Poema de muerte (37)

Me olvidé de todo

El día en que te conocí;

Y desde entonces desconozco

Lo que es la muerte

Y lo que es la vida.

Uzman al-Ishbili (año -7- tras el establecimiento de la balanza)

Todo pereció excepto su faz, todo se desvaneció excepto su fulgor, todo se extinguió excepto sus luces; todo se desprendió y desapareció de mi ojo excepto su ojo y sus inconcebibles resplandores.

Se fue la vida, se fue la muerte, se fue el miedo a la vida y el miedo a la muerte, y se fue el temor a no vivir y a no morir.

El espejismo de la consciencia saltó en mil pedazos y se deshizo el hechizo. Todo quedó arrasado y aplanado, y de esa nada brotaron vergeles.

Todo pereció excepto su luz

Comentarios

One comment on “Poema de muerte (37)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s