Los expertos insisten en la importancia de hablar de sexo con los niños.

Los expertos occidentales, sexólogos, sociólogos y psicólogos, expertos no solo en sus respectivos ámbitos del saber intrascendente, sino también en vivir bien y en disfrutar de la vida antes de que la enfermedad y la muerte den al traste con todo, aseguran que hablar de sexo con los niños es muy importante. ¿A qué se debe esta anomalía?

La anomalía de sexualizar a los niños occidentales, o sea, de hablarles de sexo, se debe a que occidente está sin civilizar. Los niños deben centrarse en estudiar y en formarse, y los padres deben centrarse en darles a sus hijos una sana educación en valores tradicionales y antidemocráticos a través del ejemplo personal. Así son las cosas en el mundo civilizado –mundo islámico-, no así en occidente, que ante la carencia de la guía de la vía revelada hacia las luces eternas constreñidas por los egos, se le proporciona a los niños una educación satánica, fundamentada en sexualizarlos desde edades cada vez más tempranas. Como consecuencia, los trastornos, traumas y psicopatías de la dislocación sexual que implica no salvaguardar la sexualidad hasta el matrimonio, supuran abundantemente, siendo su único tratamiento posible las drogas paliativas para entumecer el cerebro y que no sienta la miserable vida a la que el hombre occidental se ha visto abocado, o bien optar por el suicidio.

sexloga1

Amber Madison, sexóloga y experta en felicidad mundana, es coautora del best-seller “Desvelando, sin pudor, los deleites del sexo a nuestros hijos” (ediciones “Anales, Penales y Vaginales”). Esta experta propone hablar más a nuestros hijos acerca de sexualidad y psico-afectividad, todo acordemente al avance de los tiempos. ¿Con qué objeto? ¿Acaso no lleváis educando así a los niños desde hace 50 años? ¿Y acaso la juventud occidental de hoy es mejor y más sana que la juventud de antes? Lo que hay que hacer, Amber Madison de los cojones, es olvidarse de constituciones y de valores igualitaristas y democráticos, y volver a la cordura de la sharía islámica.

En el mundo civilizado, por el contrario, no hay esa urgencia de hablar de sexo a los niños, porque debido a los trascendente valores emanados del sagrado Corán –base de la educación en la sociedad islámica-, todo el mundo da por hecho que la sexualidad debe ser salvaguardada hasta el matrimonio, por lo que los niños se dedican a lo que se tiene que dedicar: a estudiar y a recibir una sana educación bajo la atenta guía de sus padres.

Una vez casados, la noche de bodas los musulmanes saben cómo follar perfectamente, sin necesidad de cursos ni de seminarios de educación psico-sexual-afectiva. Simplemente se desnudan, el pene se pone duro… y lo demás viene solo.

En la incivilización occidental, los niños, desde los 13 años, ya están sexualizados y follando. De ahí tanta preocupación en los padres y en los expertos en minimizar el traumatizante y devastador impacto emocional de dichas prácticas entre los adolescentes. Empero, hablar con los niños de sexo no servirá de nada, pues no les dirán que estudien el Corán y que se mantengan vírgenes hasta el matrimonio, sino que les dirán que usen condón y que seleccionen bien con quien tienen sexo. Eso es todo, de modo que la debacle humana en occidente seguirá su curso inexorable hacia la autodestrucción final, mientras los expertos siguen insistiendo en la importancia de hablar de sexo con los niños, a edades cada vez más tempranas.

despojosdeoccidente, 10-mar-2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s