Otro mundo ya es imposible.

Otro mundo es imposible,
Otro mundo donde las mujeres
Lleven flores en el pelo
Y sonrían desconfinadamente y sin mascarilla.
Otro mundo es imposible,
Otro mundo donde los hombres
No se avergüencen de serlo
Y no se sientan acomplejados
Por gustarles las mujeres,
Esto es, por no ser maricones.
Otro mundo es imposible,
Otro mundo donde el ser humano no sea tan cobarde
Y priorice la salvaguarda de su humanidad sagrada
Frente al terrorismo de estado inoculado,
Gracias al cual ahora todos están aterrorizados de morir
De un simple resfriado, o gripe.

Otro mundo es imposible,
Otro mundo donde los niños sean niños
Y jueguen embarrados a juegos grupales brutales,
Como el divertido y bestial “al cielo voy”,
Del cual salíamos magullados, sangrantes, contentos
Y saludablemente rebosantes de mierda,
De bacterias y de virus compartidos.

Otro mundo es imposible,
Otro mundo donde se respete a los ancianos
Como depositarios de la ancestral sabiduría,
Y no se les arrumbe en destartaladas residencias-escombreras
De desperdicios humanos.
Realmente hay que ser muy hijo de puta
Para tratar así a los viejos;
Pero hoy todo el mundo lo hace, y ve bien hacerlo.
Fin.

-despojosdeoccidente

COMENTARIO:

Otro mundo es imposible al que tenemos, a este mundo de mierda, y menos ahora con el advenimiento de la falsa pandemia del Covid19 y sus versiones venideras que ya está cocinando el deep state.

El último intento exitoso de erigir una sociedad luminosamente humana y trascendente lo posibilitó Heidi, la famosa protagonista de los dibujos animados que llevan su nombre, al catalizar la cristalización de la muy brillante, y desbordante de nobles valores, Alemania Nacional Socialista de la séptima edad de los hombres.

Sí, nosotros, el equipo de despojosdeoccidente, somos amantes de la verdad, del amor, de la justicia y de la belleza. ¿Cuál es el problema?

Somos el último foco de la resistencia humana. Nos movemos clandestinamente entre Sevilla, Damasco, Teherán y Pionyang. Estamos en guerra contra el gobierno terrorista, una guerra que será atroz y a muerte, una guerra en la que los muertos seremos nosotros, pues nuestro es el bando perdedor. Pero eso no importa. Seguiremos sin ponernos el bozal, seguiremos sin guardar la distancia social, seguiremos besando a las últimas mujeres libres en plena calle y en la boca, si nos dejan acometerlas de esa guisa, o en su defecto las besaremos en la mejilla al mismo tiempo que nos aferramos a sus vertiginosas cinturas. Seguiremos abrazando a nuestros amigos delante del hocico de la policía perruna y, evidentemente, no nos vacunaremos, a no ser que nos maten primero. Esperamos que muchos se unan a la noble causa de seguir siendo, a pesar de todo, humanos. Y al resto que le den por el culo.

buena moza

Una mujer desconfinada de aturdidora belleza y de muy sublimes formas, con flores en el pelo y perturbadores mirares. En definitiva, una hembra colosal y mayúscula, a la cual dedicamos todo el mérito de lo que aquí hemos expuesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s