Cariño, cállate la boca.

Cariño, cállate la boca (blues) – John Mast

Adaptado al español – despojosdeoccidente.org

Sábado por la noche,
Mujeres semidesnudas borrachas bailando en la calle
Con una botella de vino en la mano;
Desde aquí puedo oler su apestoso hedor.
Sábado por la noche,
Estoy intentando pensar un momento,
Intento concentrarme en mis pensamientos,
Así que no me molestes y cállate la boca, cariño.

Este blues es a causa tuya,
Me rompiste el corazón
Y me quebraste el espíritu.
Ahora no estoy contigo y tú eres feliz.

Este blues es a causa de tu amor,
Un blues que suena cada noche que
A causa de tu frivolidad
Haces llorar a la luna.
¡Oh yeeeaaahhh… señor ten compasión!

Intento pensar un poco… cállate la boca, cariño.
Ahora todo es más fácil, tú sigues tu solitario camino,
O no tan solitario algunas noches.
No he vuelto a marcar tu número,
Y espero no hacerlo;
Pero algo me dice que me llamarás tú.
Estoy intentando pensar un momento,
Intento concentrarme en mis pensamientos,
Así que no me molestes y cállate la boca, cariño.

COMENTARIO:

Sábado por la noche, España, en cualquier ciudad o pueblo medianamente grande; mujeres borrachas y semidesnudas berreando por la calle con una botella de rebujito (vino y gaseosa) en la mano. Mujeres empoderadas aprovechando la vida antes de que el vigor decline y ya no les sea posible explayarse en los disfrutes mundanos. Si se quedan embarazadas, no hay problema, extirparán a sus hijos de sus entrañas. Si se quedan traumatizadas por habituarse a todo aquello que las denigra y humilla, tampoco pasa nada, pues para eso están los psicólogos y psiquiatras, que con sumo gusto las atenderán y les recetarán anti sicóticos, anti depresivos y somníferos para poder conciliar el sueño por la noche.

Si llegan a la cuarentena de edad y siguen estando sin marido, sin hijos y pensando sólo en disfrutar de la vida y en ganar mucho dinero, en ello no hay ningún mal, pues todavía se ven lozanas y capacitadas para explorar nuevas sensaciones, nuevas emociones, nuevas sexualidades.

Si llegan a la sesentena de edad y ya ningún hombre se fija en ellas, ¿cuál es el problema? Se prejubilan y así pueden dedicarse a viajar.

Si llegan a la ochentena de edad… los animales de compañía no juzgan, ellos se limitan a dar cariño sin reparar en sus miserables existencias desperdiciadas y arrojadas al estercolero de la vida. Ahora estas mujeres empoderadas feministas tienen pesadillas, se ven a sí mismas semidesnudas y borrachas, berreando por la calle, mientras unos profundos ojos oscuros de hombre la miran y le dicen: “cariño, cállate la boca”.

beso1

Dedicado a las mujeres que a sí mismas no se odian.

*

Cariño, cállate la boca (blues) – John Mast

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s