Volveremos a andar en la pureza.

Volveremos a andar en la pureza
Sobre la vastedad de la fértil tierra
Regada por los rayos de los resplandecientes soles
De la presencia del Gran Espíritu
Que todo lo preside y todo lo regenta.

Volveremos a transitar la frondosidad de los vergeles
Alumbrados por las luminarias eternas
En la despreocupación y el gozoso deleite
De la amistad sincera.

Volveremos a hollar los afluentes hacia la perfección
En armonía con la madre naturaleza
Tras este largo extravío por el olvido de la bondad y la verdad,
Soterrada bajo el frustrante lastre
De los egos impostores.

Cuando el último hombre sabio
Que ostente el conocimiento sagrado muera,
Ella se echará de menos a Sí misma y se precipitará,
A través de las puertas del cielo abiertas,
Para recomponer el espejo de las derruidas consciencias,
Sanar sus heridas y volver a unir sus fragmentos;
Entonces volveremos a andar en la beatitud,
Entonces volveremos a caminar en la belleza y en la luz,
Entonces volveremos a andar en la radiante pureza.

– Uzman García

Comentario.

Un bello poema de nuestro amigo y colaborador Uzman García que nos habla de volver a establecernos en la pureza perdida tras el largo extravío del olvido de nuestra luminosa y eterna realidad interna, no nacida y no muerta, que en los corazones mora. Al contrario de lo que piensa el ganado humano amodorrado en los convencionalismos de la satánica modernidad al abrigo de la tiranía democrática, el ser humano, desde su puesta en escena no ha evolucionado, sino todo lo contrario, ha involucionado desde la consciencia de la sagrada unidad que todo lo preside y regenta, hasta la cima de lo que la modernidad viene en llamar “el progreso”… ¿progreso hacia donde? Hacia las catacumbas de la proliferación de los trastornos, los traumas y las psicopatías que traduce una vida alejada de la fitrah, la naturaleza original que hizo de molde para la creación del ser humano, en la cual están codificadas las vías de acceso a la plenitud y la dicha por la realización de lo que somos en nuestro fuero más íntimo.

En el decadente occidente el ser humano se ha olvidado de Dios, de Allah, de su Creador, y en consecuencia Él se ha olvidado de los hombres. Las vías de acceso al desenvolvimiento de las imperecederas luces que a todo subyace, las puertas de la fitrah, están obstruidas por el constructo cultural de las modas, de las tendencias, de las nuevas tecnologías, de las ideologías a contra-natura forzadas a constituirse en los nuevos estándares sociales – feminismo, libre elección de la identidad sexual, hedonismo exacerbado, la libre exploración del placer sexual fuera de los límites tradicionales, negación de la monogamia, etc- , y en consecuencia la vida del hombre occidental moderno se encuentra en estado de decrepitud moral, espiritual y psicológica como nunca antes en la historia.

Ante esta involución, a estas alturas ya irreversible, el hombre moderno está ya condenado a acabar suicidándose o a sobrevivir a base de las drogas legales que les recetarán los médicos para que puedan ir soportando, en la inconsciencia química inducida, la descorazonadora realidad de aquello en lo que ha devenido su miserable existencia.

Sabemos que el actual ciclo involutivo humano está próximo a culminarse y a cerrarse, pues hemos estudiado la tradición primordial pergeñadora de civilizaciones, siendo el Islam su manifestación definitiva y última, por lo que sabemos que lo que caracteriza el fin de los ciclos es lo que ocurre precisamente ahora mismo, en este pestilente mundo democrático y moderno.

Las señales anunciadores del reset humano se han cumplido, están delante nuestra, nos las escupen a la cara cada vez que salimos a la calle a dar un paseo. Una sociedad podrida, sin valores, sin respeto, sin vergüenza, donde las mujeres parecen hombres, y los hombres parecen mujeres; fealdad y homosexualidad rampante, asesinato en masa de bebés en los vientres de sus madres, violencia gratuita…

En varias décadas los cielos y la tierra serán enrollados y vueltos a desenrollar de nuevo, en una creación nueva en la que se instalarán dos platillos y una balanza. Cultiven las luces mientras aún hay tiempo.

pureza2

Todo el mérito le corresponde a Ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s