Poema de muerte (36)

Allí donde anidan los corazones alados,

Tras su errático deambular mundano,

Depositaré ahora este pobre corazón

De mi pecho desgarrado.

Fátima Kadhiri (año 3 tras la normalización del mundo)

Comentario:

El corazón es un afluente que entre chisporroteantes y refrescantes aguas quiere anidar y establecer su morada inseparada del océano de sus cristalinas aguas. Hacia Ella todo tiende, atraído por su encanto y por una querencia olvidada que inexorablemente nos eleva y nos acerca a la serenidad y a la hermosura de su semblante incontaminado.

Impregnados de Ella, en Ella y por Ella, todo, finalmente, devendrá en una calma infinita.

belleza radiante

Una mujer de inexpresable belleza.

En ella estamos muertos y no tenemos voluntad propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s