GAP –  Otra nueva tendencia para seguir denigrando a las mujeres.

Delirios de occidente, 13-feb-2020.

Los rezumantes delirios de occidente no dejan de rezumar, en un vertiginoso e irrefrenable delirio que ya supura en sobreabundantes y rezumantes trastornos, traumas y psicopatías obnuviladoras de las consciencias, que abocan inexorablemente al hombre-simio creyente en la superstición del ateísmo a vivir una vida miserablemente sumida en la inconsciencia.

En la edición de hoy de “delirios de occidente” leemos otra noticia descabellada para toda persona de sanas entendederas, es decir, los musulmanes o aquellos que se adhieren a algún espíritu tradicional.

Al parecer, cada año, con la aproximación de la primavera, la mujer occidental creyente en que viene por azar del mono se enajena aún más de lo que está, y acude a los gimnasios a practicar la última tendencia de moda, el GAP, esto es, el fortalecimiento del vigor físico de los glúteos, del abdomen y de las piernas.

gap-el-deporte-que-necesitas-conocer-2

El GAP causa furor en occidente

En la incivilización occidental el GAP causa furor entre las desahogadas mujeres, que desahogadamente disfrutan de la desahogada burbuja del democrático bienestar, antes de que la estafa PONZI de la deuda pública reviente y los usureros internacionales les reclamen hasta su alma. ¿En serio, hacer como que se caga a la vista de todos en un gim puede servir de algo más que para denigrarse a sí mismas?

Estamos ante una muestra más de la obsesión de la decadente mujer occidental por lucir un buen culo, bien duro y prieto, así como unas piernas y abdomen vertiginosos, con la única finalidad de ponerle duro el pene a los pocos hombres que en occidente aún no son maricones.

Por más que la infeliz mujer atea, hedonista y feminista afirme que lo hace por ella misma, es decir, para verse a ella misma bella con vista al engrosamiento de su autoestima y de su felicidad de vivir esta apasionante vida llena de placeres excitantes por descubrir y experimentar, antes de que la vejez y muerte dé al traste con todo, por más que esas necias afirmen que hacen el GAP para sentirse bien, eso no se lo creen ni ellas, ya que la fitrah (la naturaleza que hizo de molde para la creación del ser humano) de la mujer comanda despertar el interés de los hombres en aras de atraer al varón que la fecundará y con el que llevarán una feliz vida rodeada de chiquillos y de mucho amor. Lo que ocurre es que el desquiciamiento de occidente propiciado por el adoctrinamiento en el ateísmo, el feminismo y el relativismo moral hace que la mujer haya olvidado que el sentido de su vida es la sagrada maternidad en la compañía de un hombre como Dios manda; un olvido que hace que se dediquen a cultivar la inconsciencia del culto al cuerpo para atraer a la cada vez más exigua minoría de hombres heterosexuales con vista, simplemente, de follar, desprejuiciadamente y sin compromiso de fidelidad alguno.

El GAP es una barbarie que denigra a la mujer, y como tal ni está presente ni se le espera en el mundo civilizado, o sea, en el mundo islámico o allí donde las luces de la tradición aún perviven, como en India.

danza8

En India las mujeres no practican el GAP, sino la danza sagrada. Por todo el país proliferan las academias, donde se enseña a las muchachas a iniciarse en esta actividad fortalecedora del glúteo, de las pierna y del abdomen, por más que su finalidad no sea esa, sino aprender a danzar conforme a una tradición vehiculadora del sagrado conocimiento de la sagrada unidad que todo lo preside, que todo lo sustenta y que todo lo penetra. Ninguna mujer piensa en su culo, piernas y abdomen -ni los exhibe- cuando danza, sino en expresar con su danza el continuo fluir inobstruido de la consciencia despierta que ha despertado del letargo de los egos aletargados en los señuelos mundanos. Y por eso es una actividad sagrada, siendo las bailarinas sagradas igualmente, al convertirse durante su sagrada interpretación en el recipiente vehiculador de la consciencia eterna, no nacida y no muerta, más allá de causas y condiciones.

Por esta razón, las mujeres adheridas a esta tradición de la danza sagrada lucen tan bellas y radiantes, atrayendo por ello a hombres igualmente bellos. Y por esta misma razón, las mujeres occidentales practicadoras del GAP lucen tan engreídamente endiosadas y horrendas, y atraen a hombres-simios tan sucios y bajunos como ellas.

Delirios de occidente, 13-feb-2020.

Comentarios

One comment on “GAP –  Otra nueva tendencia para seguir denigrando a las mujeres.”
  1. Alguien tiene que decirlo. ¡Bravo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s