Un canto a la muerte bajo la reconfortante luz de Su recuerdo.

Cincuenta años vividos,

Cincuenta millones de velos descorridos;

En el indeclinable amanecer de esta deslumbrante vida,

Que la muerte ya no oculta,

Estoy plantado desde que a mí viniste

Y me hiciste tuyo.

-losDetritusDeOccidente

COMENTARIO:

Se trata de un sencillo poema de muerte, sin más aspiración que hablar acerca de la muerte como siendo la antesala a la vida verdadera,  que soterrada tras el velo de las impostadas proyecciones egocéntricas subyace en espera de ser descubierta y disfrutada.

La muerte y la vida son realidades impostadas sobre la pantalla-espejo del “yo” observador. Cuando el “yo” observador se disuelve es su propia nada, esto es, en la claridad de las luces de lo observado, entonces todo brilla por lo que es: luz auto-irradiada.

El significado profundo de esto no puede ser alcanzado, sino que esa significación profunda es la que te alcanza.

Mueran y sean felices. No se pongan el bozal, no se rindan a la nueva anormalidad, no guarden la distancia social. Besen, amen, abracen; y si los multan, recurran las multas, pues son ilegales. Aunque lo mejor de todo sería escapar a Siria o a Irán, dos países civilizados donde la cuarentena es voluntaria, y donde la gente vive feliz y sin miedo al virus fantasma.

damasco

En Damasco los bozales no han hecho acto de presencia, ni se les espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s