Poema de muerte (45)

¿Alguna vez viví, o tan solo lo soñé?

Con esa incierta incertidumbre,

En la certeza de mi innata realidad eterna

No sujeta ni a la muerte ni al nacimiento,

Ahora…

Desaparezco.

(c) Fátima Nurihi – Amiga de despojosdeoccidente

Comentario:

Son tiempos difíciles. Occidente ha sido zombificado y pronto los vivos murientes irán a comerse las tripas de los cobijados al refugio de las cada vez más exiguas burbujas del bienestar. El paliativo del placer sexual descohibido y de las drogas pronto dejará de ser suficiente para desacelerar el extravío de las consciencias amodorradas en la indolencia y en la normalización de toda forma de inmundicia.

Nosotros nada de eso veremos, pues ya estamos muertos, al-hamdulil-lah, gracias a Dios, que ha hecho de nosotros unos muertos vivientes en la antesala del amor, una vez consumidos y consumados.

jardín1

Fátima Nurihi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s