Un canto a la importancia de vivir y de morir sosegadamente.

La lechuza del desconsuelo

Alzó el vuelo.

– Cuerno Afilado (el útimo gran jefe de los chirikawa)

COMENTARIO:

La lechuza es una ave rapaz nocturna, que caza roedores, cucarachas, gusanos, murciélagos y lagartijas, entre otras muchas cosas. El simbolismo de la lechuza, en lo que concierne a la muerte y a la vida del hombre, es que el hombre también es un cazador impenitente de gusanos, cucarachas, ratas, ratones, sapos, culebras y lagartijas, que son los detritus de sus emociones indebidamente encauzadas, y que desembocan en todo tipo de traumas, trastorno y psicopatías anquilosantes y constreñidoras de la consciencia, haciendo que esta quede sojuzgada al albur del capricho de los egos asalvajados.

Pero llega un momento en que el hombre se desprende del hastío de la desoladora rutina de los borregos que viven por vivir, esto es, para comer, dormir, follar, viajar y ver NETFLIX, y decide reasumir su realidad verdadera, que subyacente al velo de lo creado mora -luminosa y radiante-, en espera de ser descubierta y desenredada; de modo que lo que nunca fue –la identificación egótica- deje de ser, y lo que siempre fue –la luz omnialumbradora y omnipenetrante- se manifieste como la única realidad posible en este espejismo de obnubilantes sombras.

Por eso, cuando el hombre se libera del yugo de las fijaciones a la impostada realidad del ego, el desconsuelo se va, y con él se va todo; se va el miedo, se va el gobierno terrorista y sus demoniacas leyes cuarenténicas, se van los borregos, se van los obedientes perros con sus bozales puestos, se va el vecino que vigila si guardas la distancia de seguridad… se va todo, incluido el terror a la muerte y el terror a la vida.

Los verdaderos hombres ya están muertos, y renacidos en el tierno regazo de su amada eterna, Layla –la mujer primigenia.

Yo, Cuerno Afilado, el último hombre chirikawa de una saga de nobles guerros, perdida ya en la noche de estos agonizantes tiempos, os  digo a vosotros, los últimos seres humanos libres:

Vivan y mueran sosegadamente, humanamente. No se pongan el bozal e ignoren a todos esos mamarrachos medio hombres, que no son más que un hatajo de hartibles gilipollas.

sosiego

– despojosdeoccidente.org –

Somos el último remanente humano.

¡No lograreis aplastarnos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s