Un canto para el despertar de la consciencia a lo que realmente importa.

60 cantos de Milarepa (n.30)

Adaptado al español por despojosdeoccidente.org

Un matrimonio sin hijos de la aldea Mang Yul invitó a entrar en su casa a Milarepa cuando éste acudió a ellos para pedir limosna. Se les ocurrió aceptarlo como hijo adoptivo, diciéndole: “Podemos darte una buena franja de tierra. Luego te podrás casar con una mujer guapa y tener hijos.” Milarepa contestó: “no tengo necesidad de esas cosas, y os diré por qué.”

Al principio, el hogar y las tierras resultan apetecibles.

Pero en realidad son como un lacerante punzón

Que taladra nuestro cuerpo y nuestra consciencia.

Arar y cavar resulta penoso

Y si las semillas que plantaste no brotan,

Trabajaste para nada.

 

Al final, la tierra se vuelve estéril y desolada.

¡Un lugar para espíritus famélicos

E inquietantes fantasmas!

Cuando pienso acerca de las acciones no virtuosas (no trascendentes)

Mi corazón se corroe de desasosiego.

 

No me quedaré en esta prisión ilusoria

De fenómenos y formas transitorias e inconsistentes.

¡No me ataré a una familia!

Al principio, los familiares son amables

Y apetece estar con ellos;

Es agradable hablar y divertirse juntos.

Después, ellos comparten su carne y su vino

Solo esperando recibir algo a cambio.

Al final, no son más que motivo de iras, de disputas

Y de amarguras.

Los familiares son una fuente inagotable de problemas

Que enturbian la consciencia.

Con esto en mente, renuncio a parientes y a amigos;

No tengo necesidad alguna ni de vecinos ni de hijos.

 

Al principio, la riqueza reporta felicidad y

Te vuelves en objeto de envidia.

Pero, por mucho que uno tenga

Nunca resulta suficiente.

Así vive la gente hasta que el demonio de la avaricia

Los posee y los destruye.

 

Gastar la riqueza en causas justas y nobles

Es una rareza.

La riqueza incita a los enemigos

Y despierta a hordas de fantasmas.

Uno trabaja duro para acumular riquezas

Que otros disfrutarán.

Al final uno se debate entre la vida y la muerte,

Con tal de defenderse de los enemigos que vienen

A por nuestras riquezas y posesiones.

 

Siendo así las cosas,

Renuncio a los delirios propios de esta ilusoria vida.

Para convertirme en víctima de los demonios del engaño

No tengo tiempo ni energía.

COMENTARIO:

El maestro ha hablado, y todo aquel que conserve medio gramo de cordura le hará caso, es decir, que nadie le hará caso, pues ya todos andan en sus desquiciantes arrestos domiciliarios rumiando la paranoica esperanza de que todo vuelva pronto a ser como antes, una vez que el gobierno derrote al virus fantasma. No se volverá a lo de antes, ni nadie va a derrotar al Covi666, pues dicho engendro (real o imaginario) tiene un trabajo que realizar, que no es otro que servir de catalizador para la materialización de un nuevo orden mundial sostenible y transhumanista. Sostenible, porque en el nuevo orden mundial no tendrá cabida el insostenible sistema de vivir en burbujas del bienestar a base de emitir dinero/deuda  ad infinitum; y transhumanista, porque la gran purga liquidará al 90% de la población mundial, quedando el remanente superviviente enganchado permanentemente a la IAC (Inteligencia Artificial Centralizada) por medio de una interfaz de vacunas inteligentes en simbiosis perfecta con la tecnología 5G y 6G. Los  supervivientes de las hambrunas, las guerras y las pestes vivirán en un estado de profunda inconsciencia inducida por el flujo de información e impulsos vitales que serán descargados desde la “nube” a su mente robótica de forma continua. Las desescaladas y reescaladas víricas-confinatorias se sucederán el tiempo que sea necesario, junto con sus demoledoras consecuencias,  hasta que la bestia de los siglos ultime su final objetivo en el año 2030.

Eso a nosotros, intrépidos e infatigables rastreadores y desenredadores de los nudos que constriñen la consciencia, nos trae sin cuidado, pues no estamos en lo que se asoma a la trama existencial, sino en la luz que la alumbra. ¿Qué es esa luz? Esa luz es la Gran Luz Omni-alumbradora y Omni-penetrante, en cuyo foco alumbrador los hombres de Dios están absortos. El que sabe que Suya es la única realidad se eleva por encima de todo, y deviene calmo, en paz perfecta y armoniosa dicha, más allá de las sombras que la Luz proyecta sobre los espejos empañados de las consciencias; empañados por todo tipo de obnubilantes querencias que enraízan, al tomar por real lo que no son más que meras apariencias.

Lo que no es Ella ya está muerto, desde el mismo momento en que se manifiesta.

ella luz

Dedicado a Ella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s