Poema de muerte (39)

He vivido cincuenta años,

Y ya no tengo necesidad de vivir más;

Pues ese fue un tiempo más que suficiente

Como para saber quien fui,

Como para saber quién no fui

Y como para saber quién soy,

Tras el olvido de lo que fui,

Tras  el olvido de lo que no fui

Y tras quedar reasumida mi auténtica realidad

No nacida y no muerta.

(c) despojosdeoccidente – Los derechos no están ni reservados ni no reservados.

Comentario:

Se trata de un poema de muerte a modo de excelente despedida. Sin duda, morir es una maravilla, sólo al alcance de unos pocos privilegiados que saben lo que es la muerte y lo que es la vida. Al final todo deviene en una explosión de puro gozo ante la contemplación en la certeza de las formas yendo y viniendo a bordo de la nave de la contingencia, devenida en una incontenible e irrefrenable claridad que todo lo alumbra.

Y por si eso fuera poca alegría, además el Betis le ha ganado hoy al Sevilla.

ella bella cálamo1

El mérito le corresponde a Ella; nosotros sólo somos el cálamo.

Comentarios

One comment on “Poema de muerte (39)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s