Los delirios de occidente (1)

Estamos en guerra contra el degenerado mundo moderno y jamás capitularemos ni nos doblegaremos, sino es para espatarrarnos en el suelo mientras leemos nuestra prensa favorita. Estamos aquí tranquilamente, en la puerta de nuestra humilde morada, tirados en el confortable y refrescante suelo mientras leemos el periódico “Los delirios de occidente”; una edición especial que se distribuye en el mundo civilizado, es decir, allí donde hay Islam, para que nos sirva de asueto y divertimento mientras nuestra mujer prepara la comida.

Mientras leemos, o hacemos como que leemos, los turistas vienen y nos hacen fotos para sus perfiles de “istagram”; nosotros les dejamos hacer sin protestar, conmiserados con sus miserables existencias, que les impele a evadirse, al menos durante unos días, de las cochambrosas sociedades occidentales y democráticas donde residen, de modo que deciden viajar a países que todavía no han sido derruidos por el marxismo cultural, y donde aún hay seres humanos, y la bondad y el tradicionalismo rezuman a raudales espuérticos.

En la edición de hoy de “Los delirios de occidente (1-feb-2020)”, leemos una noticia muy divertida que nos ha hecho pasar un ameno rato mientras amenizábamos la espera para la amenizante degustación de la comida del mediodía, que nuestra esposa prepara sin rechistar y sin sentirse por ello inferior a mí, su marido. Se trata de la nueva tendencia entre los adolescentes españoles, menores de 16 años, de follar en casa con permiso de las madres, pues al parecer, según redacta el periódico, las madres de las niñas se sienten más seguras con sus hijas follando en casa que si follaran en cualquier otro lugar. La noticia sólo habla de las consentidoras madres, pues al parecer los papás de las niñas no se enteran de nada al estar ocupados apostando en las casas de apuestas deportivas y en los bares de cháchara con los amigos.

madre3

Follar en casa mientras mamá hace la comida – La nueva tendencia entre los adolescentes.

El caso es que esta anormalidad convertida en normalidad debido a la anormal educación que reciben los españoles desde que murió Franco (hace más de 40 años), se ha convertido ya en la normalidad reinante en la anormal sociedad española, repleta de anormales y de anormalidades deformizantes de las consciencias.

Según reza la noticia, las madres españolas prefieren que sus hijas de 12, 13, 14 o 15 años, follen en la tranquilidad y la seguridad del hogar, pues de todas formas van a follar, sea donde sea, en un parque, en un coche, en un descampado, en una fiesta “rave”, en un ascensor o en un probador de “el corte inglés”, con la inseguridad que ello conlleva de que se grabe el acto copulatorio en los teléfonos móviles por parte de algún curioso sin escrúpulos que no respete la intimidad folladora de los niñatos follantes.

Sin duda, estamos ante un gran avance, según la mentalidad intrascendente, hedonista, atea y materialista que predomina en occidente; pues así las madres pueden estar tranquilas de que a sus hijas no les pasará nada malo ni las violarán, sino que simplemente se las follarán sus folla-amigos en la habitación de al lado mientras preparan la cena o hacen la limpieza. De esta forma, además, gracias a esa nueva tendencia se evitarán embarazos no deseados y el consiguiente nacimiento de hijos bastardos, pues las madres estarán pendientes de que sus hijas tomen las debidas precauciones anticonceptivas.

Desconocemos cómo los papás de esas guarrillas se tomarán dicha rutina fornicadora hogareña de sus hijas; pero tampoco creemos que lo vean como algo anormal e inapropiado, debido a que la desnormalización moral en occidente también incorpora a los hombres. A estas alturas en España (y en todo occidente) nadie se libra ya del progreso y de las bendiciones de las democracias avanzadas, en evolución y perfeccionamiento constante hacia la cima de la autodestrucción final por el alejamiento del ser humano de aquello que comanda su fitrah (la naturaleza que le es propia) así como de las normas reveladas para salvaguardar su integridad emocional y física.

Ni que decir tiene que este desbarajuste en el comportamiento de las madres y de sus empedernidas hijas adictas al sexo fuera de los márgenes de la cordura y de la tradición eregidora de civilizaciones, no tiene cabida en el mundo civilizado, por resultar inconcebible. En el mundo islámico y allí donde rige algún espíritu tradicional, follar fuera del vínculo sagrado del matrimonio es una barbarie, cuanto más el follar desinhibido adolescente a discreción en el hogar, bajo la supervisión de las putas madres que parió a sus hijos.

modernidad1

(114) Dirá: “Si hubierais sido conscientes, habríais comprendido el poco valor que tenía vuestro tiempo.” (115) ¿Acaso contabais con haber sido creados como un pasatiempo y con que no habríais de volver a Nosotros?

Corán, sura al-muminun.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s