Cuando pienso en ella me vuelvo loco.

Un Blues de Johnny Winter

Adaptado al español por -losPiojosDeOccidente-

Cuando pienso en mi preciosa folla-amiga

Siento como miles de demonios me enciman.

¡Oh sí! Escucha esto…

Cuando pienso en mi preciosa folla-amiga

Siento como miles de demonios me enciman,

Las lágrimas anegan mis ojos  y me recorre un escalofrío.

 

Cuando veo a esa preciosidad de mujer

Me invade una extraña sensación

Y mi columna vertebral se tambalea.

¿Por qué me haces eso, mujer?

¡Yeeeaaahhh!

 

Ella me sonríe,

Con esa sonrisa estremecedora y mentirosa.

¿Por qué me haces eso, mujer?

¡Yeeeaaahhh!

 

La gente dice que si tienes una buena folla-amiga

No tienes nada que temer en la vida;

Sí, la gente dice eso.

Pero yo les digo que la tengo a ella,

Y que con una folla-amiga así

Mis enemigos son como si fueran buenos y viejos amigos.

 

¿Por qué me haces eso, mujer?

¡Yeeeaaahhh!

COMENTARIO:

Tener una folla-amiga es algo muy bueno, y si además es una mujer inteligente y preciosa, pues mejor que mejor; ciertamente las cotas de placer inducidas en un hombre por una mujer así escapan a toda proporción y medida relativa a este mundo contingente  de causas y condiciones, siempre inciertas, fútiles y perecederas. Empero, si el amor, el folla-amor o cualquier otra actividad que emprenda el ser humano está desprovisto del total desapego y de la desafección más absoluta, se abre un boquete abismal en la consciencia que se va llenando inevitablemente de todo tipo de trastornos, traumas y psicopatías desquiciantes, somatizadas por la falta de visión de las luces imperecederas, que más allá del caprichoso tomar y dejar residen.

El apego mundano y las afectaciones terrenales son velos, impropios de cualquier hombre decente. Por eso, cuando los hombres de Dios –los verdaderos hombres– tienen una folla-amiga, simplemente disfrutan de ella, de su sexo sublime, y las hacen disfrutar hasta el desmayo en la eternidad del instante, sin preocupaciones acerca del ayer, del hoy o del mañana. Si luego ella te sonríe maliciosamente y te pone los cuernos, ¿cuál es el problema? Una vez que las luces te agarran, ya no te sueltan, sea cuales sean tus circunstancias personales.

Los verdaderos hombres son aquellos que saben que ya están muertos en el tierno regazo de Layla –la mujer primigenia.

loco

¡Cuando pienso en ti, cariño, me vuelvo loco!

*

*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s