Me voy al campo en plena hecatombe vírica

El buen Dios sabe que intento hacerlo bien,

Llevo un año entero, día y noche, encerrado en casa

Para protegerme y proteger a los demás del virus fantasma.

Pero huelo los problemas, ¡sí!, huelo los problemas

Y los veo venir.

Las preocupaciones se agolpan en mi cabeza.

¡Yeeeaaahhh!

 

La gente habla de mí, noche y día,

La gente dice que no salgo al balcón a aplaudir.

¡Señor!, perdónalos, pues no se enteran de nada,

No se enteran de que están siendo conducidos al matadero

Entre ovaciones, vítores y los sones del himno de España.

Las preocupaciones se agolpan en mi cabeza

Y los problemas siempre me acompañan.

¡Yeeeaaahhh!

 

He decidido que, a partir de ahora, no haré caso a nadie,

Y seguiré mi propio camino;

No me esconderé más.

 

El gobierno mequetrefe español, esa recua de malnacidos,

Se puede ir al carajo.

Siguen las consignas de sus amos del estado profundo (deep state)

Para construir, sobre las cenizas de este viejo mundo,

Su nuevo orden mundial satánico.

Pero yo no voy a pasar por ahí,

Sonriendo cargaré con mis problemas y preocupaciones

Y me iré solo al campo.

¡Yeeeaaahhh!

-despojosdeoccidente.org

COMENTARIO:

Es una buena idea irse al campo a vivir, pues el contacto con la naturaleza reporta enormes beneficios físicos, psicológicos y espirituales, empero, la época de poder establecerse lejos de las infectadas ciudades para llevar una vida sana y armoniosa ya pasó a la historia hace varias décadas. Ahora, el hálito de la bestia lo impregna todo y no se permitirá que grupos humanos tribales se establezcan alejados del nuevo ordenamiento mundial transhumanista que la trama vírica está catalizando. Los focos humanos no vacunados serán considerados un reservorio de virus, y por lo tanto una amenaza a los supervivientes de la gran purga que de aquí hasta el año 2030 será inexorablemente implementada.

Los reductos humanos que se escondan en los bosques, las montañas y los páramos deshabitados serán perseguidos, reeducados y reinsertados en el nuevo sistema, es decir, en la red neuronal de una IA centralizada, a la que todos estarán conectados mediante un interfaz de tecnología 5G-6G y vacunas inteligentes.

5g

A estas alturas del deterioro humano, tras décadas de adoctrinamiento en el hedonismo, el ateísmo y el materialismo salvaje, el ser humano está indefenso ante los planes de la casta parasitaria, que pasan por despoblar el planeta, esto es, por liquidar al 90% de población sobrante según su visión del nuevo mundo que surgirá tras el colapso del actual sistema de burbujas del bienestar y de la emisión infinita de dinero/deuda.

En el nuevo orden mundial post-pandémico no existirá el dinero, como tampoco existirán las relaciones humanas, ni siquiera las relaciones sexuales, pues los bebés serán fabricados en laboratorios a partir de los bancos de semen y de óvulos que los supervivientes a la gran purgan estarán obligados a donar. Cada individuo será injertado con una interfaz tecnológica para poder descargarse sus impulsos vitales desde la “nube” (IAC-Inteligencia Artificial Centralizada), y recibirán diariamente en sus casas, mediante drones, un lote de comida sintética precintada. El trabajo será 100% robotizado, y las personas se limitarán a pasar sus vidas conectados al flujo de información que el Gran Hermano proyectará sobre su interfaz neuronal; un flujo de información dispar y variado, que va desde las simples diversiones peliculeras hasta las más rigurosas informaciones acerca del avance diario en la lucha contra la amenaza permanente del virus Covid666.

Mientras tanto, la elite gobernante vivirá en oasis paradisiacos terrenales, rodeados de putas, drogas, buenos vinos y excelentes manjares naturales, sin aditivos ni conservantes.

Así pues, huir al campo el año que viene, 2021, cuando se prevé que el gobierno comience la desescalada del confinamiento preventivo, no servirá absolutamente de nada. El ser humano está condenado a muerte, desde el mismo momento en que decidió que la vida de este bajo mundo, inconsistente y perecedero, era preferible a la otra vida, la verdadera vida que no se extingue nunca. Así, por su olvido de Dios, el hombre quedó parasitado por dañinas y oscuras fuerzas, que ahora tienen planes, planes funestos genocidas y de control absoluto.

No es en el campo donde hay que establecerse para guarecerse de las maquinaciones de nuestros nefarios gobernantes, sino en las sempiternas luces del corazón, majestuosas, luminosas y sublimes.

vida1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s