Somos supervivientes de una era post-feminista.

Somos supervivientes de una era post-feminista, somos los últimos inquebrantables, los últimos hombres libres tras la hecatombe humana del año 2033 de la era cristiana (año 0 de la era del Pacificador del Mundo). Desde su escondrijo en la derruida ciudad de Sevilla, otrora joya resplandeciente del saber, uno de los nuestros sigue transmitiendo señales piratas en la matriz neuronal del Gran Hermano, el ordenador cuántico al que todos los supervivientes al colapso civilizatorio quedaron conectados por decreto imperativo del Pacificador del Mundo, el mesías judío, esto es: el anticristo anunciado y largamente esperado por los cristianos, y el dajjal de los musulmanes, el último de los tiranos globalistas regentes antes del restablecimiento de las luces alumbradoras de un nuevo renacer humano. Hemos captado la señal encriptada que nuestro amigo Uzman García ha inoculado  en la red de redes tras hackearla, y esto es lo que nos transmite al respecto de aquel pasado oscuro y premonitorio de la actual zozobra espiritual, moral, cultural e intelectual que asola al mundo de hoy en día tras el apocalipsis feminista:

barba1.jpg

Uzman García – Sevilla, año 7 de la era post-feminista (también conocida como “era del Pacificador del Mundo”)

Año 2040 de la era cristiana.

[clave: decimonovena]
[contra-clave: tercera]
[cifrado: primer estándar]
[contra-cifrado: cuarto estándar]

Tras más de seis décadas de inmisericorde adoctrinamiento feminista la hecatombe humana era ineludible, inevitable. Los hombres paulatinamente fueron deconstruidos y afeminados, en orden a salvaguardar la integridad mental y física de las mujeres, pues según preconiza dicha satánica ideología, la masculinidad es una inclinación venenosa que durante milenios ha tenido sometidas y humilladas a las féminas, abocándolas a una miserable vida hogareña al cuidado de sus hijos y de su marido, con lo que ello conlleva de trabajo-esclavo no remunerado: limpiar, cocinar, lavar la ropa, coser, echar de comer a las gallinas, jugar con los niños y colmarlos de besos, hacer el amor (lo que los ideólogos post-feministas denominan: “dejarse violar por su marido”), etc. Ese horror “hetero-patriarcal” llegó a su definitivo fin en el año 2033 de la era cristiana, cuando los últimos hombres no deconstruidos (para volver a ser construidos de nuevo según los satánicos  designios del malsano ambiente cultural propiciado por los expertos en comportamiento social y en felicidad mundana)  abandonaron la sociedad  y se echaron al monte, al resguardo de la policía del pensamiento único, el pensamiento homosexualizador, auto-degradante y hembrista; el pensamiento hegemónico al que todos debían adherirse so pena de ser sospechosos de terrorismo masculinista.

De este modo, el último remanente humano de hombres no avergonzados de su masculinidad, así como las últimas mujeres orgullosas de serlo, desapareció del escenario existencial en lo que respecta a la nueva realidad virtual que el ganado humano en esta nueva edad post-feminista se vio obligado a adoptar, como medida paliatoria e inhibidora del  innato impulso natural por ser lo que somos, por ser la expresión viva de la naturaleza que nos es propia (la fitrah). ¿A qué nos estamos refiriendo, de qué estamos hablando?  Hablamos de que el líder supremo, el Pacificador del Mundo, el mesías judío (o sea, el anticristo) decidió que la mejor manera de impedir un nuevo brote de terrorismo masculinista era trascender el componente biológico, en el cual va impresa la fitrah (nuestra natural esencia), de modo que a partir de ahora, tras quedar el hetero-patriarcado derruido y derrotado, se implementaría una realidad virtual en base a una IAC (Inteligencia Artificial Cuántica), a la cual todos se conectarían, a la vez que los cuerpos humanos pasarían a ser reciclado en la tierra. De esta forma, la realidad proyectada a nivel neuronal de los individuos (meras identidades virtuales) sería siempre de corte feminista y acorde en todo a la perspectiva de género y a los derechos humanos.

virtual1.png

En la etapa inicial de la implementación de la IAC se fomentó la proliferación de dispositivos de “realidad ampliada” para  habituar al ganado humano a vivir una vida impostada/falsa pero muy placentera. Finalmente todos adoptaron una identidad digital/virtual y sus cuerpos biológicos fueron reciclados en la tierra, trascendiéndose así definitivamente la muerte consustancial a la vida.

