Un canto a las desgracias que azotan nuestras vidas.

60 cantos de milarepa (n. 12)
Adaptación al español, despojosdeoccidente.org

[Viene del canto anterior, el número 11]

”Esto que acabas de decir me es de mucha ayuda”, le dijo el anfitrión de la casa, “pero por favor, háblanos más acerca de la realidad del Karma (ley de causa-efecto) y del sufrimiento del nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte, para así poder obtener una mayor convicción de las enseñanzas sagradas (Budadharma)”. En respuesta Jetsun Milarepa cantó esto.

Y así cantó Milarepa:

Por favor, escuchad estas palabras,
Queridos amigos aquí reunidos.

Cuando sois jóvenes y vigorosos
Nunca pensáis en la llegada de la edad avanzada,
Pero se aproxima de manera lenta y segura,
Al igual que una semilla que va creciendo bajo tierra.

Cuando estáis fuertes y saludables
Nunca pensáis en las enfermedades,
Pero de repente sobrevienen con la fuerza
De un repentino rayo.

Cuando estáis envueltos en los asuntos mundanos
Nunca pensáis en la muerte,
Pero la muerte llega repentinamente
Envolviendo como un trueno la cabeza.

La enfermedad, la vejez y la muerte
Siempre se acaban encontrando;
Como hacen la boca y las manos.
A la espera de su presa, Yama (la muerte),
Acecha a su víctima
Cada vez que alguna calamidad le visita.

Los gorriones vuelan en fila,
E igualmente la vida, la muerte y el Bardo (estado intermedio)
Se suceden;
Estos tres vecinos nunca se separan de ti
Y siempre te acaban visitando.
Siendo así las cosas:
¿No tenéis miedo de vuestras actitudes vitales perniciosas?

Como afiladas flechas aguardando emboscadas
Las tenebrosas experiencias infernales aguardan
Para abrirse a vuestras consciencias;
Os aguarda volver a la vida (metafísica)
Como espíritus famélicos o como bestias.
Ese es el destino que estáis fraguando.
Una vez que caes en las trampas de los señuelos
De los apetitos mundanos,
Difícilmente podrás escapar de ellos.

¿No sois conscientes de las miserias
Que experimentasteis en el pasado?
Seguramente más miserias y desgracias están por venir.
En la vida los males se suceden
Como las incesantes olas del mar.
Apenas pasa un dolor, otro llega
Para ocupar su lugar.
Mientras no te liberes,
El dolor y el placer vienen y van de forma caprichosa
Como los transeúntes en la calle.

Los placeres son fugaces
Como un baño de sol;
Transitorios, como las repentinas tormentas de nieve
Que descargan sin previo aviso.
Al recordar estas cosas:
¿Por qué no practicáis el Dharma (las enseñanzas sagradas)?

COMENTARIO:

El maestro ha hablado, desde su refugio de montaña sigue clamando la verdad, pero ¿quién tiene oídos hoy en día para oírla? Son tiempos difíciles, los últimos tiempos, los tiempos finales previos a la culminación de la involución del hombre por su alejamiento de los soles resplandecientes que todo lo alumbran; por su alejamiento de la vía revelada (siendo el Islam su update último) hacia el desenvolvimiento de las imperecederas luces que los egos constriñen.

El tiempo se agota. Nunca antes en la historia del ser humano, desde que fue depositado aquí en esta excelsa planicie de la tierra bajo la cobertura protectora de una cúpula celeste repleta de astros, ocurrió lo que ahora vemos delante mismo de nuestros ojos: a tal extremo se ha llegado que la gente se enorgullece de sus propios pecados, de sus transgresiones, de sus actitudes vitales perniciosas, venenosas y contaminantes. Orgullosos de ser homosexuales, orgullosas de ser empoderadas feministas, orgullosos de sus logros personales aún a expensas de pisar a quien sea, orgullosas de haber frustrado su maternidad y de matar a sus hijos en sus vientres, orgullosos de llevar al asilo de ancianos a sus padres para que se pudran de pena, orgullosos de las victorias de sus equipos de fútbol, orgullosos de los viajes exóticos que han realizado para conocer otras culturas (ya que la occidental está derruida), todas ellas hetero-patriarcales… orgullosos de regodearse en toda forma de inmundicia a contra-natura, orgullosos de ser unos degenerados.

Sigan haciéndole el juego a sus egos, y verán como terminan.

bella velo2.jpg

El mérito le corresponde a Ella.

*

ÍNDICE – 60 cantos de milarepa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s