Florín y las mujeres de Estambul nos demuestran que otro mundo es posible.

Florín es un músico rumano callejero que trae locas a las mujeres de Estambul, y de medio mundo. Florín es un hombre de mediana edad, que rondará los 45 años, con semblante de cara marcado y duro, bizco de un ojo y cojo; le falta una pierna a la altura de la ingle, por lo que usa una muleta adaptada con esparadrapo a sus particulares necesidades. Florín es un músico ciertamente cojonudo con un virtuosismo inusitado y un sentido del ritmo endiablado que, unido a la majestuosa nobleza de su porte de hombre forjado en la necesidad y en la derrota, las trae locas. Las mujeres de Estambul, y de todas las ciudades donde nuestro querido amigo para a ganarse la vida con sus bellos cantos, están de él enamoradas y no pueden dejar mirarlo mientras hace desprender de su acordeón esas fantásticas y vertiginosas melodías.

Algunas, incluso, llegan a perder la cabeza y le bailan, atraídas por el encanto de su voz rota y de su atracción irresistible, mientras él les recita acompasados y apasionados cantos al son de unas dulces tonadillas. ¿Qué más le puede pedir un hombre a la vida que una preciosidad de mujer, como la del video que adjuntamos abajo, te baile de esa forma y te sonría al son de tu música y de tus coplillas?

Florín es un hombre feliz, porque Florín es un hombre libre. Va a donde quiere, duerme donde quiere, come donde quiere, se planta con su muleta y su acordeón donde quiere… y todas las mujeres le adoran. La tristeza, patente en sus marcados y profundos rasgos de hombre curtido en la dificultad, es mecida y aliviada, al son de sus melodías, a los cuatro vientos en cualquier esquina o plaza de Estambul, y de medio mundo, para recordarnos que otro mundo es posible, que la bondad es posible, que la generosidad es posible, que el desprendimiento es posible, que la amabilidad es posible, que la honestidad es posible, que la nobleza es posible, que la caballerosidad es posible… y que la feminidad también es posible.

Definitivamente otro mundo es posible, sin transgéneros, sin feministas, sin machistas, sin ateos, sin demócratas, sin hedonistas, sin orgullo gay, sin cualquier clase de orgullo y, lo más importante de todo, sin niñatos influencers.

A continuación compartimos el video que antes mencionábamos, en el que Florín y una bella bailarina espontánea nos recuerdan las bondades del amor y de la buena educación. Este video debería ser de obligada visualización, análisis y estudio en todos los centros educativos, públicos y privados, de España y de todo occidente, acompañado de la debida instrucción y guía de los profesores según una cosmovisión trascendente (islámica) de la vida. No va a ocurrir, sino que por el contrario los que instruyen, y seguirán instruyendo, a los niños serán los educadores debidamente formados en la perspectiva de género, los feminismos, el homosexualismo, el igualitarismo, el ateísmo, el evolucionismo por azar desde el mono y el relativismo moral, según el cual todo es malo o bueno en función si de ello se deriva un placer, un beneficio y un crecimiento personal. Ojalá todos esos educadores expertos en contaminar la mente de los jóvenes puedan seguir creciendo como personas hasta que sus personas les revienten en el hocico, para alivio de las gentes de bien.

Video-youTube

Florín es un hombre magnífico. Gracias por bendecirnos, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s