Acerca del no condicionamiento de la consciencia – Un poema de Eihei Dogen (4)

Acerca del no condicionamiento de la consciencia.
Un poema de Eihei Dogen (4).

abuddhistlibrary.com

Adaptado al español – despojosdeoccidente.org

 

Aves acuáticas

Yendo y viniendo;

Aunque sus huellas desaparecen en el agua

Ellas nunca olvidan el camino.

COMENTARIO:

Esta joya de sabiduría del gran maestro japonés Dogen lleva por título: “Acerca del no-condicionamiento de la consciencia”, y trata de la realidad luminosa y eterna que se abre a la consciencia de los hombres una vez desarticulados los egos impostores que a modo de velos ensombrecen sus ocultos resplandores. El ego es la realidad impostada (ilusoria/ficticia/aparente) de las identificaciones personales, proyectadas sobre el espacio abierto, infinito y eterno, sin fin ni principio, y radiantemente luminoso que subyace al velo de lo que creemos ser (el juego de las identificaciones egocéntricas) frente a la realidad de nuestra verdadera esencia: el espacio infinito, sobre el cual las consciencias parciales/individuales son depositadas/desplegadas.

Las aves acuáticas del poema de Dogen representan el dinámico fluir inobstruido de la consciencia (el agua), cuyo discurrir eterno produce ondas, fluctuaciones, que al ser tomadas por reales, es decir, al imputarles/atribuirles una realidad/entidad propia al margen de su verdadera esencia de agua, se manifiestan de forma fracturada con respecto a su fuente, dando así inicio a la ilusoria aparición de las formas autónomas que parece que van y vienen; cuando en realidad lo único que desde el principio se manifestó fue su agua: la consciencia eterna y libre del condicionamiento de las imputaciones egóticas.

Los hombres de Dios, aquellos que saben que todo yace muerto excepto la faz de su Señor, la realidad luminosa y eterna que a todo subyace, no están en las caprichosas fluctuaciones de sus egos, sino en la luz que los alumbra, esto es: los hombres de Dios, los sabios, reasumieron su agua, quedando así indiferenciados de la fuente de la que todo dimana. Los sabios están en el océano de la presencia única, y no en sus perturbaciones temporales, no en sus identificaciones egocéntricas, a las cuales ven surgir y desvanecerse en su propia nada, al igual que el rastro de huellas, que en su avance dejan las aves acuáticas, se desvanece en el agua.

Los hombres de Dios jamás pierden de vista el camino de vuelta a la luminosa realidad de su verdadera esencia, al igual que las aves acuáticas siempre recuerdan el camino, aunque su rastro se pierda; pues saben que todo lo que no es Ella, la conciencia luminosa y eterna, brilla siempre por lo que es: luz sobre luz, y no por lo que aparenta.

UN EJEMPLO PRÁCTICO CLARIFICADOR:

locas1.png

Tres feministas. Sus elóganes son: no a la religión, el apocalipsis de Mursi, la religión es esclavitud, no al Islam, sí al secularismo, la sharía (la guía hacia el desvelamiento de las luces constreñidas por los egos) no es una constitución.

Estas tres pobres e infelices mujeres (hombres o trasns, ya que no sabemos con qué género se identificarán), se creen que son libres, se creen que son feministas, se creen que están haciendo una labor encomiable, se creen que la religión es esclavitud, se creen que la libertad es la exaltación del libre albedrío, se creen que sus cuerpos les pertenecen, pudiendo hacer con ellos lo que les venga en gana, se creen que follar es muy divertido, y que tener reparos en lo que respecta al disfrute desinhibido del sexo es de tontos y propio de personas que no han evolucionado lo suficiente, se creen que el hetero-patriarcado mata, creen en las relaciones sentimentales poli-amorosas, se creen que la maternidad es una pulsión biológica castrante y limitadora, se creen que el ser humano evolucionó del mono, se creen que la vida no tiene sentido más allá del disfrute mundano… se creen… se creen…

Estas pobres infelices están persiguiendo sombras, pues no están en su agua, en su realidad trascendente, luminosa y eterna que al velo de lo creado subyace, sino que están perpetuadas en las caprichosas fluctuaciones de sus egos impostores, quedando así veladas con respecto a la fuente de las luces primigenias que todo lo alumbran. Estas pobres mujeres de la foto acabarán seguramente suicidadas, o drogadas y alcoholizadas, o medicadas con somníferos por prescripción médica para poder sobrellevar en el sopor químico inducido el engendro en que se han convertido por su alejamiento de la vía revelada, siendo el Islam su update final y definitivo. Estas pobres diablas acabarán muy malamente porque no saben que el camino hacia la plenitud de lo que somos es el desenvolvimiento de las luces que los egos constriñen, por medio del cultivo de las nobles virtudes desenraizadoras de las identificaciones egóticas.

bella agua1.jpg

Esto sí es una mujer.

Todo el mérito le corresponde a Ella.

¡Allahu Akbar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s