¿Cuándo empezarán los saqueos en España?

En realidad la pregunta acertada sería otra, ¿han empezado ya los saqueos en España? No hay forma de saberlo, ya que desde el arresto domiciliario nacional no nos llega más información que la que emite ininterrumpidamente el aparato propagandístico del sistema, a través de sus medios de desinformación de masas (la TV principalmente). Cuando asomamos la oreja a la ventana lo único que nos llega es un funesto silencio apocalíptico, algunas sirenas de la policía que patrulla las calles cazando gente paseando sin perro y los aplausos de la borregada humana, que a las 8PM se dedica a ovacionar a sus verdugos, mientras las puertas del matadero cada vez están más cerca.

La España precoronavírica era un país roto, un país de homosexuales, feministas, ateos, hedonistas y egocentristas en grado sumo, cuya única aspiración vital consistía en trabajar para poder costearse sus vicios, sus putitas, sus viajes turísticos y las compras de las últimas novedades tecnológicas. Ante semejante panorama, la sociedad española -ruin y  miserable- que ahora sufre el dictatorial arresto de la mequetrefe gobernanza nacional, por dictado del deep state (estado profundo), preferirá morir silentemente de hambre en sus casas antes que plantarle cara a sus asesinos.

En España no habrá revuelta bulliciosa callejera, sino una devastadora hambruna en la intimidad de los hogares, junto con miles de suicidios y muertes prematuras por depresión e inactividad. 45 años de demoledor adoctrinamiento en el marxismo cultural (feminismo, ateísmo, individualismo, transexualismo, hedonismo y relativismo moral) ha surtido su esperado efecto, y a estas alturas del deterioro nacional en España, apenas si quedan verdaderos hombres; hombres dispuestos a luchar y a morir por una causa justa. ¿Y qué causa más justa puede haber que liberarnos del yugo de las disposiciones de la gobernanza mundial satánica?

No habrá lucha en España, sino la sumisión más absoluta en medio de una mortandad silenciosa.

Empero, en otros países sí habrá batallas urbanas, todas ellas perdidas, por supuesto, pues los tanques aplastarán las cabezas de todos esos que salgan con el hacha guerrera en la mano, primero a por comida al supermercado, y luego a enfrentarse a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado canalla. El fin será el mismo en cualquier caso -la muerte-, ora silente en las casas, ora revoltosa y dantesca en las calles de las infectadas ciudades. En EEUU, por ejemplo, la gente tiene armas, cortas y largas, en casa, como si tal cosa, y las usarán… a su debido momento. Y en América del sur y central, la gente no está tan aborregada como en la madre patria, por lo que habrá bullicio urbanístico, sangre y fuego por doquier.

¿Ante qué nos enfrentamos? ¿Quién es el enemigo? ¿Acaso un virus? No, el virus Covi (real o ficticio) no es más que la excusa perfecta que a modo de catalizador propiciará el alumbramiento de un nuevo ordenamiento mundial, sin burbujas del bienestar, sin dinero  basado en la emisión infinita de deuda, sin superpoblación, sin contaminación y sin desigualdades (esto es, sin libertades individuales). El verdadero enemigo no es un virus, sino un parásito, más concretamente un colectivo sectario, autodenominado “pueblo elegido” para enseñorear a los goyim (el ganado). Una secta oscura adicta a la magia negra y los ritos ocultistas de sangre y muerte, cuyo origen se remonta a la gran ramera –Babilonia.

El nuevo orden mundial post-pandémico será transhumanista, un nuevo orden mundial conformado por una pequeña casta parasitaria de elitistas que pastoreará, mediante una IA centralizada, a los supervivientes de la hecatombe humana recién iniciada en este año 2020.

A esa pequeña secta, el deep state, le gusta dejar su sello en forma de señales advertidoras del futuro, a lo largo de distintas edificaciones por todo el mundo. Por ejemplo, en las piedras guía de Georgia (EEUU); un monumento extrañó de origen desconocido en el que están inscritas una serie de pautas para un mundo futuro sostenible. Los 500 millones de pobladores de la Planicie Terráquea que aconseja, en su primera directriz, son un claro indicador de sus siniestros planes.

Otra construcción donde han dejado su impronta es en el aeropuerto de Denver (EEUU), donde podemos ver tétricos murales y escalofriantes estatuas, repletas de simbología satánica. Unas imágenes suficientemente explícitas con respecto a la situación actual y venidera, las cuales no es menester comentar más para esclarecer de qué se trata todo este embrollo vírico. (Buscar en google “aeropuerto de Denver – murales”)

También usan a Hollywood y  a las mega-estrellas de la música moderna para lanzar sus avisos acerca de  lo que le espera al ganado humano próximamente. (Buscar en youTube los videos del transgénero Madonna).

Para terminar, diremos que no hay mayor ciego que el que no quiere ver. Es hora ya de despertar, y de reconocer que nos han engañado, dejar de especular con que todo volverá a la maravillosa “normalidad” de los disfrutes frívolos de antes, y empezar a preparar el espíritu para recibir a la muerte en perfecta calma, paz y armonía.

(1) “¡Juro por el Día del Resurgimiento! (2) ¡Y juro por la nafs que reconoce y siente sus faltas!” (3) ¿Acaso cuenta el hombre –insan– con que no vamos a ser capaces de juntar sus huesos en perfecto orden? (4) Que esté seguro de que lo haremos. Hemos tenido poder para ajustar sus dedos. (5) Quiere el hombre –insan– vivir desordenadamente, siguiendo sus deseos en el tiempo que le queda. (6) Pregunta: “¿Cuándo será el Día del Resurgimiento?” (7) Cuando la Luz de la Gloria Divina ciegue la vista (8) y se oscurezca la Luna, (9) y sean reunidos Sol y Luna, (10) dirá el hombre –insan– ese Día: “¿Por dónde se puede escapar?” (11) Pero no, no habrá a donde ir, (12) salvo a tu Señor. Ese Día será el único lugar que permanezca. (13) Ese Día se le informará al hombre –insan– con detalle de todos sus actos. (14) Más aún, cada nafs tendrá contra él la clara percepción de sus obras, (15) y no encontrará modo de justificarse.

Corán, Sura 75

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s