La muerte, la muerte… la muerte del hombre.

Estamos perdidos, estamos perdidos;
Estamos en guerra
Y nuestro bando yace aniquilado.

Cuando todos ya se han ido,
Nosotros llegamos;
Cuando todos ya sucumbieron al miedo,
Nosotros comenzamos a rugir exaltados;
Cuando todos ya se refugiaron,
Nosotros salimos desbandados;
Cuando todos ya perdieron su dignidad,
Nosotros la recordamos y la recuperamos.

Estamos perdidos, estamos perdidos;
Estamos en guerra
Y nuestro bando yace aniquilado.

Cuando todos se lamentan,
Nosotros celebramos;
Cuando todos ya se resignaron,
Nosotros seguimos esperanzados;
Cuando todos ya se encerraron
En la seguridad monótona de lo previsible,
Nosotros rompimos las cadenas
Y devinimos desconfinados.

Estamos perdidos, estamos perdidos;
Estamos en guerra
Y nuestro bando yace aniquilado.

Cuando todos se detienen y reculan,
Nosotros seguimos adelante, frenéticos y desquiciados;
Cuando todos duermen amodorrados,
Nosotros velamos;
Cuando todos ya perdieron de vista las luces,
Nosotros todo lo alumbramos.

Estamos perdidos, estamos perdidos;
Estamos en guerra
Y nuestro bando yace aniquilado.

-despojosdeoccidente

COMENTARIO:

La deriva humana hacia las catacumbas de la infrahumanidad es indetenible, pues este plano existencial de la Torta Terráquea está sumido en un sumidero, un vórtice irremontable, del cual todos participan. A estas alturas del deterioro físico, intelectual, moral y espiritual del hombre la salvación solo es posible a un nivel individual, pero no colectivo. Estamos en guerra, y el nuestro es el bando perdedor, el bando de una humanidad que va a ser diezmada y reducida a una vida de ganado-esclavo. La salvación de los estragos de los padecimientos finales ya solo puede ser individual, no colectiva.

Por “salvación” se entiende la salvaguarda y vigencia de aquello que nos cualifica como seres humanos, esto es, como criaturas dotadas de consciencia; y por “consciencia” se entiende la cualidad reflejadora de la luz imperecedera de la que todo dimana.

Solo el ser humano fue creado a modo de receptáculo adecuado para que Él, la Inteligencia Creadora, se viera reflejado a Sí mismo. Solo a través del ser humano Él se hace consciente de Sí mismo, de su realidad inmanente y trascendente, eterna, no nacida y no muerta. Por eso al hombre le fue dado el intelecto, para usar la deducción lógica conducente a descartar aberraciones anticientíficas como la evolución por azar desde la nada (darwinismo), que nos aboca al atroz materialismo; y por eso al hombre le fue dado el corazón, que es el depósito que alberga el anhelo de unión; y por eso al hombre le fue dada la consciencia, el espejo que, una vez pulido de la herrumbre de las proyecciones egocéntricas, refleja fielmente las luces del Amigo Íntimo.

perdidos3

La muerte del hombre, y de la mujer.

La trama vírica de la falsa pandemia del COVID19, orquestada por el deep state (estado profundo), es un paso necesario para la muerte del ser humano tal y como fue concebido y diseñado por Allah –el Dueño y Señor de Todos los Dominios. El objetivo fundamental de todo este embrollo vírico es la implementación de un mudo feliz y sostenible, para el año 2030, mediante la ejecución de una gran purga.

El mundo feliz y sostenible del que hablan los satanistas (ver agenda 2030 de la ONU) solo será para unos pocos: una selecta casta de privilegiados biológicamente intactos, más 500 millones de esclavos-transhumanos debidamente vacunados, chipeados y conectados a la “nube” –una Inteligencia Artificial Centralizada que los monitoreará y les suministrará el “soma”, es decir, el conglomerado de sus impulsos vitales –aquello que deben sentir, hacer y pensar. ¿Cómo lo van a conseguir?

-1- La amenaza permanente

Mediante la amenaza permanente de morir a causa de un enemigo fantasma, una insignificancia biológica, que además muta a placer, por lo que las campañas de vacaciones obligatorias se prologarán indefinidamente en el tiempo. Las muertes de las vacunas asesinas serán silentes, pues no serán publicitadas por los mass-media, y si lo hacen dirán que se deben a nuevas variantes del bicho.

-2- Matar por matar

Mediante el placer de matar por matar. La gente estará tan traumatizada y con hambre, debido a la ruina económica general, los confinamientos y desconfinamientos perpetuos dictados por el gobierno terrorista y los demenciales efectos de las vacunas, que los saqueos, los disturbios y la violencia gratuita serán la norma de la nueva normalidad. Los vecinos, padres, madres, amigos, hermanos y extraños se darán muerte, primero como pasatiempo y luego para comerse su carne.

-3- La gran guerra

La Gran Guerra. Una gran guerra, que será breve y nuclear, será el espaldarazo definitivo para la cristalización del nuevo orden mundial, sin estados-nación, sin dinero, sin religiones, sin sexo y sin seres humanos, pues los supervivientes a la gran purga serán reducidos a ganado-esclavo, una entidad mitad biológica y mitad tecnológica, sin consciencia indagadora de las verdades eternas que subyacen al velo de lo creado.

Es la muerte, la muerte del hombre. Estamos en guerra, y el nuestro es el bando perdedor. Lo único que podemos hacer, a nivel individual -pues ya no se erigirán sociedades luminosas-, es salvarnos a nosotros mismos, es decir: centrarnos en lo que realmente importa, en abrir el Corán, memorizar lo que podamos de sus increadas palabras y trascender el dolor del nacer, del vivir y del morir.

marcha1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s