En la nueva era post-feminista todos viven unas vidas felices y risueñas, tan felices y risueñas como impostadas, ilusorias. No así nosotros, los últimos hombres y mujeres libres, los últimos inquebrantables frente a los satánicos designios del Pacificador del Mundo; hombres y mujeres no desconstruidos y orgullosos de ello, orgullosos de conservar nuestros cuerpos biológicos y de atender a los llamados de la fitrah, con todo lo que ello conlleva de sufrimiento y de fatiga, pero también de gozo y de dicha.

En nuestras pequeñas comunidades de seres humanos libres, desperdigadas a lo largo y ancho de toda la planicie de la tierra – en páramos desolados, en refugios de montaña casi inaccesibles, o en valles olvidados de los que nadie se acuerda-,  las mujeres no se sienten humilladas por quedarse en los zulos en los que nos escondemos para evitar ser encontrados y conectados a la IAC, sino que están muy felices y complacidas con sus labores: echar de comer a las gallinas, limpiar, jugar con los niños y colmarlos de besos, etc, mientras nosotros salimos a jugarnos la vida en busca de las habichuelas, sabiendo que la policía del pensamiento anda siempre al acecho para exterminarnos.

E igualmente, cuando nos unimos sexualmente a nuestras amadas y amantes esposas, no sienten que las estemos violando (como se pensaba antes de la culminación de la hecatombe feminista), sino todo lo contrario, que las estamos amando. Mientras las estamos penetrando y adentrándonos en ellas, ellas no sienten sino que un hombre como Dios manda se abre paso buscando el clímax de la paz y del sosiego tras toda una dura jornada fuera, al igual que nosotros sentimos que una mujer como Dios manda amorosamente nos envuelve con su calidez interna, mientras busca expandir los horizontes del placer en la plenitud de saberse indiferenciada del hombre al que ama. Se trata de una experiencia deliciosa, que el ganado humano conectado a la IAC jamás podrá descubrir ya por haber sido sus cuerpos biológicos reciclados.

Ellos, los hombres y mujeres virtuales jamás sabrán lo que es la libertad, pues están a expensas de vivenciar lo que sea que el Pacificador del Mundo (el anticristo) determine que sea codificado para ellos. La vida de los individuos de la IAC fluctúa así siempre entre una multitud de variados disfrutes y experiencias fantásticas, pues no ha lugar atormentarlos con guerras y calamidades ahora que han sido esclavizados, entre las que destacan:  la exploración sexual arbitraria más allá de los estereotipos de la pasada era biológica – esto es, no hay dos sexos sino una multiplicidad de “géneros” a ser descubiertos y disfrutados-, y los viajes astrales a otras galaxias para conocer otras culturas, tan irreales y fantasmagóricas como la suya.

Desde nuestro refugio en las estribaciones del desierto norteafricano (Sevilla), seguiremos emitiendo señales e infiltrándolas en la red neuronal de la Inteligencia Artificial Cuántica (IAC) que tiene sojuzgada a toda la planicie de la tierra…  si Dios quiere.

Fin de la emisión.

Sevilla, año 2040 de la era cristiana. Día y mes desconocido. Nodo emisor desconocido. Nodo receptor desconocido.

Fátima.jpg

Todo el mérito le corresponde a Fátima, poderosa, radiante y orgullosamente establecida en su feminidad sagrada.

Comentarios

One comment on “Somos supervivientes de una era post-feminista.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s