Una llamada a la toma de consciencia.

Allah está más allá de toda medida, Allah está más allá de toda medida.
Soy testigo de que la trascendencia del mundo contingente sólo reside en Allah: en aquello que está más allá de toda medida.
Soy testigo de que Muhammad es el mensajero de Allah.
Soy testigo de que Muhammad es el mensajero de Allah.
Venid a llevar la frente al suelo.
Venid a llevar la frente al suelo.
Venid al éxito
Venid al éxito
Allah está más allá de toda medida, Allah está más allá de toda medida.
La trascendencia sólo reside en Allah.

Adaptado al español por despojosdeoccidente

Comentario:

Esta es la llamada a la toma de consciencia que desde hace 1.400 años (con el descenso del Noble Corán) se escucha en el mundo, para convocar al ser humano hacia la realidad de su esencia interna, obscurecida por las sombras proyectadas de las tendencias egocéntricas y fracturadoras de la realidad una y única, erigiéndose así el velo de la errónea creencia en una individualidad separada que se perpetúa ilusoriamente en la ilusión del tiempo.

Los egos son realidades anquilosadas y constreñidoras de las luces que todo lo alumbran, de modo que sólo en el desanclaje y la expansión de la luz que en los corazones moran (nuestra verdadera esencia) reside el éxito y la felicidad en la plenitud de ser lo que somos, más allá del aparataje que el ego imposta sobre el espejo de la consciencia.

Este es el verdadero éxito en la vida, ser lo que somos tras la aniquilación de los impostores egos, y no ganar dinero, viajar, follar y que nos follen.

Según la cosmovisión materialista de la existencia, convertida en dogma oficial de la modernidad y enseñada en los colegios de los regímenes democráticos a los niños como si fuera una verdad absoluta, el éxito en la vida es la satisfacción de las metas mundanas que cada cual se proponga. Según la supersticiosa creencia en que el ser humano no fue creado conforme a un diseño inteligente del Creador, sino que evolucionó azarosa e inverosiblemente desde la nada hasta los monos, y de ahí hasta el hombre con consciencia; según dicha irracional doctrina, no existe un propósito trascendente de la vida, sino un mero propósito animalesco adaptado a la sofisticación del simio-humano, y consistente en la experimentación de los placeres que otorga la obtención de objetivos mundanos, como obtener un buen trabajo, viajar mucho, aprender a tocar el piano, hacer amigos, follar mucho y bien, etc, antes de que el vigor del cuerpo decline y llegue la hora de la muerte, la cual para el decadente hombre occidental moderno no es más que el fin de la posibilidad de seguir disfrutando, y de ahí su febril obsesionamiento con aprovechar la vida por la vía del placer antes de que todo se derrumbe y se vaya al carajo de la fría y oscura tumba.

Todas las actividades mundanas carecen de valor alguno, si su motivación no está enraizada en el desenraizamiento de la impostura egocéntrica, esto es: en la medida en que uno comprende y es consciente de que todo el ámbito de la manifestación física es un velo interpuesto entre las luces imperecederas y el hombre.

Así pues, el verdadero éxito está en la muerte de la idea de “yo”, sea cual sea esa idea; y por eso en todas las tradiciones espirituales, con especial énfasis en el Islam, la práctica de la postración es tan importante, pues actúa como disparador del recuerdo de que el hombre, frente a su Creador, no es nada y está en estado de absoluta precariedad  y dependencia de sus bendiciones para tenerse en pie de manera equilibrada y saludable. Al olvidar esto, occidente cavó su propia tumba, para beneficio económico de los psicólogos, los psiquiatras y los terapeutas expertos en recomponer, estérilmente, las devastadas consciencias tras la sobresupuración sobreabundante de todo tipo de trastornos y anomalías enfermizantes y desiquilibradoras que traduce la ausencia de un sentido trascendente de la vida.

Una llamada a la toma de consciencia (VIDEO)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s