La falta de hombría de los hombres ya es una epidemia, según expertos.

Sci encedirect.com, The Journal of Sexual Medicine  – enero de 2020
DISMINUYEN ALARMAMENTE LOS NIVELES SÉRICOS DE TESTOSTERONA ENTRE ADOLESCENTES Y JÓVENES EN LOS ESTADOS UNIDOS
Se supone que la testosterona de los hombres disminuye naturalmente con la edad, pero este estudio, que se presentó en octubre pasado a la Sociedad de Medicina Sexual de América del Norte, mostró una sorprendente disminución en los niveles de hombres jóvenes estadounidenses desde 1999.

*

COMENTANDO ESTE DESPOJO:

Basta dar un paseo por algún campus universitario de cualquier ciudad de cualquier país occidental y democrático para darse cuenta de que la testosterona está baja, no sólo en EEUU, ya que la agenda deshumanizante del estado profundo (deep state) es planetaria, es decir que engloba a toda la planicie de la tierra. (Aquí somos terraplanistas y geocentristas)

Los miembros del desmembrado equipo de “despojos”, actualmente conformado por cero integrantes, así lo constatamos, ya que nos gusta pasear de manera regular por las estribaciones de un campus universitario lindante a la lobera donde nos resguardamos de la infecta modernidad, y es que nuestra psicóloga nos ha dicho que no es bueno que estemos todo el santo día encerrados en el zulo, y que salgamos aunque sea un rato para airearnos. Si le hacemos caso a nuestra terapeuta es porque es una tía buena, es decir, que es una maciza que está más rica que el pan rico, de modo que así nos excusamos para seguir yendo a su consulta para verle esos bellos ojos y esas curvas vertiginosamente estilizadas. Y además de estar muy buena, es un encanto de mujer.

Beautiful caucasian businesswoman standing at her office by gree

Nuestra psicóloga, Ana María. Experta en coaching emocional  y relaciones humanas; y aún así somos amigos. Una mujer preciosa por dentro y por fuera.

Pero el tema de hoy no son las mujeres terapeutas, sino la falta de hombría de los hombres jóvenes, esto es, la alarmante ausencia de testosterona entre la juventud, según un reciente estudio avalado por un equipo de investigadores expertos estadounidenses.

yin yang

Despolarizando los polos para que los polos opuesto ya no se atraigan, sino que se repelan.

El ancestral símbolo del yin-yang, que simboliza el dinámico fluir de la consciencia inobstruida sobre la base del par de opuestos mutuamente complementarios que se atraen. Los polos que conforman la totalidad a cualquier nivel de fractalidad son:

1. El espacio (femenino), el impulso receptor y abarcador.

2. La luz (masculino), el impulso dador y germinador

Cuando ambos principios están presentes, fluyen inobstruidamente y producen mundos armónicos. Pero cuando se invierten los principios, se desencuentran y se rompe el dinámico fluir de la armonía, produciéndose mundos caóticos.

A nivel fractal humano esto se traduce en que los hombres cuando dejan de ser hombres y adoptan las peculiaridades de lo femenino, todo se derrumba y deviene el caos. E igualmente ocurre cuando la mujer deja de pivotar en torno a su sagrado femenino y adopta las formas y actitudes de lo masculino. El deterioro de ambos polos va siempre a la par, y sólo cuando uno de ellos vuelve a establecerse en su centro vital, el otro polo consigue el reequilibrio y vuelve a su eje pivotador.

A nivel fractal del cuerpo biológico humano, esto se expresa en la oquedad, la apertura del espacio abierto de la vagina en la mujer; y en la protuberancia germinadora y dadora del pene del hombre. De esta forma, siguiendo el patrón de la totalidad según el fractal de lo absoluto, el hombre amorosamente se adentra en la mujer, y la mujer amorosamente lo recibe y envuelve. De esa unión sexual surge el jolgorio del placer y la vida, como manifestación del dinámico fluir de los polos opuestos y complementarios que se atraen.

Por eso, cuando un maricón encula a otro maricón, de esa unión sólo surge placer, un placer estéril que no engendra vida, que no engendra nada más que la fosa donde arderán en la vida postmorten.

Así son las cosas, así es la naturaleza que nos es propia conforme al diseño inteligente del Creador plasmado en la codificación genética (ADN), por más que eso le repugne a los ideólogos del género y los feministos.

Lo que estamos viendo  en occidente es la destrucción de ambas polaridades (masculino-femenino), y la consiguiente manifestación de mundos caóticos e inarmónicos donde la infelicidad y la frustración de no ser lo que somos es lo que predomina.

