Diario del hundimiento (2)

Sevilla, 14-mar-2020. Año 0, día 2 tras la declaración formal de hecatombe sanitaria.

INFORME:

En el día de ayer, tras más de 7 horas reunidos, el gobierno mequetrefe español formalizó el decreto de cuarentena y confinamiento obligatorio de los españoles durante, al menos, 15 días, a causa de la emergencia mundial provocada por el coronavirus fantasma. También se acuerda decretar el cierre de prácticamente toda la actividad económica española, es decir, se acuerda el cierre de locales de ocio, puticlubs, bares, hostelería y en general todos los habitáculos de esparcimiento donde se reúna más de una persona. Se moviliza al ejército para garantizar el cumplimiento de la reclusión de los españoles en casa. Se permite salir a la calle a pasear el perro, a comprar comida, a comprar medicinas y a sacar dinero del cajero -mientras siga escupiendo billetes.

Tras una inspección de las calles de nuestro barrio, unas horas antes del decretazo y del cerrojazo del 99% de la actividad económica, salimos a la calle, comprobando un escenario post-apocalíptico: calles desiertas y todo cerrado. Una tensa calma se percibe en el ambiente, la calma que precede a la tormenta, en este caso, a la tormenta perfecta que arrasará con el actual sistema de burbujas del bienestar burbujeante, que sobre el fraude piramidal (estafa PONZI) del dinero-deuda se ha erigido y que estaba vigente hasta la declaración de pandemia por parte de la organización satanista OMS.

¿Qué va a ocurrir si no son 15 días de cuarentena y confinamiento? ¿Qué va a ocurrir si son dos meses, tres meses, o si se establece un estado de alerta indefinido? Esta situación durará el tiempo que dictamine la OMS, y lo que va a ocurrir es que la calma de las calles silenciosas y desiertas se va a transformar en un auténtico infierno. Aquí va a arder Troya, empezando por los supermercados en busca de algo que comer y beber; y luego, casa por casa, todo será arrasado. Las hordas de desesperados, desesperadamente aferrados a una vida cuya extinción ha sido decretada por el deep state (estado profundo), saldrán a las calles como zombis, en busca de los restos de lo que quede tras el hundimiento del sistema del estado del bienestar por medio de emisión infinita de deuda.

Estamos ante la demolición controlada del estado del bienestar del hedonista y ateo hombre-simio moderno, para la instalación, sobre sus cenizas, del nuevo orden mundial, el más terrorífico que jamás haya existido. Destruir para construir, esa es la consigna.

¿Cómo lo van a conseguir? A través del miedo a morir de una simple gripe, una gripe que se cura guardando reposo en casa. Empero, la histeria inoculada en las mentes de los goyim (el ganado humano) hace que ante el más mínimo síntoma, ante el primer estornudo o la primera tos, la gente acuda en masa a los hospitales a que le hagan la prueba del Covid19. En el hospital se producen entonces los falsos positivos y el encamamiento de las personas, las cuales pasan la cuarentena en el hospital tomando paracetamol y sin apenas síntomas, para darles de alta finalmente. Una bonita forma de colapsar el sistema sanitario.

Esta crisis se resuelve en 24 horas.

Para acabar con esta crisis lo que hay que hacer es lo siguiente. En los hospitales sólo se les prestará atención a las personas mayores y enfermos de otras dolencias, ambos grupos con el sistema inmune debilitado, por lo que podrían llegar a morir de las complicaciones derivadas de la gripe. Al resto de personas se les pone a trabajar de inmediato en sus respectivos puestos de trabajo, con excepción de los que presenten síntomas de resfriado, los cuales se irán a casa a guardar reposo y a curarse, como se ha hecho toda la vida. Hagan esto y problema arreglado.

Sin embargo, la situación seguirá como hasta ahora y se acabará por decretar la cuarentena indefinida, hasta que, dentro de un mes o dos, las primeras bandas de zombis empiecen a surcar las calles, arrasando con todo a su paso.

De eso se trata, de destruir para construir. Vienen tiempos atroces, si no es ahora con esta pandemia, será con la próxima pandemia, con la guerra global o con alguna amenaza procedente del espacio exterior. Aprovechen para hacer las paces con sus seres queridos y con ustedes mismos, y cultiven las luces imperecederas que en los corazones moran, más allá de la cortina de este decadente mundo de barro, sombras y cenizas.

Fin del informe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s