Ella es mi amor, y se llama Erika.

Erika – Canción de amor del soldado alemán.

Una versión inédita española de despojosdeoccidente.

En la verde campiña del Rhin crece una bella flor,
Ella se llama Erika.
Las florecillas del campo, atraídas por su candor,
Acuden a ella para competir
En gracia y delicadeza.
Ella es mi amor, y se llama Erika.

En una pradera de aterciopelado brezal
Crece una pequeña flor,
Ella se llama Erika.
Por las mañanas me despierto siempre temprano,
Deseoso de verla y de robarle tiernos besos
Y juguetonas caricias.
Ella es mi amor, y se llama Erika.

Por la guerra y por el amor
Todos los soldados suspiran.
En lejanas tierras extrañas,
Durante esas interminables caminatas,
Todas las florecillas del campo
Me recuerdan a Ella, a Erika.

En la vida y en la muerte
Ella es mi amor
Y por siempre me estará esperando;
Allí, junto a los cerezos en flor,
Le seguiré robando, en sueños, tiernos besos de amor
Y juguetonas caricias.
Ella es mi amor, y se llama Erika.

COMENTARIO:

Esta icónica coplilla de amor se hizo célebre durante la IIGM entre las filas de los últimos héroes de la humanidad, los soldados de la Alemania nacional socialista de A.H. (Adolfo Hinojosa). Esta versión que presentamos hoy aquí, en este blog de despojos, es una reedición inédita de cosecha propia, que esperamos que sea del gusto de aquellos nobles y bravos guerreros que ahora se solazan en la benignidad de las luminosas planicies del Valhalla.

Se trata de una copla, tanto ésta como la versión original, muy del gusto de los hombres de Dios –los verdaderos hombres, pues nos inspira las bondades del amor cándido y romántico, al cual estamos adscritos por estar adheridos al último remanente humano del presente fin de ciclo de la historia de la Torta Terráquea, el remanente de los que morirán de pié, sin bozal y sin vacunar, garantizándose así la salvaguarda de su dignidad y de su integridad física y espiritual.

Empero, el gusto por lo bueno, noble y bello de los verdaderos hombres es inversamente proporcional al gusto que desata en el ganado humano, esto es, el 99.5% de los integrantes de las sumamente podridas y degeneradas sociedades occidentales, pues tras varias décadas de adoctrinamiento en la ideología feminista y de género, ahora todos esos imbéciles piensan que el amor romántico es un vestigio de la traumatización heteropatriarcal ejercida sobre las mujeres a lo largo de la historia. Gracias al feminismo ahora la mujer se ha liberado del yugo de la imposición biológica de la fitrah –la naturaleza que nos es propia, que las convoca a la plenitud de la felicidad de la maternidad en compañía de un buen hombre, y ahora las mujeres prefieren el placer por el placer, cualquier placer, antes que priorizar aquello a lo que su naturaleza las conmina. Esta anomalía devenida en una de las características definitorias de la nueva normalidad del mundo moderno, acarrea el hecho de que las féminas de este decadente mundo prefieran a los malotes antes que a los buenotes, tachados de aburridos e insulsos, y que prefieran el follar desprejuiciado, denigrante y violento, al estilo de las “Sombras de Grey”, antes que el amor romántico y la salvaguarda de la sexualidad sagrada hasta el matrimonio.

Estamos ante el fin de la rueda histórica del ciclo de esta humanidad, por lo que es perfectamente normal que estas anormalidades ocurran, como parte del proceso cristalizador de la involución humana por su abandono de la vía revelada, siendo el Islam su manifestación definitiva y última. El ser humano tiene lo que se merece, ni más ni menos, pues la Inteligencia Creadora vertabradora de todos planos de existencia jamás comete injusticia. Dios no ha muerto, sino que el que ha muerto es el hombre, convertido, a estas altura de la evolución y del progreso hacia ninguna parte, en un detritus maloliente, en un desecho, en una decrepitud andante. El bozal que usan los gilipollas por miedo a morir de gripe, el distanciamiento social, el egoísmo salvaje, el relativismo moral del “todo vale si ello implica un placer personal”, la violencia gratuita, el matar por matar, las drogas, las fiestas, las putas, el futbol, los viajes exóticos como finalidad última de la vida, los cafelitos en las terrazas guardando las distancias y los gobernantes terroristas que los lideran… todo eso no son más que síntomas, síntomas de la enfermedad terminal que padece el hombre moderno, que emboca ya las estribaciones finales de su presencia sobre la hermosa faz de esta Planicie Terráquea.

A nosotros nos gusta mucho Erika, por muchas razones. Porque es una mujer joven, bella y antifeminista; protectora de su sexualidad sagrada, al mismo tiempo que juguetona en lo que respecta al galanteo seductor. Una mujer maravillosa que se deja robar, divertida, besos y caricias por parte de su amado, sin que por ello sienta que la están humillando como mujer ni sucumbiendo al horror del hetero-patriarcado machista.

Al resto de mujeres que no son como Erika les decimos que tengan un buen viaje y que encuentren las sombras de Grey que mejor se ajusten al valor y al concepto que ellas tengan de sí mismas. Para nosotros no son más que unas vulgares putas.

De todas formas, ya da todo igual, pues la gran purga ha comenzado. De momento ahora todas esas putas van con bozal, minando así -aún más si cabe- su dignidad y su sistema inmune. Respirar CO2 es una muy mala idea. Finalmente, las vacunas obligatorias asesinas harán muy bien su trabajo, por lo que degustarán la muerte, más pronto que tarde.

El tan cacareado mundo feliz y sostenible del que habla la agenda 2030 de la ONU (y todos los gobiernos terroristas del mundo) será solo para unos pocos: una pequeña casta de elegidos y 500 millones de transhumanos-esclavos.

¡Mujeres! Encuentren a ese tal Grey y fóllenselo… ¡esto se acaba!

lili1

Dedicado a Ella

– despojosdeoccidente.org –

¡MUERTE Y HONOR!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s