Vivimos en la era de la ignorancia.

Un poema de Eihei Dogen
Adaptado al español por despojosdeoccidente.org

¡Qué maravilla!

Estudiando las palabras de los sabios del pasado

Te desprendes de los ropajes

De este falso mundo.

Comentario:

Así es, estudiando a los sabios del pasado uno deviene libre del condicionamiento de los apegos mundanos; mientras que estudiando a los sabios del mundo moderno uno deviene en un personaje que se cree que la libertad es explorar desinhibidamente excitantes y fascinantes emociones nuevas.

Así es, estudiando a los sabios del pasado uno logra erigirse en la luminaria que alumbra las luces eternas ocultas tras el velo de la manifestación física; mientras que estudiando a los sabios del mundo moderno uno deviene en una feminista empoderada o en un homosexual degenerado orgulloso de serlo.

Así es, estudiando a los sabios del pasado uno deviene indiferenciado de la fuente de las luces primigenias, no nacidas y no muertas; mientras que estudiando a los sabios del mundo moderno uno deviene en un influencer que escribe en las redes sociales con miles de seguidores, dedicado a esparcir la mierda de la cosmovisión atea, hedonista e intrascendente de la vida.

Así es, estudiando a los sabios del pasado las agitadas aguas de los perturbados y perturbadores egos devienen calmas y confluyen al océano sin orillas de la presencia única; mientras que estudiando a los sabios del mundo moderno uno deviene en un contumaz y febril hedonista como consecuencia de su creencia supersticiosa en el ateísmo, esto es: en la creencia de que la vida no tiene otro sentido que vivir apasionadamente.

Así es, estudiando a los sabios del pasado uno comprende que la tierra es una hermosa planicie protegida por una deslumbrante cúpula dorada cuajada de astros rutilantes que la circunvalan, en donde la noche y el día se alternan, y donde el hombre fue depositado para que enseñoreara la creación y glorificara, no a sí mismo, sino al Creador de todos los mundos;  mientras que estudiando a los sabios del mundo moderno uno llega a creer tonterías como que el mundo y la consciencia surgió por azar desde una ameba oceánica, y que la tierra es una pelota voladora perdida entre trillones de remotas galaxias y agujeros de gusano que solo existen en las infografías de la NASA, de modo que al ser solo simios sofisticados que progresaron mucho, la única finalidad de la vida es disfrutar a tope antes de que nos arrojen a alguna residencia de desechos humanos donde terminar de podrirnos.

Así es, estudiando al maestro Dogen, a Rumi, a Milarepa, a Gotsampa, a Abu Yazid al-Bistam… estudiando a los sabios musulmanes, estudiando a los sabios de la cristiandad ortodoxa (no el catolicismo, devenido en un culto new-age gracias al hereje antipapa Francisco), estudiando a Plotino, a Socrátes, a Platón, a Aristóteles… estudiando a Buda, estudiando a los hombres de Dios uno deviene libre de los influjos del maligno que a este bajo mundo nos ata; mientras que estudiando a los sabios del mundo moderno uno pierde su condición humana al quedar desecho el espejo de la consciencia, la cual ya no reflejará las imperecederas luces que en los corazones moran, sino las fantasmagóricas sombras que los egos proyectan.

Vivimos en la era de la ignorancia generalizada y ya apenas hay seres humanos, sino sólo transgéneros, demócratas y otras especies anómalas igualmente dañinas.

Y lo peor está por llegar… abandonen las grandes ciudades y establezcan pequeñas comunidades rurales si quieren sobrevivir a lo que se viene encima.

La gran guerra es inevitable, y será a bombazo nuclear atómico. La triste y patética juventud occidental intentará subir a las redes sociales los selfis con los hongos nucleares, y 0,01 segundo más tarde quedarán achicharrados. Luego despertarán a otra realidad, sin fiestas del orgullo gay, sin feministas, sin istragram, sin padres, sin madres, sin hermanos, sin amigos, sin mascotas… estarán solos, completamente solos asomados a un fuego que se cierne, un fuego que cada vez que se enfríe será avivado, y cada vez que decline será azuzado. En esa nueva realidad que se abra a la consciencia sabrán que despertaron del sueño de la vida para siempre… y que perdieron el tiempo inútilmente.

Cultiven las luces, no malgasten sus vidas.

mujer bella1

Todo el mérito le corresponde a Ella.

¡Allahu Akbar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s