideológica que promulga la criminalización del ser humano y la victimización de los animales, de las plantas y, en general, de la naturaleza. Según esta retorcida corriente doctrinal, muy del gusto del hombre occidental moderno, el ser humano es una especie de error fatal, un capricho del azar evolutivo que jamás debió de producirse, un virus que, por el bien de los animales, de los elefantes, de las jirafas, de las ballenas, de las cucarachas, de las plantas, etc, debería quedar extinto.

*

Las puertas del abismo están abiertas, y los chamanes del mundo moderno, los nuevos adoradores del becerro, nos gritan: ¡corran hacia ellas! Nosotros no vamos a ir a ninguna parte, vamos a seguir aquí atrincherados en este blog de despojos pegando tiros a discreción en dirección a las hordas de endemoniados que por doquier nos enciman. Si Dios quiere, no nos desplazaremos ni medio gramo de nuestra sagrada humanidad no deconstruida, y seguiremos siendo un faro para aquellos que barruntan que algo no marcha bien en este desquiciado mundo democrático y postmoderno.

El tiempo se agota, de aquí a 15-20 años van a suceder cosas terribles; cultiven las luces mientras aún están a tiempo. Cuando se descorra el velo cada cual se unirá a su igual, en los resplandores o en las sombras. ¡No descuiden lo realmente importante en detrimento de ustedes mismos!

guerra despojos.png

¡Allahu Akbar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s