Una cara bonita asegura el éxito, según un estudio.

Los expertos en felicidad mundana de las sociedades occidentales siguen con su inagotable retahíla de consejos para ser felices, aún en medio de la abominación confinatoria desoladora. Hemos accedido al espacio virtual blogosférico de una tal Mercedes Contreras, coach emocional y especialista en vivir bien y en la consecución exitosa de tus metas personales.

Mercedes afirma que ser mujer, y además guapa de cara, conlleva grandes beneficios en lo que respecta a poder triunfar en la vida. Esta experta dice cosas que, a oídos de los hombres de Dios -los verdaderos hombres- rechinan como un clamor encendido, altamente perturbador, estruendoso e inflamable.

Mercedes dice cosas tan descabelladas como que el fracaso no existe, ya que uno es dueño de su propio destino y capaz de lograr el éxito, siempre y cuando no desistamos de nuestros empeños. Empero, un vistazo a las sociedades occidentales precoronavíricas nos muestra que el fracaso vital era algo común y corriente en aquel remoto pasado: drogadictos, adictos al porno, proliferación de hombres que no sienten inclinación por las mujeres, proliferación de mujeres que no sienten inclinación por los hombres y que no quieren ser madres, pues priorizan el trabajo y los placeres intrascendentes;  proliferación de las fijaciones obnubilantes y egocéntricas a través del desempeño placentero en todo tipo de enajenantes distracciones, como el fútbol, el cine, los viajes, las putas, las citas a ciegas, los cafelitos con los amigos, la meditación mindfulness, el yoga, el tantra, etc.

Toda esa multitud de personas fracasadas, muchas de ellas mujeres muy guapas de cara, aunque no lo sepan arrastran la frustración del vacío existencial que se abre a la consciencia cuando no se sabe para qué fue depositado el ser humano en la Torta Terráquea; una frustración a la que el hombre moderno anterior a la hecatombe sanitaria estaba abocado a enmascarar permanentemente mediante la cobertura encubridora de las excitantes emociones mundanas, siendo el sexo y los viajes las emociones más altamente encubridoras de todas, y de ahí la obsesión de los ateos/hedonistas por follar y viajar constantemente, sin miramientos de géneros o identidades sexuales, pues así el abanico de potenciales folladas se abría de forma casi ilimitada.

Antes del reventón vírico los expertos en felicidad afirmaban que la felicidad radicaba en la felicidad de la feliz consecución de las metas mundanas en las que cada infeliz se empeñara; valga o no valga la redundancia. Empero, dicha cosmovisión no conduce a ninguna parte, o lo que es lo mismo, nos conduce al extravío de la esclavitud a la subjetividad humana. La cuestión relevante aquí es que las metas a conquistar por la generalidad son meramente mundanas, es decir, que se busca la exacerbación placentera individualizada a cualquier costo,  lo cual solo conduce a la materialización de sociedades ateas, frustradas, psicópatas y desequilibradas; las sociedades enfermas occidentales son una buena prueba de ello. Por el contrario, las sociedades tradicionales sanas son aquellas en las que la gente vive sin más aspiraciones que casarse, tener una bonita familia y vivir modestamente en paz y armonía. Y ello es así porque el caldo de cultivo que genera la paz y la armonía de lo sencillo es lo que propicia el alumbramiento de la civilización y de la propensión  a buscar el orden trascendente de la Objetividad Divina que todo lo sustenta, que todo lo penetra y que todo lo alumbra.

En definitiva, no son tiempos estos de andar haciéndole caso a los necios, sino de reorientar nuestras vidas hacia lo absoluto que no muere nunca, y en esa verdad desvelada, que el corazón mora, realizar la verdadera felicidad, la cual no está sujeta a los condicionantes temporales de la subjetividad humana.

Es urgente desenvolver el nudo de nuestra innata realidad interna, luminosa y eterna, constreñida por las apetencias egocéntricas. Y es urgente hacerlo antes de que lleguen esos hijos de puta del gobierno con sus vacunas asesinas.

Este consejo que nos permitimos dar aquí desde este foro de despojos incluye a las mujeres, muy especialmente si son guapas de cara y tienen una bonita sonrisa.

muj1

Una mujer preciosa, jugando a desconfinar los confines de su mente iluminada.

Dedicado a Ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s