Estamos en guerra y la lucha será atroz, a muerte.

Somos el último remanente humano, el pueblo de Dios, y no nos someteremos, no entregaremos nuestra sagrada humanidad sin contaminar a las fauces de la bestia de las eras, cuyos coletazos finales, antes de la consumación del tiempo, hace que todos se tambaleen y tiemblen de puro estupor y miedo desde el confinamiento de sus casas.

Nosotros no tenemos miedo, pues impropio eso es de los amigos de Allah, y abrazaremos la muerte, como se abraza a la amada tras un largo destierro. Nos fundiremos a Ella, a nuestra amada eterna, como el agua se funde al hielo, como el fuego se funde con sus ardientes brasas, como los rayos del sol se funden a la incipiente claridad en el amanecer de un nuevo día. No nos arrodillaremos ante sus tramas genocidas, y ni aceptaremos ni claudicaremos ante el satánico nuevo ordenamiento mundial postcoronavírico en ciernes. Es la eternidad lo que está en juego.

Empero, el ganado humano ateo y desconscienciado que con tal de vivir medio minuto más devoraría a sus propios padres e hijos, sí que se someterá, quedando así desposeídos de todo, tanto en esta vida como en la Otra (Ájirah). Lo que le espera a los rumiadores de miserias existenciales desde el enclaustramiento claustrofóbico de sus casas, lo que le espera a toda esa horda de entusiastas aplaudidores del ejército, de la policía y de los sanitarios (sus verdugos), lo que le espera a todos esos insensatos que piensan que si todos obedecemos y nos protegemos a nosotros mismos respetando el toque de queda, así protegemos a los demás, especialmente a los ancianos (esos ancianos a los que todos desprecian y mandan a terminar de pudrirse a destartaladas residencias de escombros humanos)… lo que le espera a los que medraron en las sociedades precoronavirícas al amparo del materialismo exacerbado y del explayamiento en los disfrutes mundanos… lo que le espera a los maricones orgullosos de serlo y a las desquiciadas empoderadas feministas… a todos ellos lo que le espera es el sacrificio ritual en el altar consagrado de la bestia de los siglos, que ahora ha decidido romper las reglas del juego basado en la emisión infinita de dinero/deuda, con sus cada vez más exiguas burbujas del bienestar asociadas, y jugar a otra cosa. Un macabro juego nuevo en el que el 80% del ganado humano sobra.

Llevan décadas advirtiéndonos que la superpoblación es un peligro para la supervivencia del planeta, llevan décadas aleccionándonos con que el peor enemigo del hombre es el hombre mismo, que vorazmente consume recursos naturales y contamina nuestra casa común terráquea; llevan décadas asustándonos con el calentón global, con los agujeros ozónicos y con la extinción de las especies… llevan décadas diciéndonos que el ser humano es un peligroso virus para el mundo, y ahora llegan  con su solución final genocida para derrumbar el actual insostenible sistema y dar nacimiento a la era transhumanista.

hollyw1

zom2

Hollywood tiene información detallada.

Empero, las bondades de esta nueva era desbiologizada y transhumanista no pueden ser para todo el mundo, sino para los elegidos de la bestia. ¿Quiénes serán esos afortunados elegidos para alumbrar el nuevo orden mundial?

RESPUESTA:

Los que sobrevivan a la gran purga del ganado humano que recién empieza, con la recién instaurada edad coronavírica, previa al alumbramiento del nuevo hombre tecnológico, cuyos impulsos vitales serán descargados directamente desde la nube –una IA centralizada que monitoreará y dirigirá (vía vacunas “inteligentes” y el 6G) a los clones hombres robotizados.

El 20% de la población mundial que sobreviva a las hambrunas, a los sangrientos saqueos y revueltas por comida, a las guerras nucleares, a los impactos simulados de meteoritos, a las invasiones simuladas de los marcianos y a las pandemias del Covid19 mejorado (Covid20)… esos serán los afortunados que podrán acceder al nuevo sistema, tras quedar total  y absolutamente deshumanizados y conectados a la IA (inteligencia artificial) centralizada de la bestia, con sede en Jerusalén (Israel), el nuevo polo del poder totalitario mundial.

Nosotros estamos deseando morir y reunirnos con nuestra amada eterna, para desde allí contemplar con expectante corazón como Ella retira el velo de esta existencia condicionada, después de que ya nadie la buscara ni anhelara. Tras el efímero triunfo de la bestia, Layla reclamará para Sí todos los destellos reflejados sobre el espejo de la consciencia, y todo quedará extinto y aniquilado, reasumido y reabsorbido, consumido y consumado en Su noble regazo.

Nosotros estamos muy felices de que así sean las cosas, y nos iremos, si Dios quiere, contentos, cantando y bailando.

*

Nos iremos contentos, cantando y bailando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s