En definitiva de eso se trata, de descohesionar, de romper la cohesión natural, la complementariedad natural hombre-mujer conforme el diseño inteligente plasmado en la fitrah, el molde primigenio que hizo de soporte para la creación del ser humano. Si los hombres se feminizan, y las mujeres se masculinizan, ¿qué puede salir de ahí? Nada bueno, esto es, lo que vemos proliferar en occidente: una irrefrenable decadencia que aboca a la desvaloración de la vida familiar tradicional y a la profusión de vicios y anormalidades al arbitrio del libre albedrío del placer, de cualquier placer que haga olvidar al hombre moderno el engendro en que se ha convertido. Todo lo que sea alejarse de la objetividad de los límites establecidos por la Inteligencia Creadora (Allah) y plasmados en la fitrah (la naturaleza que nos es propia), necesariamente se ha de traducir en la incontrolada profusión de todo tipo de anomalías, trastornos, traumas y psicopatías que vehicula la subjetividad humana patente en las sociedades sin más Dios que el culto a la personalidad propia.

Por eso la juventud occidental ha sido destruida, y por eso donde hay Islam no existen las anomalías que azotan a occidente: transgenerismo, transexualismo, feminismo, homosexualidad, tantrismo hedónico, valores democráticos, sodomía BDSM, bondaje, fiestas gan-bang, intercambio de parejas, relaciones abiertas, relaciones intersexuales, relaciones inter-género, sexo sin compromiso de fidelidad, sexo con alienígenas, sexo con cadáveres, asesinato en masa de nonatos en el vientre de sus madres… y similares detritus.

maricones

Una horda de transhumanos en un crucero por el mediterraneo. Las mujeres se  quejan de que ya no hay hombres (en occidente).

*

¿Cómo han conseguido feminizar a los hombres?

La causa de este horror tiene un componente cultural y un componente químico.

La intoxicación química.

Por un lado, todo lo que come y bebe el hombre moderno está contaminado y adulterado genéticamente; la comida ecológica, los cultivos ecológicos, los alimentos verdes sin aditivos… no existen: el aire está contaminado, los mares están contaminados, los ríos están contaminados, los embalses están contaminados y todo está contaminado con agentes contaminantes que contaminan al hombre y lo desequilibran. A eso hay que añadir, las medicinas y vacunas que desde que nacen les son inoculadas, con vistas a cronificarlos y que siempre estén enfermos y dependientes de más fármacos. El resultado de todo ello es el desequilibrio de la salud física en general y el achicharramiento de los testículos y del cerebro de los hombres, que ya no producen testosterona ni espermatozoides como es debido, influyendo así en su inhabilidad para sentirse atraídos naturalmente por las mujeres, las cuales están tan contaminadas, frustradas e irascibles como sus contrapartes masculinos.

La intoxicación cultural.

Por otro lado, tenemos la intoxicación psicológica o cultural, que ha conseguido acomplejar al varón por el mero hecho de haber nacido varón, esto es: con cojones y pene, propiciando así que muchos decidan cortarse el pene y los cojones, y abrirse una raja en su lugar, para tratar de huir de la tremenda carga y el estigma social que supone hoy en día en occidente ser un hombre como Dios manda. Y esto es así porque debido al continuo adoctrinamiento en la ideología de género y los feminismos, todo varón es un violador y maltratador de mujeres en potencia, por el mero hecho de haber nacido hombre y heterosexual; de ahí el empeño de los gurús del empoderamiento femenino en deconstruir la masculinidad para sustituirla por una identidad sexual mucho más pacifista, fluida y acorde a los intereses deshumanizadores, desquiciadores y desnaturalizadores del deep state, el estado profundo.

Las identidades sexuales entre las que el ganado humano en occidente tiene para elegir son múltiples y variopintas, todas ellas avaladas con el certificado de veracidad de la ONU. Hoy en día, en la creencia general de que el sexo es un constructo cultural y no un imperativo biológico determinado por la configuración cromosómica, cada cual puede ser lo quiera según su propio criterio, en función de si con esa identidad se siente fluir mejor con la vida. Hoy se puede ser hombre, mujer, trans, bisexual, trisexual, trans-especie, transgénero, género fluido, género neutro, género neutral, bigénero, trigénero, género ambiguo, género alternante, género alienígena… y un largo etc. Es decir, estamos ante la normalización de la psicopatía.

De esta forma, al quedar diluidos los rasgos -físicos y del carácter- masculinos, el varón queda despolarizado, por lo que no atrae a su polarización complementaria, la mujer, sino a personas igualmente anómalas y despolarizadas. Ante este panorama deshumanizante, las mujeres que aún no hayan sucumbido al mismo proceso despolarizador de su feminidad sagrada, no les queda más que una alternativa: hacerse musulmanas, huir a cualquier país islámico y casarse con un hombre de verdad, un hombre como Dios manda. De esta forma no estarán abocadas a vivir la miserable vida de la mujer occidental moderna, y alejándose así la posibilidad de caer en las garras de los psicólogos, de los psiquiatras y finalmente de caer en el suicidio, por la proliferación de los trastornos supurados que acompañan a una vida alejada de la fitrah -la naturaleza que nos es propia.

gay3

(53) Les mostraremos Nuestros signos en el horizonte y en ellos mismos hasta que vean con claridad que es la verdad.

Corán 41 – al Fussilat

Un comentario sobre “La falta de hombría de los hombres ya es una epidemia, según expertos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s