Tú no eres eso.

Un poema de Tozan.
Adaptado al español por despojosdeoccidente.org

Al igual que en el espejo de unas aguas cristalinas,

En el espejo de la consciencia

La forma y el reflejo se miran;

Tú no eres el reflejo,

Sino que el reflejo eres tú mismo.

        – Tozan

Comentario:

A los pies del maestro no nacido y no muerto, que en la esfera de la trascendencia pura mora, me inclino y le rindo pleitesía. Los tres tiempos, presente, pasado y futuro, y las diez direcciones del espacio preñados están de las bendiciones infinitas que se desprenden de su benevolencia. Pueda el ilusorio sufrimiento de esta ilusoria enfermedad que ha hecho presa de este ilusorio cuerpo servir para aliviar el sufrimiento de todos los seres sintientes que padecen incontables padecimientos, físicos y psicológicos.

No disponer de la instrucción clave que desenraiza la ignorancia y desvela la majestuosidad de luces primigenias e imperecederas, es la causa de todos los males.

Y luego, esto decimos:

El mejor comentario que se puede hacer al poema del maestro Tozan es el silencio. En la vastedad del silencio están todas las respuestas a las cuestiones que apremian e inquietan al hombre, y no en los tratados de psicología.

Sin embargo, para los dotados de aspiración espiritual tras haberse despojado del fardo de los apetitos mundanos y de la aspiración a ser feliz, a vivir apasionadamente y a crecer como personas, esto apuntaremos.

El observador es lo observado, pues todo brilla por lo que es, luz sobre luz, y no por lo que aparenta tras pasar por el filtro de las protecciones egocéntricas. El observador, esto es, la imagen, la forma reflejada está muerta desde su misma aparición en el espejo de la consciencia, pues la imagen no es más que la clara luz reflejada del Amigo Íntimo que en los corazones mora.

Tú no eres lo que ves en el espejo, no eres lo que crees ser, no eres lo que has aprendido, no eres tus diplomas, no eres tu trabajo, no eres tu apariencia; tú no eres tu personalidad, tú no eres tus experiencias acumuladas, agradables o desagradables… sino que tú eres la luz que a todo eso alumbra.

No acudan a los psicólogos, ni a los psiquiatras, ni a los médicos, ni a los niñatos influencers. Acudan a los sabios del pasado, ellos tienen la medicina. Decrezcan como personas, mueran y sean felices.

1236352-8-1348486480599_thumb.jpg

Como en un espejo,

La forma y el reflejo se miran

Hasta que devienen indiferenciados,

Uno y lo mismo.

Todo el mérito le corresponde a Ella.

¡Allahu Akbar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s